25 de agosto de 2009

Gestar, parir, amamantar.


Por Ileana Medina Hernández


Las mujeres en el último siglo estamos demostrando que -si nos lo permiten y nos lo permitimos- podemos hacer igual de bien todo lo que hacen los hombres: hacer ciencia, dirigir empresas y gobiernos, viajar al cosmos, escalar montañas de 8 mil metros, pilotar aviones, escribir libros, dirigir orquestas, construir puentes... y hasta hacer la guerra.

Sin embargo, si nos preguntamos si queda alguna cosa que sólo un sexo pueda hacer, nos encontramos una sencilla respuesta: gestar, parir y amamantar. De momento, solo las mujeres podemos.

Y "casualmente" esa pequeña diferencia es la que garantiza la supervivencia y la continuidad de la especie. (Cierto que no podemos hacerlo solas, pero el semen es abundante, ecológicamente barato y generalmente disponible; y el hecho de que necesitemos el apoyo del macho en todo el proceso, no nos quita la exclusividad del hecho biológico).

Parece increíble que casi todos los feminismos del siglo pasado -y los que siguen dominando hoy todas las instituciones públicas de "la igualdad"-hayan pasado por alto ese "pequeño detalle".

Imaginad un grupo de pequeños animales -o de extraterrestres-, que podáis observar desde lejos, desde fuera, como si los miráramos con un microscopio. En ese grupo de seres, resulta que sólo la mitad, en un momento de su vida, puede hincharse, hincharse e hincharse, hasta que su cuerpo se abre y da lugar a otro nuevo ser. ¿Qué pensarían los que no pueden hacerlo (e ignoraran su papel en ese proceso)? ¿No sería la envidia primera -si la hubo- una especie de envidia del útero, en lugar de la envidia falocéntrica que describió Freud?

Esa otra mitad que no se hincha, que tomó "conciencia" de su ser, pero ignoraba su papel en el proceso, o en última instancia no podía garantizar la legitimidad de su paternidad, aprovechando la superioridad de su fuerza física, fue creando un sistema en el que lo valioso ha sido todo lo que el macho puede construir, y en el que el parto, la maternidad y la femineidad ha sido reprimida : "parirás con dolor y tu marido te dominará".

¿Y si resultara que el verdadero poder residiera en la capacidad de parir, amamantar y criar?

¿Si resultara que el verdadero feminismo no estuviera en hacernos "iguales" a los hombres, sino en aprender a sentir lo valioso, lo mágico, el gran milagro de la vida, la creación que encarna en nuestros vientres y nuestros pechos?

¿Si el verdadero y mayor aporte a la sociedad consistiera en criar generaciones de hijos e hijas sanos y felices?

¿Si resultara que el verdadero cambio social estuviera en aprender a valorar la crianza y la maternidad como actos socialmente respetables, y como parte fundamental de la libertad de la mujer?

¿Si las mujeres, libres y conscientes, fuera de la dominación masculina, conocedoras de nuestro propio cuerpo, de nuestra sexualidad, de la importancia de los afectos y del mundo emocional... acabásemos descubriendo, sintiendo con nuestras entrañas, que el amor y el cuerpo maternos en la primera crianza es fundamental para hacer a la humanidad más libre, más feliz, más justa, más equitativa, más solidaria?

24 comentarios:

  1. Ileana,
    me encantan todas estas preguntas :) que por otro lado, ya se sabe que son más valiosas que cualquier respuesta.
    Me sigue fascinando lo conectada que me parece que estoy contigo... no iré a misticismos y simplemente pensaré que somos dos mujeres madres con ideas muy parecidas.
    Yo intento hacer apología de estas ideas 'revolucionarias' sobre la feminidad/feminismo, pero creo que me toman por loca, cuando no que me he pasado al lado 'conservador'...
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Ileana, para mi sin lugar a dudas, la mayor realización en la vida es ser madre.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    Me encanto este post, y comparto totalmente tú opinión, me siento muy identificada en tus palabras, garcias por compartirlo!!!

    Te dejo un saludo muy especial!!

    ResponderEliminar
  4. Querida Ileana: Anteayer descubrí con emoción, al abrir tu blogue, supongo que por telepatía contigo, la formidable coincidencia de nuestra concepción del amamatamiento. Inmediatamente quise rendir un homenaje a tu filosofía del feminismo, que también coincide con la mía y con la de mi mujer. Lo hice dedicándote mi artículo de ayer bajo el título: "Tras concebir y parir, amamantar es amar".

    Salvador García Bardón
    Universidad de Lovaina

    Comprenderás que tengo un deseo muy grande de besarte, abrazarte y de verte entre mis mejores amigos en FaceBook.

    Me ilusiona el dar a conocer, en todas la publicaciones de la "Amistad Europea Universitaria" que dependen de mí, tus experiencias de Mamá que amamanta y que lo hace sabiendo que el Mundo necesita esta revolución, para pasar de la ferocidad de la avaricia a la dulzura de la donación personal.

    Me despido de ti diciéndote "hasta pronto" y pidiéndote que al amamantar le cuentes a tu bebé que en el Mundo que le estás preparando hay ya muchos Amigos que piensan y actúan como tú lo haces.

    ResponderEliminar
  5. Me ha emocionado, profesor, espero que estas lágrimas dulces que corren por mi rostro, lleguen a mi hija como signo de que efectivamente, un mundo mejor le está esperando.

    Un abrazo y muchas gracias de nuevo!!!

    ResponderEliminar
  6. Ileana por azares encontrè tu blog y vaya!
    Escribes precioso y ademàs tienes las ideas tan claras que es un verdadero placer leerte.
    Puedo reproducir este escrito tuyo en mi blog? por supuesto citando la fuente y link.

    Un abrazo enorme desde Mèxico.

    ResponderEliminar
  7. Ale, muchísimas gracias por visitarnos desde México, y dejar tu comentario.
    Por supuesto que puedes reproducir los textos en tu blog, será un placer.
    Aquí estoy para lo que gustes.
    Un abrazo cubano-canario!!!

    ResponderEliminar
  8. Ileana, te conocimos a través de María Ghiachino de Espacio Nutricio - con quien nos "encontramos"en Crianza y actualmente nos acompañamos virtualmente. Realmente es un placer encontrarnos con redes de mujeres, con búsquedas y sentimientos tan afines... Reencontrarnos, acercarnos a nosotras, redescubrirnos, tratarnos más amorosamente es un inicio para poder luego maternar amorosamente a nuestros hijos... Es como vos decís, el verdadero desafío consiste en criar hijos sanos y felices... De nosotras y nuestra disponibilidad depende. Abrazos desde Buenos Aires, Argentina
    Roxana

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Bienvenida, Roxana!!!
    ¡Qué envidia me dáis, discípulas de Laura Gutman! ;-)
    Es un placer poder apoyarnos aunque sea desde la distancia, y darnos cuenta de que cada vez la ola de amor es más amplia y poderosa.
    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  10. Ilesana, genial!!!!! Como siempre pones el dedo exactamente en la llaga. Que alegria leer tu escritos..... cuanta razon tienes. Lo pongo en mi muro de Facebook..... esto se tiene que extender hasta el ultimo confin de la tierra. Que todas las mujeres del mundo (y todos los hombres) lo lean.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, María. Como dice Dara, otra amiga sabia. Esta es una revolución atronadoramente silenciosa!!! E imparable!!!
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  12. Es una revolución inteligente. No necesita gritos, ni mucho menos violencia. Sólo razonamientos. Y sobretodo mucha capacidad de empatía. Mucha capacidad de amar. Los argumentos son aplastantes y cuando alcanzan una mente inteligente germinan e influyen en los actos de su duenyo (perdón, no tengo enyes :o) ). LA supervivencia de la especie humana depende de que todo esto siga hacia adelante. Si no lo hace..... mal futuro nos espera.

    ResponderEliminar
  13. desde q acaba la lactancia a q el pecho deje de producir leche cuanto tiempo mas o menos pasa?
    y hasta w
    q tu pecho vuelve a su talla?

    ResponderEliminar
  14. Hola, anónimo, muchas gracias por visitarnos!!!

    Conozco a varias mujeres que han seguido encontrando gotitas de leche en sus pechos durante varios meses después del destete, aunque la producción grande desaparece en unos pocos días, e irá desapareciendo poco a poco si el destete es progresivo y no brusco.

    Lo de que el pecho vuelva a su talla depende de muchos factores, del propio cuerpo de la mujer, hay muchas madres que aún amamantando siguen usando la misma talla.

    De hecho después de los 3 meses del bebé más o menos, cuando se establece de manera efectiva la lactancia ya los pechos no se sienten tan llenos, y la mayoría de las mujeres vuelven a usar sus sujetadores de siempre.

    Un abrazo y aquí estamos!!!

    ResponderEliminar
  15. Hola. Me he encontrado un comentario suyo en la entrada sobre lactancia materna de mi blog. No entiendo bien el motivo por el que blogger no lo envió a mi correo, así que me vengo enterando ahora. Disculpe pero no fué por descortesía el no haber contestado.
    En cuanto a su observación sobre nuestra tienda, nos encantaría contar con sus sugerencias. Tenemos bastante trabajo simplemente filtrando los libros pseudocientícos que trantan de colarnos las distribuidoras, así que cualquier orientación será muy bien recibida.
    Saludos cordiales, y muchísimas gracias por su visita.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Jesús!!!
    Muchas gracias por visitarnos.
    No sólo dejé el comentario en vuestro blog, sino que también te he citado en el post Tres años de feliz lactancia: su frase sobre hasta cuándo amamantar es magnífica!!!

    Y es muy amable usted por escuchar nuestras sugerencias para la librería. Me imagino que el tema distribuidoras debe ser tremendo.

    En materia de maternidad y crianza yo le sugeriría todos los libros de la Editorial Ob Stare, que además tenemos la suerte de que la tenemos aquí mismo en Tenerife.

    Autores como Michel Odent, Carlos González, Laura Gutman y Casilda Rodrigañez me parecen fundamentales.

    Un abrazo, y mucha suerte!!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Ileana. Acabo de descubrir tu blog y me pena no tener tiempo para repasarlo de arriba abajo (mev voy al pueblo de vacaciones "desconectadas" a la fuerza).
    Sólo quería decir que me encantan las ideas que planteas en este post. Me gustaría recomendarte una novela, "El secreto de la Diosa", de Lorenzo Mediano. Transcurre en la prehistoria, en pleno matriarcado. El misterio de la maternidad les otorgaba todo el poder a las mujeres, mientras los hombres maquinaban para arrebatárselo.
    Estoy segura de que te gustará, aunque es un poco crudo en algunas partes.
    Seguiré leyéndote a la vuelta de vacaciones.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Cristina, por pasarte por aquí, por dejar tu comentario y por la recomendación de lectura. Lo buscaré!!!
    Aquí estamos. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  19. Ileana, soy Mon y hoy aprovechando el título de tu entrada te traigo un ruego:

    En mi ciudad estamos intentando aprovechar que tendremos nuevo hospital próximamente para intentar mejorar.

    Si me permites, te enlazo la noticia de prensa con nuestra "lucha" o petición:

    http://www.elcorreodeburgos.com/noticias/2010-10-10/piden-que-el-nuevo-hospital-cuente-con-un-banco-de-leche-materna

    Un millón de gracias

    ResponderEliminar
  20. Al entrar en el blog, no sé como ha saltado sólo este artículo :), lo subo a facebook y lo cojo para el otro :).
    Cuanto más te leo, más me alegro de conocerte, y más pienso que eres una crack :)

    ResponderEliminar
  21. Nos encanta la filosofia de tu blog! Esta que en su mayor parte ilumina nuestro programa de Maternidad consciente y responsabilidad parental. Gracias por tus palabras y buenos augurios para nuestras acciones.

    ResponderEliminar
  22. Yo me considero feminista. Pero para mí el feminismo no es que la mujer se comporte igual que el hombre, para mí es que la mujer se sienta orgullosa y poderosa, de sus cualidades femeninas,sólo por el hecho de serlo. Yo cuando más fuerte como ser vivo me he sentido, es desde que soy madre,parece como si pudiera hacr frente a casi todo por mi cría y por nuestra familia-tribu.
    Ileana, me encanta tu blog
    mama osa

    ResponderEliminar
  23. Gracias Ileana!! estoy plenamente de acuerdo con tus palabras. Desde mi blog, también trabajo en estas ideas. Es bueno sumar!!! Abrazo
    Andrea

    ResponderEliminar
  24. Seguid con vuestras memeces desobrevalorar el embarazo parto y lactancia solo pq las mujeres son las unicas q lo pueden hacer y en poco tiempo acabaremos como nuestras abuelas.Ademas gestar y parir nos diferencia d los hombres pero no de la hembra de cualquier mamifero no se q le veis de especial. os rebajais a un nivel animalesco.Es un proceso fisiologico como otro cualquiera con la diferencia d q solo las hembras mamiferas lo hacen.¿porque darle tanto bombo al asunto nunca mejor dich?

    ResponderEliminar