10 de agosto de 2009

La raíz de la violencia, por Alice Miller



Alice Miller, psicoanalista suiza de origen polaco (que luego ha abandonado el psicoanálisis) ha investigado y publicado varios libros sobre maltrato infantil, y el origen de la violencia y el mal social.


Su aporte me parece esencial. Más esencial me parece que todos los padres, y las instituciones sociales, pudiéramos incorporar estos enfoques que hasta ahora han sido ignorados por el mainstream de la ciencia y la política.

Parece que cuando se habla de violencia contra los niños, o de niños maltratados, nos referimos siempre a "otros", a familias marginales, a pobres niños huérfanos o hijos de delincuentes que están muy lejos de nosotros. Que los violentos son otros.

Pero la violencia de la que habla Alice Miller está en cada una de nuestras familias, en cada uno de nuestros hogares, en mayor o menor medida. Muchas de las formas educativas que se dan por "normales" están cargadas de estas formas de violencia.

Es frecuente además, que cuando uno habla de estos temas, enseguida la gente reaccione: "pero un cachete a tiempo hace mucha falta", "los jóvenes están como están por la permisividad de los padres". Volveré en otro post sobre este tema, que merece varias vueltas de tuerca. Hoy, solo con la intención de presentaros a Alice Miller, os dejo con este magnífico artículo.


La raíz de la violencia
12 Puntos


por Alice Miller

Hace ya varios años que está científicamente comprobado que los efectos devastadores de los traumatismos infligidos a los niños repercuten inevitablemente sobre la sociedad. Esta verdad concierne a cada individuo por separado y debería –si fuese suficientemente conocida– llevar a modificar fundamentalmente nuestra sociedad, y sobre todo a liberarnos del crecimiento ciego de la violencia. Los puntos siguientes ilustrarán esta tesis.


  • Cada niño viene al mundo para expandirse, desarrollarse, amar, expresar sus necesidades y sus sentimientos.
  • Para poder desarrollarse, el niño necesita el respeto y la protección de los adultos, tomándolo en serio, amándolo y ayudándolo a orientarse.
  • Cuando explotamos al niño para satisfacer nuestras necesidades de adulto, cuando le pegamos, castigamos, manipulamos, descuidamos, abusamos de él, o lo engañamos, sin que jamás ningún testigo intervenga en su favor, su integridad sufrirá de una herida incurable.
  • La reacción normal del niño a esta herida sería la cólera y el dolor. Pero, en su soledad, la experiencia del dolor le sería insoportable, y la cólera la tiene prohibida. No le queda otro remedio que el de contener sus sentimientos, reprimir el recuerdo del traumatismo e idealizar a sus agresores. Más tarde no le quedará ningún recuerdo de lo que le han hecho.
  • Estos sentimientos de cólera, de impotencia, de desesperación, de nostalgia, de angustia y de dolor, desconectados de su verdadero origen, tratan por todos los medios de expresarse a través de actos destructores, que se dirigirán contra otros (criminalidad, genocidio), o contra sí mismo ( toxicomanía, alcoholismo , prostitución, trastornos psíquicos, suicidio).
  • Cuando nos hacemos padres, utilizamos a menudo a nuestros propios hijos como víctimas propiciatorias: persecución, por otra parte, totalmente legitimada por la sociedad, gozando incluso de un cierto prestigio desde el momento en que se engalana con el título de educación. El drama es que el padre o la madre maltratan a su hijo para no sentir lo que le hicieron a ellos sus propios padres. Así se asienta la raíz de la futura violencia.
  • Para que un niño maltratado no se convierta ni en un criminal, ni en un enfermo mental es necesario que encuentre, al menos una vez en su vida, a alguien que sepa pertinentemente que no es él quien está enfermo, sino las personas que lo rodean. Es únicamente de esta forma que la lucidez o ausencia de lucidez por parte de la sociedad puede ayudar a salvar la vida del niño o contribuir a destruirla. Esta es la responsabilidad de las personas que trabajan en el terreno del auxilio social, terapeutas, enseñantes, psiquiatras, médicos, funcionarios, enfermeros.
  • Hasta ahora, la sociedad ha sostenido a los adultos y acusado a las víctimas. Se ha reconfortado en su ceguera con teorías, que están perfectamente de acuerdo con aquellas de la educación de nuestros abuelos, y que ven en el niño a un ser falso , con malos instintos, mentiroso, que agrede a sus inocentes padres o los desea sexualmente. La verdad es que cada niño tiende a sentirse culpable de la crueldad de sus padres. Y como, a pesar de todo, sigue queriéndolos, los disculpa así de su responsabilidad .
  • Hace solamente unos años, se ha podido comprobar, gracias a nuevos métodos terapeúticos, que las experiencias traumatizantes de la infancia, reprimidas, están inscritas en el organismo y repercuten inconscientemente durante toda la vida de la persona. Por otra parte, los ordenadores que han grabado las reacciones del niño en el vientre de su madre, han demostrado que el bebé siente y aprende desde el principio de su vida la ternura, de la misma manera que puede aprender la crueldad.
  • Con esta manera de ver, cada comportamiento absurdo revela su lógica , hasta ahora ocultada, en el mismo instante en que las experiencias traumatizantes salen a la luz.
    Una vez conscientes de los traumatismos de la infancia y de sus efectos podremos poner término a la perpetuación de la violencia de generación en generación.
  • Los niños, cuya integridad no ha sido dañada, que han obtenido de sus padres la protección, el respeto y la sinceridad necesaria, se convertirán en adolescentes y adultos inteligentes, sensibles, comprensivos y abiertos. Amarán la vida y no tendrán necesidad de ir en contra de los otros, ni de ellos mismos, menos aún de suicidarse. Utilizarán su fuerza únicamente para defenderse. Protegerán y respetarán naturalmente a los más débiles y por consecuencia a sus propios hijos porque habrán conocido ellos mismos la experiencia de este respeto y protección y será este recuerdo y no el de la crueldad el que estará grabado en ellos.
Más sobre Alice Miller:

http://www.screamsfromchildhood.com/articulos_alice_miller.html

http://www.alice-miller.com/

20 comentarios:

  1. Te agradezco lo que has compartido: por lo interesante del tema y su incidencia en el diario vivir y por dar a conocer a la autora, que me pondré a leer.

    Cariños

    ResponderEliminar
  2. Gracias, abuela ciber.
    ¿Has leído a la argentina Laura Gutman? Te encantará también.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Soy un marido que esta intentando ayudar a su mujer a superar el maltrato infantil. Es una situación dificíl para ella. He leido muchos libros para entender la depresión, pero solo me ha ayudado a entender y acercarme mas a su problema la lectura de "Salva tu vida. Maltrato infantil" de Alice Miler. Es un libro con otra perspectiva muy diferente. No trata la depresión sino que trata porque se origina esa depresión. Tengo que decir que mi mujer sabe que ha sido maltratada pero se siente impotente y sola para encontrar respuestas, para recuperar esos sentimientos bloqueados. Lleva en psicoterapia 3 años y los avances son lentos. Por otro lado, quiero denuncia publicamente (es un desahogo) que en España no existe ni conciencia social, ni conocimiento, ni información sobre este gravisimo problema. Hasta incluso los médicos no son conscientes de los transtornos que llegan a producir ni de las consecuencias que dia a dia afectan a la vida de estas personas ni como tratar a estos maltrados. Alguien podría enviar un mensaje de que si es posible superarlo, de como lo ha conseguido para que saber que no esta sola ante esta situación y que es posible recuperar el control de su vida y poder continuar viviendo. . Gracias por esta web, gracias a todos los que en ella participan para crear esperanza a los desesperados, gracias por permitirme participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola FAS, hay muy buenos resultados para "borrar" los traumas (infantiles o no)con la terapia de regresión. Lo importante es encontrar la persona adecuada (experta y empática)que pueda ayudarte.En ese caso es efectivo y rápido.

      Eliminar
    2. Hola les recomiendo leer a José Luis Cano Gil y a Olga Pujadas, ellos son terapeutas con el enfoque de Alice Miller, y están en España (que envidia). Los encuentras en sus páginas de Face Book o en las de internet, espero les pueda ayudar esta información...saludos.

      Eliminar
    3. Hola FAS. Se supera. Yo lo estoy superando todavía. Mi decisión y experiencia personal, es lo que comparto aquí a quien pueda servir.
      Hay que permitirse vaciar todo lo tragado. Si no se grita la rabia, ni el dolor ni la pena..... (hay muchas emociones sin expresar.
      Hacer deporte es otra clave. Mucho. Y estirarse también mucho. Como los gatos. Como los bebés cuando nacen. No fumar va a ser bastante necesario, porque para sacar la "psicopus" se van a requerir unos pulmones despejados.
      L@s niñ@s son sabi@s y ven la inutilidad de los vicios.
      Poco a poco, aprender a inflar los pulmones y estirarse.
      Paralelamente, escribirse un diario o una libreta e ir releyendo y escribiendo sin autocensura. La necesidad de recordar es esencial también.
      En mi caso fué el recuerdo de una escena de mi "padre" borracho y gritando que mi hermano y yo, éramos unos desgraciaos y que no teniamos que haber nacido, y mi madre sentada diciendo: 'ya, lo único que nos queda, es que no se acuerden cuando sean mayores'. De ahí fuí tirando, y sigo desatascando como un fontanero feliz y orgullosísimo de sí.
      Orgullosa de su niñ@, la persona adulta decide sanarse. Y a pesar del cuarto mandamiento y lo difícil que está expresar las emociones tragadas....que lo haga. Tú, apoyalá. Que sienta ahora, lo que entonces no pudo.
      Cuando se consigue una sesión de profundo vaciado y se siente el aliviante sonido de los suspiros, se confirma este camino.
      Y si existe alguna persona que la ayudó en la infancia, contactar con ella si sigue viva; y si no, recordarla.
      Y no es que se supere, FAS. Es que juntos, vais a volar.
      Todo mi ánimo y mi apoyo a quien decida a su niñ@ sanar.
      Palante!!!.

      Eliminar
  4. Gracias, FAS, muchas gracias a ti.

    Tu mensaje es emocionante, y pone los pelos de punta.

    Efectivamente, como la misma Miller denuncia en sus libros, el cuarto mandamiento "honrarás a tu padre y a tu madre" está calado tan hondo, que ni los propios médicos ni terapeutas son capaces de escapar de él.

    Ella dice que si una persona ha sido maltratada por sus propios padres, no se le ha de pedir que los comprenda ni que los perdone. Al menos en una primera fase, ha de poder permitirse odiarlos, manifestar sus más sinceros sentimientos.

    Creo que ha de ser muy difícil sanar del todo ante una situación vivida así en la infancia. En España, por otro lado, los psicoanalistas escasean, y menos con estos enfoques. (La propia Miller acabó abandonando oficialmente la Sociedad Internacional del Psicoanálisis por considerar que los psicoanalistas seguían "perdonando" a los padres maltratadores).

    Tu esposa necesitaría un buen terapeuta que la ayudara a sacar fuera todos esos traumas de su infancia, y a expresar su desprecio por esos padres maltratadores sin sentirse culpable.

    Como bien dices, es un gravísimo y silenciadísimo problema. Parece que los padres pueden hacer lo que quieran con sus hijos, excepto matarlos o golpearlos gravemente.

    Lo más terrible es que además, los hijos maltratados siguen toda la vida queriendo "merecer" el cariño de esos padres, y para ello, prolongan la carencia de generación en generación.

    Sois muy valientes, tú y tu esposa. Os mando un abrazo enorme, y estoy estudiando psicología, ojalá cuando termine de formarme e inicie la nueva vida profesional que quiero emprender, pueda ayudar a gente como vosotros.

    Un abrazote!!!

    ResponderEliminar
  5. En León, hay una terapeuta, Angeles Fontanilla.
    Es seguidora de la corriente de Alice Miller. En este momento tengo dos personas de mi entorno a las que ella está tratando y valorando y veo progresos inesperados, sobre todo teniendo en cuenta que ambas sufrieron de algún modo diferentes tipos de maltrato por parte de su progenie y es duro poder transmitir estas experiencias y que te comprendan.
    Animo, creo que hay salida.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Anónimo.

    En Málaga también hay un gran terapeuta: Ramón Soler.

    Ojalá FAS y su compañera hayan encontrado la ayuda que necesitan.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola
    soy una mama con 2 hijos, uno de 12 con tdha, y la nena, que es un poco movidilla.
    Llevo muchos años guardando sentimientos, reproches,etc... por mis padres que se pegaban, por la separacion de ellos que hizo que los hermanos nos repartieramos, por el poco apoyo en la familia hacia nosotros. Por la falta de cariño por todos.Despues la pareja, sentimiento de soledad antes y ahora. Problemas en el trabajo, cogí depresion. Me quedo embarazada, se tira un mes mi hija en el hospital en incubadora,casi se muere cuando salió. Problemas siempre con las pocas amistades serias que hemos tenido. Poca conversacion con mi pareja y mas y mas. Yo no se adonde iré a parar algun dia, ahora tomo depresivo, y ansiolitico. Y no levanto mucho la cabeza, me vienen mucho los recuerdos, y por desgracia mia me muevo y siento mucho por el corazon. Que harian?

    ResponderEliminar
  8. Hola, anónima! Tu testimonio me deja muy triste. No sé en qué ciudad vives, pero debes buscar ayuda profesional.
    Desgraciadamente, la mayoría de los psicólogos que andan por ahí no van a la raíz de los problemas, se quedan en la superficie.
    Yo conozco a tres que sé que podrán ayudarte: Ramón Soler en Málaga, José Luis Cano en Barcelona y Alberto Mena en Mataró. Si estás en alguna de esas ciudades, te los recomiendo.
    Si no, buscar en tu ciudad un psicólogo con enfoque psicodinámico, terapia regresiva, terapia Gestalt, terapia psico-corporal, o alguno que sea consciente de que el origen del problema está en el maltrato y déficit afectivo de tu infancia. Enfrentarte a eso y comenzar a amarte a ti misma, amarte de verdad.
    No dejes de buscar ayuda, por favor.
    Un abrazo y aquí estamos!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Ileana
    Que curioso que no recomiendes ningún psicoanalista... Alice todo lo que dice es desde su formación psicoanalítica así como todas esas corrientes posteriores de las que hablas mamaron del psicoanálisis, el psicoanálisis funda toda psicoterapia posterior. Que podrá descubrir el psicoanálisis que tanto "miedo"? o rechazo produce... algo debe cuestionar que no te gusta...¿Acaso no va a la raiz el psicoanálisis?
    Soy psicoanalista y llevo la vida involucrado con la infancia y denunciar el maltrato, incluso en sus formas más sutiles y veladas, posiblemente comparta muchisimas cosas con vosotr@s y lo dejáis de lado a los psicoanalistas. Arnaldo Rascovsky ya hablaba del filicidio hace años, estudios que nadie conoce, Por qué?. Pertenezco a Filium.org la primera escuela de padres que se fundó en España en los 70 y ONG contra el maltrato infantil y estamos en Madrid, yo en Villalba. Os recomiendo los libros de Juan Pundik. Os puedo enviar archivos del maltrato a partir del origen del hombre. Si os interesa me lo podéis pedir bernardo.mateu@hotmail.com
    Besos y abrazos a tod@s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bernardo!

      Muchas gracias por pasar por aquí, y disculpa que haya tardado tanto en responderte, ojalá puedas leer esta respuesta y seguir el intercambio.

      No soy psicóloga, y confieso mi ignorancia sobre la psicología en general y el psicoanálisis en particular. Lo poco que sé sobre corrientes psicológicas lo aprendí en la escuela de periodismo y luego de modo autodidacta.

      Partiendo de esa ignorancia, confieso que la mayoría de autores que cito los he conocido a través de esta corriente de crianza con apego.

      Curiosamente, los que me simpatizan son casi todos psicoanalistas renegados: Reich, Jung, Alice Miller, y las junguianas Clarisa Pinkola o Jean Shinoda Bolen, el mismo Bowlby. Estoy por creer que lo mejor para ser brillante es empezar por el psicoanálisis y luego superarlo, jejeje...

      Reconozco el papel fundacional de Freud, pero los psicoanalistas freudianos clásicos, como la Melanie Klein, me parecen gente triste aferrada a la teoría de la represión.

      Repito que todo eso es desde mi visión muy superficial, quizás esté equivocada.

      Buscaré a Juan Pundik, a quien no conozco.

      Un abrazo y ojalá sigamos contando contigo por aquí.

      Eliminar
    2. Eneagrama....una herramienta poderosísima, y que me ha ahorrado muuuucho dinero que iba a gastar en "terapeutas" privados que tanto gustan de alargaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar los procesos. A lo mejor algún terapeuta se ofende por estas palabras, pues también le aconsejo el eneagrama.
      wwww.personarte.es

      Eliminar
    3. sorry.....www.personarte.com

      Eliminar
  10. Por desgracia, no todos los psicólogos son buenos, o no todos son buenos para todo el mundo, al relación personal con él o ella es importante, tanto como el método empleado. La primera psicóloga a la que fui no me aportó casi nada positivo, encima era privada. la dejé. por casualidad, sin buscarlo, gracias a la providencia fui a dar con una psicóloga de la SS con la que mejoré mucho. aunque ella tb seguía, entre otras, la terapia de la Gestalt, seguía un poco aferrada al tema del perdón. Incluso mi mare acudió conmigo a terapia con mi psicóloga para ver si así podíamos solucionar nuestros problemas y la psicóloga incidía -para mi gusto- emasiado en el tema del perdón y poco en el de reconocer el mal hecho. Y yo jamás he podido ni por lo prnto podré perdonar a mi madre. Y no es justo que se pida. pocas personas de mi entorno lo entienden, es cierto, pero no me importa. ¿quién es alguien que no ha pasado por ello para pedirlo? Es un tabú miserable. Siempre se justifica lo que hacen los padres, mientras no maten a palos a sus hijos o abusen sexualmente de ellos. He estado unos 3 años y lo he dejado, aunque no me siento curada ya puedo seguir adelante. no se supera pero se aprende a vivir con ello. aún así, todavía hay veces en que me sorprendo a mí misma deseando con todas mis fuerzas que mi madre me llame y me pida perdón, deseando tener una madre... es un vacío que no llena nada. pero aunque el corazón me diga algo mi mente tiene claro que es algo que sé que no sucederá, y tenerlo asumido te ayuda a seguir. por favor, acudid a un psicólogo, si no os ayuda, si no notáis mejoría, alivio, es que no es el adecuado, probad hasta dar con alguien que os comprenda. y no hagási caso a las personas que os dicen "es tu madre/padre" o que de cualquier manre quiera quitarle hierro al asunto o, aún peor, culparos a vosotros. No dejéis que la sociedad os convenza, seguid vuestra intuición. escuchad sólo a lo que ralmente os quieren o hayan pasado por lo mismo. un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso igual que tú, porque también pasé por ello. Un saludo

      Eliminar
  11. Yo también tengo bastantes problemas que terminaron en una caída libre sin freno y sin salida! De chiquita siempre me menospreciaron y siento muchas cosas tristes hacia mis progenitores. Tengo un nene de 4 años! Quiero sanar mi niña herida para no dar lo mismo al pequeño! Que terapia me recomiendan en Málaga!? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Málaga tienes la enorme suerte de tener a Ramón Soler.
      http://www.regresionesterapeuticas.com/contactar.htm
      Ánimos, abrazo!

      Eliminar
  12. Sabéis de algún buen terapeuta en Valencia? Yo hoy he decidido cortar de nuevo la relación con mi madre. Tengo una hija de dos años, hoy mi niña la pegó y mi madre empezó a reírse, mi hija empezó a darle más fuerte y mi madre en lugar de decirle que no, que parase poniéndole un brazo delante, le contestó: a que te pego! Y luego la cogió por el cuello, sin apretar, y mi hija empezó a cogerse a si misma por el cuello... Yo he explotado y me ha venido todo lo que nunca he podido olvidar. Su maltrato físico, desde taconazos en la cabeza, estirarme del pelo, amenazarme con cuchillo y sobre todo el psicológico, decirme que ojalá no hubiera nacido era su frase favorita... Corte la relación con 23 años y siempre me sentí culpable... A los 32 quise volver a ayudarla porque pensaba que la había perdonado, quería recuperar la madre que nunca tuve. Ahora tengo 40 y me he dado cuenta que no la puedo perdonar ni olvidar todo el daño que me hizo. Eso me ha afectado en mi vida sentimental, nunca he tenido una relación estable, y ahora con mi hija aún estoy reviviendo mi infancia de nuevo, es horrible. Alguien que pueda ayudarme. Gracias

    ResponderEliminar