10 de diciembre de 2009

Crianza con apego: psicoanálisis, feminismo y neurobiología

Por Ileana Medina Hernández

En el blog de Crianza y Confianza, entre los comentarios a uno de sus interesantes posts, una lectora me deja este envite:
 "Ileana, me ha sorprendido mucho tu punto de vista ¿La crianza con apego atenta contra el patriarcado y contra la tradición católica? Yo creí que a quien llevaba la contraria era a tantas feministas que aseguran que vale tanto un padre como una madre y un biberón como una teta. Así que me he ido a tu blog a ver qué más decías. Fascinante." 
Esta pregunta me permite hacer algunas aclaraciones necesarias sobre la relación entre los fundamentos teóricos de lo que ha venido a llamarse "crianza con apego" con el feminismo y el psicoanálisis. Comienzo por una afirmación categórica que intentaré demostrar: el feminismo de la igualdad y el psicoanálisis clásico (grandes enemigos entre sí) forman parte ambos de la cúspide del pensamiento patriarcal. 

Podría afirmarse que los estudios psicoanalíticos y los estudios feministas -con toda su enorme variación interna: no hay un solo psicoanálisis ni un solo feminismo- son dos de los corpus teóricos más importantes e influyentes de las ciencias sociales del siglo XX.

La línea vertical de la "civilización" iniciada desde el neolítico con la revolución agrícola, la escritura, la religión monoteísta y el patriarcado, alcanza en el siglo XX su punto más alto. Pero todo sabemos que alcanzar la cima es también el comienzo del descenso.

1.- Crianza con apego y psicoanálisis

El psicoanálisis es la producción teórica occidental que más ha profundizado en las honduras de la psique humana, y que más se ha aproximado a las verdades de la "filosofía perenne", a las formas elevadas de misticismo y sabiduría que están presentes en todas las culturas de la humanidad. Los conceptos de 'inconsciente' (y de sombra), de 'represión' y de 'individuación', por solo citar tres de las categorías psicoanalíticas fundamentales, son básicos para la concepción de una psicología integral que abarque la personalidad humana en toda su profundidad.

Como sus postulados se acercan más a la filosofía y al humanismo -de los que la Psicología Científica del siglo XX necesitaba desmarcarse- y no son fácilmente demostrables en el laboratorio, el psicoanálisis no ha sido incluido en los planes de estudio de la mayoría de las facultades de Psicología, enmascarando sus aportaciones en medio de una disciplina que se llama "Psicología Evolutiva", pero su impacto es innegable para el desarrollo de las ciencias sociales en su conjunto, y para una comprensión integral del pensamiento científico con el pensamiento humanista.

Sin embargo, que el psicoanálisis freudiano es absolutamente falocéntrico y patriarcal, y que ahí radican sus principales limitaciones, no es noticia. También el lenguaje psicoanalítico (por ejemplo, el lacaniano) se ha llenado de conceptos grandilocuentes y difusos que no hacen más que enredar la madeja de lo que podría ser mucho más sencillo. 

El psicoanálisis clásico ha sido acusado desde todos los ángulos por los más variados enfoques feministas. El "complejo de Edipo" y la "envidia del pene" me parecen, como explican Casilda Rodrígañez y Ana Cachafeiro en el capítulo 2 de la primera parte de su libro La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, la más sofisticada elaboración del pensamiento patriarcal para ocultar el "crimen de la madre", para ocultar la represión del amor maternal que es la verdadera "carencia primaria" que da origen al Edipo:

"El reconocimiento de que la sexualidad primaria es una sexualidad maternal, cóncava y no falocéntrica, no habría permitido una interpretación del mito de Edipo en los términos del Complejo de Edipo; habría conducido a la interpretación más sensata de Eric Fromm de que es en la violación del principio maternal donde se encuentra el origen y el meollo de casi todas las neurosis: fue el crimen de Yocasta, al abandonar a su hijo en el bosque para que encontrara la muerte, lo que desencadenó la destrucción de todos, incluida la de ella misma. No nacemos con complejos de Edipo, ni con castraciones; no nacemos con carencias, sino con una enorme producción de deseos, de deseos maternos, que bien pronto se estrellan contra las pautas y los límites establecidos por las normas patriarcales.
(...)Así el Complejo de Edipo del psicoanálisis viene a cumplir el mismo papel que el pecado original de la religión judeo-cristiana: ocultar el crimen de la madre, ocultar su cadáver y construir la impostura, la madre patriarcal libidinalmente aséptica."
Visto así, el Complejo de Edipo fue el gran "truco" freudiano, la última vuelta de tuerca del pensamiento patriarcal para enmascarar, para disfrazar de "innato" lo que no era más que la falta básica materna, la falta primaria de cuidados, leche y cuerpo maternos. Y, de paso, convertir en "aberrante", concebir como deseo coital, incluir en el tabú del incesto, lo que no es más que el deseo primario natural de la criatura, de cualquier criatura, de mamar y de permanecer junto al cuerpo materno.

Sin embargo, muchas de las grandes referencias teóricas de la crianza con apego provienen en buena parte del psicoanálisis (o quizás sería mejor decir, de estudiosos que en un primer momento siguieron el psicoanálisis y luego lo confrontaron, pero cuya obra deriva de él) (1): la teoría de la autorregulación, de Wilhem Reich; los experimentos de Bowlby y Harlow que dieron origen a la "attachment theory"; el concepto de "hospitalismo" de René Spitz; la obra de Françoise Dolto y su discípula Laura Gutman; la obra de Alice Miller... y otras mujeres psicoanalistas de adscripción junguiana o reichiana como Clarissa Pinkola, Jean Shinoda Bolen o María Montero-Ríos Gil, recorren el camino, ya sea en el sentido del bebé hacia la madre, o desde la "esencia femenina" hacia el bebé, para revelar lo que desde mi punto de vista es el principal y más contundente argumento que puede esgrimirse contra el patriarcado: "el crimen de la madre", la omisión de la importancia de la madre "entrañable", de la primera e importante relación del bebé con su primer entorno biológico.


2.- Crianza con apego y feminismo

Nouvelle Terre, de Elanor Colburn
Las feministas "clásicas" defensoras de la igualdad (esas que dicen que "da lo mismo una madre que un padre, una teta que un biberón") arremetieron -y arremeten- contra el psicoanálisis, porque consideran que sus teorías mantienen a la mujer "atada" a una supuesta "esencia maternal", lo que conllevaría a prolongar su dominación y su discriminación en el mundo laboral y público.

Creo que, en un primer momento, esto pudo ser así. Quizás al feminismo del siglo XX le correspondía demostrar que las mujeres podíamos y éramos capaces de llevar adelante carreras profesionales, políticas o públicas al mismo nivel que los hombres, y la maternidad podía entenderse como un obstáculo para ello (un obstáculo en el mundo laboral tal como está entendido hoy, que no tiene por qué ser siempre así. Pero en ese caso, sería el sistema laboral el que habría que cambiar, y no a la maternidad).

Pero reconocer que las mujeres somos -hasta día de hoy- las únicas que nos embarazamos, parimos y amamantamos, y exigir que esto deba ser protegido por la sociedad en su conjunto, ha de ser el siguiente paso de la lucha feminista, dado que la reproducción y la crianza son el inicio de la vida, procesos fundamentales para la conservación y el desarrollo de la especie.

Mientras las mujeres seamos las únicas que podamos embarazarnos, parir y amamantar, no somos iguales a los hombres. Somos IGUALMENTE VALIOSAS, pero no iguales. Podemos partir de cualquier identidad sexual previa, construir nuestra identidad sexual como queramos (nadie serio puede negar hoy en día que la identidad sexual es una construcción cultural), pero desde que tomamos la decisión de quedarnos embarazadas, desde que nos convertimos en el PRIMER ENTORNO en que el que la nueva vida humana se forja y se inicia, tenemos ya una responsabilidad única en la formación de esa nueva vida humana, que no termina en el momento del parto.

El psicoanálisis lo planteó en su momento, y hoy lo demuestra la neurobiología. La separación de la criatura de ese primer entorno, no puede ser brusca. El vínculo que se establece entre el bebé y el ser humano que le ha dado la vida debe continuar a través de otros cuidados y fundamentalmente la lactancia materna, que no es solo una forma de alimentación, sino también tiene importantes componentes afectivos, sensoriales y sexuales para la primera fase de desarrollo del bebé.

En un interesante debate que sostuve con otra bloguera y madre entrañable, luchadora por el parto respetado y por la prolongación de la baja maternal, que se autodefine como "ecofeminista", ella me decía que pensar los temas de la lactancia materna y de la maternidad desde el punto de vista del bebé nos "limitaba a las mujeres como sujetos".

Yo creo precisamente lo contrario. Creo que no podemos pensar la maternidad, la paternidad y la crianza sin pensar en el principal sujeto implicado: el bebé. Que además es el principio de todo cambio social, el futuro mismo de la humanidad.

Si defender la idea de la "madre entrañable" nos arriesga a ser oprimidas y reducidas solamente a la condición de "paridoras", lo que hay que cambiar es la sociedad que nos oprime y nos reduce -y esto me parece mucho más revolucionario que el feminismo de la igualdad-, pero no negar el hecho obvio de que somos las únicas que podemos parir, y eso nos da, no una limitación ni un pretexto para la opresión, si no un inmenso PODER, una inmensa responsabilidad, un inmenso privilegio, privilegio que tenemos que defender, no ya solo por una cuestión "femenina", sino, y sobre todo, por garantizar el mejor cuidado posible para nuestros hijos. (Esa responsabilidad a menudo es entendida como "culpabilidad". Pero el problema de la culpabilidad, que ya hemos tratado en otro post, como el de la maternidad y la crianza, no es solo de las madres, es de la sociedad en su conjunto que debe apoyar esa maternidad).

Un padre puede igualmente brindar amor y cuidados a nuestros hijos, es más, debemos aparearnos y reproducirnos precisamente con esos machos proclives a desarrollar su capacidad de cuidado y apoyo, su compromiso con la vida doméstica y con la familia. Un niño que ha sido abandonado por su madre biológica, puede desarrollarse como una persona normal y sana al cuidado de una familia adoptiva amorosa, ya sea heterosexual u homosexual, qué duda cabe. Pero el vínculo que se establece a través de la lactancia materna, ayudado por la oxitocina y la prolactina, manteniendo el continuum con el mismo cuerpo en que fue gestado, el mismo que el bebé reconoce por el olor, por los sonidos, por su experiencia prenatal... es sin duda lo más óptimo para el bebé recién nacido, hasta que por sí mismo es capaz de separarse del cuerpo de la madre.

Independientemente de la discusión sobre una esencia "maternal", sobre nuestros derechos a embarazarnos con conciencia, a parir en libertad y a amamantar con placer, me parece también muy importante el derecho del bebé - de todo ser humano- a ser gestado en el mejor de los entornos posibles, a nacer por sí mismo en un mundo que le recibe con amor y respeto a su integridad, y a ser nutrido física y psíquicamente con leche materna.

Quizás, precisamente abandonar el enfoque adultocéntrico (el último tabú que aún nos queda), y pensar el problema desde el punto de vista de los bebés (que fuimos y somos todos) nos ayude a obviar ciertas diferencias teóricas,  a unificar posturas en torno al problema. Nadie mejor que las propias mujeres, que fuimos -y todavía en gran medida somos excluidas del discurso patriarcal- para reivindicar la inclusión, no solo de las mujeres, sino también de todos los excluidos, sobre todo, los bebés y los niños.

La lucha por la visibilidad de los derechos de la mujer debe ir acompañada por -y ser compatible con- la lucha por la visibilidad de todos los sujetos, especialmente de los derechos de nuestras propias crías, de los niños y los bebés que han sido condenados al silencio más absoluto:

"Sólo los hombres son válidos: las mujeres, los homosexuales y los niños son inválidos o minusválidos (por eso son llamados con otro nombre). Son los restos de la división. Las mujeres son arrojadas al denominador: designadas como sexo sometido. Los homosexuales son expulsados de la realidad: son el resto no reconocido. Los niños son reducidos al limbo linfático -sin habla- en espera del cielo apofántico: sometidos a un compás de espera (que, para las niñas, será eterno)." [Ibañez, Jesús: "Masculino/femenino-producción/seducción" en Por una sociología de la vida cotidiana, Editorial Siglo XXI, 1994, pág. 65].

Solo haciendo compatibles los derechos de las mujeres con los derechos de los niños pequeños, podremos construir una sociedad donde madres y padres podamos contar con permisos remunerados más extensos para cuidar de nuestros bebés, y donde ni la maternidad ni la paternidad conscientes y entregadas,  tengan un coste tan elevado en los ingresos familiares, en la estabilidad laboral y en el desarrollo de las carreras profesionales de las madres y los padres que deseemos permanecer junto a nuestros hijos más o menos exclusivamente durante una etapa de nuestras vidas.

El feminismo primario de la "igualdad" (que el sociólogo español Jesús Ibañez en el artículo antes citado llama "feminismo converso"); el que dice que la "realización" de la mujer debe suponer incorporarnos al trabajo 5 días después del parto (como hizo aquella ministra francesa) ó 16 semanas que también es muy poco, con el cuerpo igual de perfecto y sin huellas de la maternidad; el que dice que la realización personal solo puede provenir del éxito profesional tal como lo entendemos hoy; y que todos, hombres y mujeres debemos salir de casa a las 7 de la mañana y volver a las 9 de la noche, mientras nuestros hijos los cuidan otros; ESE PARA MÍ, SIGNIFICA LA GRAN VICTORIA DEL SISTEMA PATRIARCAL. Así, el sistema patriarcal únicamente enfocado a la producción, al consumo, al dominio de unos hombres sobre otros, a la explotación de la fuerza de trabajo humana, a la riqueza material, a la competitividad, a lo público, a la velocidad, a la racionalidad, a la explotación de los recursos naturales... obtiene su total hegemonía, con total complicidad de los hegemonizados, como suele ocurrir.

Lo verdaderamente feminista, lo verdaderamente revolucionario y explosivo, es luchar por que la sociedad occidental considere como IGUALMENTE VALIOSOS los valores que hasta ahora han sido considerados "inferiores":  la reproducción, la maternidad, el parto, la lactancia materna, la crianza, el apego, la seducción, las emociones, el placer, el cuidado, los afectos, la lentitud, la vida privada, la libertad más íntima y subjetiva de la familia como espacio nutricio y afectivo, responsable primera y última de la educación y la nutrición emocional de nuestros hijos.


3.- Crianza con apego y neurobiología

Por si todas estas ideas necesitaban el refrendo de la Ciencia, distintas ramas de la neurología y la neonatología han demostrado hoy lo que ya muchos intuíamos: la maduración del cerebro infantil necesita de una figura de apego seguro, tanto para su desarrollo emocional óptimo, como para el desarrollo fisiológico de las conexiones neuronales.

La psicóloga Rosa Jové, en su último libro, La Crianza Feliz, dedica un capítulo completo a resumir los últimos descubrimientos de la ciencia sobre el desarrollo del cerebro infantil, y la importancia de que los bebés se sientan satisfechos y atendidos para eliminar el estrés de su vida, y cómo las sustancias bioquímicas del estrés perjudican su desarrollo cerebral.

El psiquiatra Luis Rojas Marcos, en su libro Las semillas de la violencia, premio Espasa-Calpe de Ensayo, comenta la importancia del concepto de neuroplasticidad y de la satisfacción de las necesidades de los niños en sus primeros 12 años de vida -durante los cuales el cerebro está creciendo y forjando sus conexiones neuronales- para que crezcan individuos realizados y felices.

La psiquiatría biológica, como bien resume Jorge Forero Vargas en este importante artículo, ha demostrado la importante relación que existe entre los cuidados posnatales y la plasticidad cerebral: 

"Es necesario promover en los padres el contacto físico y el prodigar caricias, estimular la lactancia materna, para desarrollar en los recién nacidos y en los infantes la sinaptogénesis y proteger a las futuras generaciones de los estragos del estrés crónico."

La escritora Casilda Rodrigáñez, cita profusamente los estudios del neonatólogo Nils Bergman que demuestran que existe un período de "gestación externa" que debe respetarse para el desarrollo óptimo de bebés satisfechos, a salvo tanto de la agresividad como de la sumisión. El doctor Nils Bergman, impulsor de los "cuidados canguro" para los neonatos, tiene una basta obra científica que demuestra la importancia del contacto físico y de la lactancia materna en los primeros momentos de vida para la regulación biológica y emocional de los niños.

Los trabajos del pediatra francés Michel Odent sobre salud primal demuestran la importancia de esta etapa para el desarrollo emocional y la capacidad de amar del individuo. Eduard Punset ha difundido también en España muchos recientes estudios científicos sobre la importancia de la etapa perinatal y el desarrollo de las emociones.

Por otro lado, la periodista norteamericana Katherine Ellison, premio Pulitzer, recopiló además en su libro "El cerebro de mamá", una gran variedad de resultados científicos de primer nivel que demuestran que tener -y cuidar- un hijo mejora el cerebro y las capacidades intelectuales de las mujeres.

Las evidencias científicas sobre la importancia y la riqueza de la relación madre-bebé son abrumadoras, si es que hacían falta, para demostrar lo que ya sabíamos sobre la importancia de la magia.

(1) Muchos psicoanalistas clásicos también han defendido la Teoría de la Frustración y la necesidad de que los niños lloren. La Psicología en general, en todas sus vertientes, hasta hoy ha sido "hostil" a los niños. Ello se debe a que "los profesionales -que antes que científicos han sido bebés- han quedado profunda y, con frecuencia, destructivamente marcados por esas vivencias tempranas", tal como explica el psicoterapeuta Juan Campos en este artículo. 

38 comentarios:

  1. Qué buen trabajo Ileana. Gracias por facilitarnos con tanta visión global.

    ResponderEliminar
  2. Realmente interesante...!

    Saludos!!! =)

    ResponderEliminar
  3. Pero cuánto has leído y lo bien que comunicas todo eso que has leído. Gracias por animarme a seguir 'rascando' y buscando :)

    ResponderEliminar
  4. Brillante Illeana, gracias por todo ese trabajo de búsqueda que dedicas a la causa y compartes con quienes deseamos aprender cada día.

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  5. ileana, super bueno tu investigación y muy claro lo explica , Al leer esto , me siento cada día mas feliz y segura la descisión de quedarme a cuidar a mis 3 bbs ( 3 años, 2 años y 2 meses) jaaj . Que maravilla es saber y aplicar todo mi amor a mis bebes y en el momento preciso . El tener mi blog , me conecto con otras madres que estan en la misma que yo , ya que en lo cotidiano mi vision es bastante exotica para otras madres .....en fin .
    Gracias Ileana , por compartir tu experiencia , y un un beso le envio a ale , (cuatro en la cama) que me recomendo tu blog.
    Greisi

    ResponderEliminar
  6. Yo soy quien escribió esas líneas que encabezan el artículo, muy interesante, por cierto. Sigo creyendo que dices cosas fascinantes. Sin embargo no acabo de ver la contradicción entre la madre entrañable y el patriarcado tradicional, ese que parece que según tú se resune en el psicoanálisis (igual es en ese punto donde me he perdido).

    A fin de cuentas, toda la tradición judeo-cristiana nos reduce a madres entrañables ¿o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que toda la tradición judeo-cristiana nos teaduce a mujeres invisibles: nos quedamos en casa después de paridas, nos relacionamos con los varones de la casa y mujeres, pero, acaso alguien sumergida en esta tradición no siente "cosa" de sacarse una teta que su hijo le pide en la calle, sobre todo si va siendo más mayor? Puede que entrañables, pero culpables y resignadas a un papel muy reducido. Una madre entrañable como yo la entiendo es una loba orgullosa de su camada, a la que no la importa que se vea el enamoramiento mutuo entre su cría y ella, porque son íntegros y sin vergüenza. Y perdón por meterme. Muchas gracias, Ileana, por tan maravilloso artículo.

      Eliminar
    2. Yo creo que toda la tradición judeo-cristiana nos teaduce a mujeres invisibles: nos quedamos en casa después de paridas, nos relacionamos con los varones de la casa y mujeres, pero, acaso alguien sumergida en esta tradición no siente "cosa" de sacarse una teta que su hijo le pide en la calle, sobre todo si va siendo más mayor? Puede que entrañables, pero culpables y resignadas a un papel muy reducido. Una madre entrañable como yo la entiendo es una loba orgullosa de su camada, a la que no la importa que se vea el enamoramiento mutuo entre su cría y ella, porque son íntegros y sin vergüenza. Y perdón por meterme. Muchas gracias, Ileana, por tan maravilloso artículo.

      Eliminar
  7. Impresionate trabajo. Muchas gracias por compartirlo

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Carolina:

    Hola Ileana, hace tiempo visito tu blog pero nunca me animé a comentar, te felicito mucho hacés un trabajo impecable!

    Firma: Una mamá que se identifica mucho con la intro de tu blog :)

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante.
    Si me lo permitís voy a hacer unas cuantas preguntas:
    ¿Cómo se genera el deseo? Cuando comenta Fromm sobre el deseo diciendo que no nacemos con complejos ni carencias, ¿alguien puede pensar en que surja el deseo teniéndolo todo?
    Aquí yo echaría un vistazo a Lacan.
    Y por otra, si el falo no es el problema ¿cuál es el problema?
    ¿Una mujer se siente femenina o es femenina?

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante tu post. Creo que reune muchos de los pensamientos que la gran mayoría de las madres sentimos y yo algo de eso escribí también en mi blog http://aprendiendoconmartin.blogspot.com/2009/09/encuesta-dejar-la-vida-para-criar-un.html
    me encantaría que te pasaras por ahi!!!!!

    ResponderEliminar
  11. Hola!!!, he estado visitando tu blog y esta excelente, me gustaria ponerlo en mik directorio.

    Contactame ser-bella@hotmail.es

    ResponderEliminar
  12. HOLA:

    SOY NUEVA VISITANTE, ME HAZ HECHO LEER MUCHO EN TODAS LA LIGAS DE TU BLOG!!!

    QUÉ LE DIRÍAS A MUJERES QUE DEJARON A SUS HIJOS EN LAS GUARDERÍAS DESDE LOS 40 DÍAS DE NACIDOS, Y QUE TAL VEZ ESTÉN COMENZANDO A TOMAR CONCIENCIA DE SU ROL COMO MADRES???????? SOBRE TODO SI LOS HIJOS TIENEN YA COMO 6 O 8 AÑOS?

    ResponderEliminar
  13. Hola Ileana:

    Soy de México y me ha dado mucho gusto encontrarme con tu blog y toda la info y reflexión que compartes. Me parece que precisamente la maternidad es todo un tema desde muchos puntos de vista. Sin embargo, me agrada que particularmente pongas el dedo en llaga del feminismo porque habemos muchas mujeres, que aunque conscientes de toda la enajenación impuesta por el patriarcado, valoramos mucho la maternidad. Yo aún no la vivo, pero soy de esas mujeres que parece que nacieron con el chip porque siempre se me ha dado muy bien el cuidado infantil y desde siempre recuerdo tener ese deseo intenso de ser madre. Creo que si las mujeres hemos de luchar por nuestros espacios, éste es uno de ellos, y de mil formas la estructura patriarcal nos ha impedido o entorpecido la labor de la maternidad y la crianza, de muchos modos nos han ido robando incluso espacios tan íntimos como el embarazo, el parto, la crianza, etc. No sólo hay que crear nuevos espacios para las mujeres, también tenemos que defender los que ya tenemos.
    Enhorabuena y gracias :)

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Deni, por tus hermosas palabras.

    Exactamente: si hay un espacio femenino, ese es el del embarazo, el parto y la lactancia. Y ahí es donde tenemos que mirar hacia dentro, buscar y encontrar.

    Un abrazo enorme y bienvenida!

    ResponderEliminar
  15. Te estoy releyendo cada noche... abrazos amiga, hoy hace frio pero estas lecturas calientan el alma y el espiritu.

    ResponderEliminar
  16. Excelentes articulos de verdad que tu forma de escribir le llega hasta al alma al hombre mas crudo y rudo! Saludos1

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Ileana,
    Creo que Freud hace un analisis y una descripcion de como se han constituido las culturas occidentales (y no se si las orientales). No veo que haga una defensa del patriarcado y del falocentrismo. Al contrario, Freud era bastante esceptico y mas bien desesperanzado de las posibilidades del ser humano. (creo que esto se evidencia en su gran texto "El malestar en la cultura"). Es muy interesante leer a Freud, ya que es muy reflexivo, pelea y se rebate mucho a si mismo. Creo que hay que rescatar mucho de su pensamiento, ya que sin quererlo fue muy previsor del mundo actual. Fue un investigador y nunca dejo de hacerse preguntas.

    Es cierto que Lacan es de una complejidad dificil de comprender. Sin embargo, lo interesante de ambos (siendo medicos) es que utilizan herramientas de otras disciplinas para entender al ser humano. Lacan, de la linguistica, la antropologia, las matematicas... y otras. Freud, de los mitos griegos, las culturas hebreas, la filosofia... etc.. Esto complejiza, pero tambien enriquece. Creo que es interesante hacer el esfuerzo de estudiarlo, ya que es fundamental para entender el mundo contemporaneo, el postmodernismo... recomiendo estudiarlo en grupo, especialmente al inicio. Es complejo porque el ser humano tambien es complejo.




    ResponderEliminar
  19. Y a proposito de complejos... jeje.. El Complejo de Edipo tiene la particularidad de ser estudiado desde los mitos griegos. Freud se pregunta porque la gente se fascina tanto cuando lee esta historia y se horroriza tanto cuando se le dice lo mismo desde el psicoanalisis.

    El mito de Edipo ha tenido numerosas interpretaciones y da para miles mas. De hecho, las que hace Freud resultan un tanto encapsuladas y estereotipadas si se piensa que no todas las familias estan compuestas por un padre, una madre y un hijo, y no siempre las vinculaciones se dan hacia el progenitor del sexo opuesto. Hay familias cuya jefa de hogar es la abuela, hay mujeres que quedan fuertemente ligadas a sus madres, hay padres que estan mucho mas presentes que sus madres, hay parejas homosexuales que buscan hijos... etc.

    Creo que lo fundamental que se puede rescatar del Complejo de Edipo es la relacion que se establece, psiquicamente, entre las pulsiones (que no es lo mismo que el instinto) y la ley. Esta relacion constituye la estructura del ser humano y la manera como cada persona realice esta "tramitacion" sera la forma en que ira configurando su personalidad. Este juego pulsion/ley (que puede llamarse de distintas maneras, segun el contexto: principio de placer-principio de realidad, por ej) y que constituyen el conflicto psiquico de base, se repite en todas las culturas (no solo en la patriarcal) y cada grupo, y cada persona, tiene su particularidad para tramitarla (de hecho lei que en las culturas ancestrales eran aun mas severos en instalar las leyes... bueno, en la pubertad, con los ritos de iniciacion..??)

    Freud es enfatico en decir que el pecho materno es determinante en la vida de una persona y que deja huellas para toda la vida. Pero tambien es enfatico en decir que las leyes y normas son culturales, no son innatas en las personas... que la primera relacion que establece un ser humano es incestuosa... y que el tabu del incesto es cultural, por lo que las culturas hacen grandes esfuerzos por regularla. Un antropologo Levi-Strauss descubrio que esta ley del incesto se repite en todas la culturas.

    Uno de los grandes riesgos es que el nino quede instalado en este lugar (incestuoso) e impedido de realizar el lazo social. (lo incestuoso no es literal, es psiquico y tiene que ver con la relacion (o no-relacion) que se establece con los "objetos" y con el mundo). Lacan dice, incluso, que es funcion de la madre instalar esta ley en el hijo/a, dar el espacio para que pueda realizar el proceso de subjetivacion.

    Totalmente de acuerdo que es importante esta "primera relacion del bebe con su primer entorno biologico" (cito tus palabras), pero tambien es importante que la madre ayude y fomente el transito a los otros seres y al mundo. En fin... es un largo tema...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximena, no veo por ningún lado el riesgo de que el niño se quede instalado en la fase incestuosa, eso sucede precisamente porque no hay contacto natural madres-bebé, el deseo del hijo por la madre surge precisamente por la ausencia y no por la presencia. Como ya lo dijo un colega en un post más abajo, el deseo es ausencia, en presencia no hay deseo porque las pulsiones básicas están cubiertas. Por otro lado la madre fomentará el mismo ritmo del bebé que es el que da la pauta para ir explorando otros entornos. Los seres humanos no nacimos para estar pegados a la madre toda la vida, no es nuestra naturaleza, por lo que de forma natural buscamos el aprendizaje y la relación con y en otros entornos. Creo que demasiado Freud nos ha trastornado, hemos dejado de observar la verdadera naturaleza humana para observarla a través de los lentes de una teoría, la freudiana, que desde mi punto de vista ha contaminado muchísimo el lenguaje y por ende nuestras relaciones.

      Eliminar
  20. Estoy de acuerdo en que las feministas tuvieron un rol historico importante y que, ahora, es mision nuestra encausar esta energia de nuevas maneras. Pero hay que reconocer que dieron un primer paso importante.
    Rescato del baul de los recuerdos un texto escrito hace mucho tiempo. "Algo que Agradecer a las Feministas"
    http://www.psiconocimiento.cl/2009/05/21/algo-que-agradecer-a-las-feministas/

    (disculpa que escriba por partes, pero no me permite mas de una cantidad de caracteres)

    ResponderEliminar
  21. Creo que es de comun acuerdo la importancia del apego, la lactancia y todo lo relacionado con los primeros momentos del bebe, con sus derechos de amor, respeto y nutricion en todo sentido.

    Los temas en discusion tienen que ver con cuanto, como, donde y, con la forma de tramitar esa relacion pulsion/ley de la que hable antes (que es un gran y complejo tema). Es como un rio que hay que ir encausando.

    Sabes que el gran problema de la sociedad actual es que las personas estan comandadas por sus pulsiones? (a diferencia de la epoca de Freud, donde el problema se relacionaba con el exceso de represion). Esto ha producido nuevas patologias, nuevas subjetividades, en las cuales las personas tienen muy poco control sobre si mismas. Creo que este fenomeno esta influido por muchas variables, pero tambien por la crianza.

    Es complicado irse al otro extremo, al de hacer del bebe un ser omnipotente, sin limites, un "rey" eterno. He visto que ninos que han sido criados asi son los que dejan grandes "embarradas" cuando son adultos. No se lo que es el adultocentrismo, pero creo que es importantisimo para el nino tener un referente, una autoridad. Un nino no puede ser el que "manda", eso le produce mucha ansiedad y desborde.... creo que la hiperactividad, tan frecuente en estos tiempos, podria relacionarse con esto, con esta falta de lugar, de estructura que dan los limites.

    ResponderEliminar
  22. Me surgen algunas confusiones conceptuales.

    Lo que hablas del exito profesional actual, de los extensos horarios de trabajo, del ausentismo excesivo de los padres, de la produccion, consumo, explotacion de recursos naturales.... etc... me suena mas al sistema capitalista y a la sociedad de consumo que al sistema patriarcal propiamente tal. De hecho, tu marcas el inicio de este sistema en el neolitico y, en esa epoca no tenia estas caracteristicas.

    Hago la distincion porque existe un concepto interesante llamado "la declinacion de la funcion paterna" (o algo asi), que alude justamente a la falta de limites que existe en la sociedad actual y que, de alguna manera, tiene que ver con lo que mencionas y con lo que comente anteriormente sobre las nuevas formas de relacion que se establecen en la actualidad.

    Tampoco entiendo este vinculo entre frustracion y "hostilidad". Ensenarle a un nino que no puede hacer o tener todo lo que quiere es un aprendizaje importante, que le va a ayudar en su vida y en sus relaciones.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, no creo que lleguemos a verlo igual, pero te cuento cómo lo veo yo: límites? Constantes. Van al cole, sus horarios, no comen sólo lo que les apetece, si acaso comen algo, duermen de noche, no pegan a sus compañeros o entienden que está mal, hacen un montón de actividades, sino todo el día, buena parte, que puede que ellos no hubieran escogido... pero en muchas ocasiones les falta refugio, les falta escucha atenta, maravillarse y gozar a su lado,... esos son lazos sutiles que faltan, y no tiene nada que ver con si les dan la última play-station o no. Cuando se le dedica todo eso, tienen sus deseos cumplidos, en la medida de lo posible; cuando apenas se les da una migajas de eso, entre muchas prisas y ocupaciones, su deseo por lo que no han tenido, será desmedido, siendo más proclives a la ansiedad y a comportamientos obsesivo-compulsivos, o de un tedio insoportable, es decir, hola, postmodernismo en que aprendimos a valorarnos poco en un círculo vicioso del que, creo que toda la sociedad, puede salir, dándose cuenta de que nunca se malcría a un niño a abrazos, y que no está desligado a saberlos decir no. Es sano decírselo, pero no desde el berrinche adultocentrista, que haberlos, háylos, y comprendiendo sutilmente su proceso madurativo, no esperando que vaya a razonar como nosotros cuando están recién estrenando esa capacidad cognitiva. En estos sentidos, te recomiendo a Catherine L'ecuyer y su "educar en el asombro", y a Faber y Maszliz, con su "cómo hablar para que los niños escuchen y escuchar para que los niños hablen". En cuanto al tema de la hiperactividad, sospecho que estamos tan acostumbrados a inputs externos que nos llevan a la acción, que nos sorprende cómo un niño con sus inputs internos puede tener tal riqueza por explorar, una necesidad bien sana, mientras tenga espacios para la libertad de movimiento, como un parque, una plaza, un monte, una playa,... pero qué hay si se pasan la vida encerrados y las plazas y calles los expulsan, y los montes y las playas no están a tiro de piedra y nadie se molesta en llevarlos? Más una dieta abusivamente rica en azúcares vacíos, que están atacados. Tal vez mis comentarios tambien te hagan tener un poco más claro qué es eso del adultocentrismo. Ves muchos niños por la calle, más allá de la hora de entrada y salida del cole? Yo tampoco. Los tenemos bastante encerrados, cuando su pulso vital está por estrenar, pero, así, debilitándolo, domesticándolos demasiado. Doy clases de inglés, y veo a adolescentes catatónicos a diario... de nuevo, creo que nuestra visión adultocentrista es responsable de demasiado malo.

      Eliminar
  23. Por ultimo, estoy totalmente de acuerdo en que la sociedad debe hacerse cargo del tema de la crianza, desde distintos ambitos de intervencion.

    Creo que este espacio, al igual que otros, tambien ha sido reducido a un sistema individualista que, ademas, le atribuye todo el costo a la mujer en muchos sentidos, casi como si fuera una "condena" o como si los hijos solo fueran "de ella y para ella". Esto sucede, tambien, con muchos otros aspectos de nuestra sociedad.

    Es un tema largo e interesante de tratar.

    Aporto con un texto: "Licencias Maternales. De Quien son los Hijos?"
    http://www.psiconocimiento.cl/2010/07/15/licencias-maternales-%c2%bfde-quien-son-los-hijos/

    Bien... hasta aqui llego.. Gracias!!!
    Ximena

    ResponderEliminar
  24. Me ha encantado, soy psicóloga, mujer y madre, cuantas veces habré hablado de todo esto...gracias por plasmarlo tan bien :)

    ResponderEliminar
  25. El deseo es ausencia...

    ResponderEliminar
  26. Ileana, hace un tiempo sigo tu blog (en buenahora) y tengo que decir que,sin exagerar, ha sido fundamental para reconocer mi instinto como mujer y madre. Muchas gracias por compartir la información maravillosa que conoces y por contarla como la cuentas, es un placer leerte, realmente! un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jacqueline, cada vez que recibo un mensaje como este es muy reconfortante para mí.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Jacqueline, cada vez que recibo un mensaje como este es muy reconfortante para mí.
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  27. Genial! Yo siempre dije que no era feminista, por no sentirme en absoluto representada, hasta que conocí el "feminismo de la diferencia" hace ya unos cuantos años en la facultad de pedagogía. Gracias por difundir!

    ResponderEliminar
  28. Hola Ileana. Enhorabuena por este trabajo que acabo de leer. Es de lo mejor que he encontrado sobre feminismo y maternidad, por la claridad y contundencia que expones en los argumentos. Comparto plenamente tu visión y hoy me siento un poco menos sola como feminista y como madre que practica la crianza con apego. También escribí en defensa del gesto de Carolina Bescansa a pesar de las críticas que sabía que recibiría por ello, por eso me alegra saber que otras mujeres y madres se sienten partícipes de esta concepción, por otro lado natural y denostada por el mundo que hemos construido.

    Te dejo el enlace por si quieres echarle un vistazo:
    http://laesferagris.blogspot.com.es/2016/01/el-escandalo-de-la-crianza-natural.html

    Un saludo y gracias por la labor que llevas a cabo.

    Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia! Es siempre un placer encontrar gente afín. Un abrazo grande!!

      Eliminar
  29. Me gustó mucho el texto Ileana, y también me pareció excelente cómo lo refuta Ximena Arrau. Bien informada en el área de la q habla, psicoanálisis y psicología sobretodo. Ésos comentarios a mi parecer le dan un peso importante a tu texto y abre otras posibilidades de interpretación. Este ultimo comentario me parece q es el punto clave de todo lo q escribio y si te das cuenta, en esencia no es tan diferente de lo q planteas: "Creo que este espacio, al igual que otros, tambien ha sido reducido a un sistema individualista que, ademas, le atribuye todo el costo a la mujer en muchos sentidos, casi como si fuera una "condena" o como si los hijos solo fueran "de ella y para ella". Esto sucede, tambien, con muchos otros aspectos de nuestra sociedad. "

    Felicitaciones por tu investigación y los puntos de relación que planteas entre los temas.

    Zayra

    ResponderEliminar