25 de enero de 2010

Sobre la succión "no nutritiva"

Por Ileana Medina Hernández

El chupete, chupa, tete o teto (entre otros nombres) forma, junto con el biberón y la leche de vaca, la gran trilogía de sustitución del pecho materno.

Nos hemos acostumbrado de tal forma a que es inevitable que los bebés chupen este pequeño trozo de plástico, que se ha convertido en signo para representar a los bebés en muchas ilustraciones, dibujos y símbolos comerciales.

A simple vista, la función del chupete es la de satisfacer la necesidad del bebé de succionar casi permanentemente, lo que en la jerga médica se ha llamado despreciativamente "succión no nutritiva", haciendo referencia al hecho de que a través de dicha succión no se ingieren alimentos.

Podríamos preguntarnos por qué razón los bebés humanos, necesitan succionar entonces aunque no tengan hambre, y qué función biológica y antropológica tiene esa "succión no nutritiva". La investigación científica sobre la "succión no nutritiva" es muy escasa, tal como comenta el pediatra José L. Díaz Roselló, en este fragmento que reproduce aquí Violeta Alcocer.

Cada vez que oigo a alguien decir: "es que te coge la teta de chupete" me pregunto: ¿pero qué fue primero la teta o el chupete? Evidentemente los bebés humanos (y todos los mamíferos) nacen con la necesidad biológica de succionar... el pecho de su madre.

El chupete puede entorpecer el establecimiento de la lactancia, no ya sólo porque el niño pueda confundirse (que yo creo que distinguen perfectamente), sino porque es la misma succión casi permanente del bebé la que estimula la producción de leche materna.

No se puede separar la succión "nutritiva" de la "no nutritiva" en un bebé amamantado, ya que es un continuum donde una es necesaria para lograr la otra, y ambas forman parte de la relación estrecha que el bebé necesita con su madre en los primeros meses -y años- de vida.

No hace falta demasiada investigación científica para darnos cuenta de que la mal llamada "succión no nutritiva" no es un "vicio", y tiene una importancia fundamental para calmar al bebé, para estimular los músculos de la cara, para mantener el contacto cuerpo a cuerpo con la madre, para desarrollar sus sentidos en contacto con el pecho de la madre, y también, y no menos importante, para satisfacer la libido primaria del bebé cuyo objeto es el cuerpo materno y que no tiene nada que ver con un "deseo coital" edípico ni con ningún absurdo tabú sexual. Los bebés nacen con el deseo y la necesidad de chupar el pecho de su madre, y pronto chocan con la frustración de verse todo el día consolados con un pedazo de plástico.

Los recién nacidos concentran toda su actividad sensorial en la boca. Durante la etapa que los psicoanalistas han llamado "fase oral", los bebés tienen el sentido del tacto en la boca, y su desarrollo sensorial -y también su supervivencia- depende de lo que puedan captar a través de ella.

Al succionar el pecho materno, los bebés se exponen a una serie de olores, texturas y sabores que son vivos y cambiantes, cálidos y humanos.

Sustituir esa experiencia por el chupeteo constante de un frío trozo de plástico, empobrece las experiencias sensoriales de los bebés. Incluso, algunos padres prohiben al bebé llevarse otro tipo de cosas a la boca (incluso sus propias manos o pies) y sustituyen todos los objetos que el bebé quiere "conocer" llevándoselos a la boca, siempre por el mismo chupete, con lo que terminan por perturbar ese proceso tan importante de aprendizaje.

Luego, los dentistas recomiendan que el chupete se retire antes de los dos años, porque está comprobado que malforma la dentición y el paladar de los bebés. Sin embargo, la mayoría de las madres y padres sabemos que a esa edad los niños aún necesitan succionar. La succión del pecho materno puede mantenerse tantos años como el niño la necesite sin ocasionar daños en la boca del bebé, ya que el pecho materno sí es verdaderamente "ergonómico".

Creo además que el chupete ha sido un artefacto imprescindible para separar a los bebés de sus madres y para normalizar el hecho de que estos puedan consolarse solos, o dormir solos en su cuna. La madre que amamanta, y cuyo bebé se duerme prendido a la teta, sabe que a veces es difícil cambiar al bebé de cama después, pues en el momento de cambiarlo se despierta ligeramente, y solo con la succión continúa durmiendo (para lo que necesitaría un chupete).

El  tiempo que el bebé pasa succionando del pecho materno, esté o no ingiriendo leche (que siempre algo sale) permanece en contacto directo con el cuerpo de su madre, sintiéndose seguro, tranquilo y en éxtasis. Esta seguridad no la necesita sólo cuando come, sino casi todo el tiempo durante los primeros meses, y muchas veces al día en los primeros años de vida.

La succión del pecho materno siempre es absolutamente nutritiva, pues nutre de afecto, amor y seguridad.

27 comentarios:

  1. Mi nena no usa chupete y cuando estamos juntas vive colgada de la teta! Esta por cumplir un año y medio y estoy orgullosa de poder darle a mi hija lo que es por derecho de ella...sea o no para alimentarse.

    ResponderEliminar
  2. Hola, le di el pecho a mi hija durande 17 meses y tambien uso el chupete y despues el biberon... creo que todo depende de cada niño y de cada madre... yo le di el pecho porque quise pero no juzgo a las mamas que no quieren o no pueden, ademas el modo de vida español esta hecho para que no se de mucho pecho, para eso tenemos que dejar nuestra vida laboral. Para mi fue un placer!

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post!Con tu permiso lo citaré en mi blog y enlanzo.Estoy preparando una entrada que tiene que ver con lactancia y las razones que llevan a las madres a dejar de amamantar tan pronto.
    Ultimamente me han dicho mucho eso de : te está usando la teta de chupete!
    Felicitaciones por el blog que no conocía, pero el que visitaré seguramente seguido a partir de hoy. Beso grande:)

    ResponderEliminar
  4. Bienvenidas, lectoras anónimas y Vilmati!!! Muchas gracias por pasarse por el blog y dejar vuestros puntos de vista.

    Desgraciadamente es casi cierto eso de que "el modo de vida español está hecho para que no se dé mucho pecho, para esto tenemos que dejar nuestra vida laboral". No juzgo a ninguna madre, simplemente lucho por que las madres que querramos amamantar podamos tener tanto apoyo como las que no quieren, y que precisamente el mundo laboral cambie para permitirlo.

    Muchas gracias a todas, y aquí estamos!!! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. conozco niños que tienen que ir a la guardería pq sus madres tienen que trabajar, pero cuando estan con ellas tienen TANTO AMOR Y TETA que la incorporación de su madre a buscarse los frijoles no es pedimento para ser feliz y no necesitan de chupete, trapitos ni biberones.
    vivan las madres mamiferas!!!

    ResponderEliminar
  6. Anónimo último: mi niña es una de esas. Yo me incorporé a trabajar cuando la niña tenía 7 meses, y desde entonces va a la guardería.

    Ya tiene 2 años y medio, y seguimos con la teta, ni el trabajo ni la guardería han sido impedimento, y tampoco ha necesitado nunca ni "objetos de transición" ni biberones.

    Besos y gracias por los comentarios!!!

    ResponderEliminar
  7. Para mí ha sido un desafío trabajar y lactar. He pasado mucho trabajo para que mi bebé se alimente con leche materna, pues desde sus 2 semanas tuve que trabajar y ya no quiere mamar, porque se acostumbró al flujo rápido del biberón, así que vivo con un extractor pegado a la teta sacándome leche para que él no se alimente con leche de fórmula, y me enorgullece que a pesar de que no hemos tenido ese contacto piel a piel a través de la lactancia, es un bebé muy equilibrado, feliz y apegado a mí. A pesar de que la lactancia es un maravilloso momento de apego, creo que si sabemos buscar otras instancias para compartir, nuestros hijos crecerán bien física y emocionalmente.

    ResponderEliminar
  8. HOla, mamá de David!!!

    Sí que es un gran desafío trabajar y lactar sobre todo cuando siendo el bebé tan pequeñito tienes que incorporarte a trabajar, pues a esa edad la lactancia no está todavía establecida y tienes que tirar necesariamente de biberones. Yo me incorporé con 7 meses, y ahí ya podían darle en la guardería papillas y purés, así que nunca usó biberón. Lamentable el poco apoyo que recibimos para poder permanecer más tiempo con nuestras criaturas.

    Lo de "ordeñarse" también me parece una heroicidad, así que claro que tienes que estar orgullosa, y aunque la lactancia termine tan precozmente, por supuesto que hay muchas otras maneras de compensarlo.

    Animos y muchas gracias por pasar por el blog y dejar tu comentario!!!

    ResponderEliminar
  9. Por qué dices que la lactancia terminó precozmente?

    ResponderEliminar
  10. Pablo tiene 3 meses y medio y no usa chupete, de lo cual mucha gente se sorprende. Darle teta es maravilloso. -no escribo nmucho mas pq solo tengo 1 mano libre

    ResponderEliminar
  11. ileana , al igual que vilmati enlazo tu articulo , es que me molestan tanto porque no le e puesto cgupete a mi bebe ( y eso que tengo 3 bbs , de 3 años, 2 años y 4 meses y ninguno uso chupete) , gracias a tu articulo tuve arguementos , la ultima vez. (Llegue a tu blog por ale , en cuatro en la cama.)
    me encanta tu blog , y gracias por ayudarme .
    un besote desde Chile!!

    ResponderEliminar
  12. pd : tu bebe no uso mamadera?? como?? me explico como le dabas agua o jugo , con 4 meses. me encantaria aplicarlo besotes!

    ResponderEliminar
  13. HOla, "desde mi cordillera de los Andes", gracias por visitarnos y un besote también para ti desde Tenerife!!! En Chile tengo grandes y maravillosos amigos.

    Mi bebé no aceptó nunca el biberón (o mamadera). Bajo la presión de madre, suegra y otros parientes alguna vez lo intenté, pero ella se encargó de rechazarlo.

    Hasta los 6 meses, la lactancia materna exclusiva hace innecesaria el agua, el jugo u otros alimentos. Si fuera necesario ofrecerle alguna gota de agua, puede ser con una cucharita o jeringa. A partir de los 6 meses, ya se le puede ofrecer en vasitos.

    Sin embargo, sí usó un poco de chupete (que dejó definitivamente ella misma a los 14 meses, cuando decidió que solo quería teta, jejeje), porque muchas de las cosas que sé ahora las he aprendido más tarde, cuando ya estaba la niña nacida.

    Besos y gracias a todas!!!

    ResponderEliminar
  14. Ilena , ya escribi mi post del chupete y enlace tu post al mio . Mil gracias !!!
    Greisi

    ResponderEliminar
  15. Ile me encantó la frase final "La succión del pecho materno siempre es absolutamente nutritiva, pues nutre de afecto, amor y seguridad. "

    Sam usó chupete, tras la insistencia de la familia, y porque hubo momentos en los que amamantaba y salía demasiada leche y yo tenía la impresión de que estaba lleno y quería mamar más, pero sin tragar... dejaba salir la leche por las comisuras y acabábamos los dos empapados. Es verdad que vamos aprendiendo sobre la marcha...

    Lo usó poco tiempo y sólo en momentos puntuales, nunca para reemplazar afecto, ni contacto, ni brazos; y luego lo dejó él solito...

    También escribí un artículo sobre nuestra experiencia con su uso, y algunas recomendaciones higiénicas en caso de recurrir a los chupetes.

    Un abrazo!

    Louma

    ResponderEliminar
  16. Pues a mi me va fatal, honestamente tener al peque enganchado al pecho de 11 de la noche a tres de la mañana sin dormirse y succionando me parece una verdadera locura...estoy agotada fisica y psiquicamente. Desde luego que os felicito a todas las madres que disfrutáis de esto, yo es posible que tire la toalla y acabe con el biberón por que esto me está pudiendo lamentablemente y no será por que lo estoy intentando...os lo juro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi me pasa lo mismo, muero , me frustro y me da pena

      Eliminar
  17. Me ha encantado el post, yo también soy madre lactante, mi pequeño Asier tiene 7 meses y desde los 4 y medio está en la guarde y aun seguimos lactando de noche a todas horas. Mi pediatra me dice que no le de noche pero esa es mi estrategia para mantener la lactancia. Me da igual succion nutritiva o no, mi niño suple por la noche mi ausencia del día, y reconectamos. Que viva el amor

    ResponderEliminar
  18. Un post precioso y realista a más no poder...un post para reflexionar...Muchas gracias. Con tu permiso lo comparto!
    maretameva.wordpress.com

    ResponderEliminar
  19. Hola, me encantó el post y me alegra leerlo. tengo un bebé de 13 meses y me he encontrado con que lejos de felicitarme por amamantarlo, la familia de mi esposo y muchas personas en la calle me asedian y fastidian para que lo destete. A veces siento que no voy a aguantar la presión, hasta me llaman por teléfono para preguntarme que cuando lo voy a destetar. Y es por esto de lo que hablan, que aparte de alimentarse usa la teta para calmarse.

    ResponderEliminar
  20. Hola, que bien me hace leer esto, soy mamá de un joven de 14 y una niña de 7, ninguno de los dos tomo mamadera ni usó chupete. Quiero contarles que el mayor nació con muchos problemas de salud y le toco pasar muchos meses en terapia desde recién nacido, que sus primeros alimentos fueron por intermedio de una bomba y que tuve que sacarme leche para que el recibiera mi leche, amamante a otros niños del hospital para seguir produciendo leche. Realice por muchos meses esta acción todos los días cada tres horas, para cuando mi hijo estuviera mejor pudiera tomar su teta. Los médicos de la terapia me decían que perdía el tiempo que el no agarraría la teta después de tanto tiempo. Pero no fue así, luego de seis meses mi hijo seguía en terapia y lo puse a la teta, sentí que eso lo aferraba mas a mi y a la vida. En pocos minutos se prendió a la teta como si fuera recién nacido, los médicos no lo podían creer, apenas tenia fuerzas para succionar! día a día fue tomando fuerzas y salio adelante.
    En el transcurso de su niñes tuvo otras intervenciones, estudios, etc. y era su teta la que le daba la tranquilidad de que nada malo pasaba cuando se los realizaban prendido al pecho. Como mama soporte miles de criticas porque con 3 o 4 años aun seguía succionando para dormir, hasta que un día llegó del jardín y me dijo sólito que ya era grande y no quería mas teta. Pese a sus problemas de salud, siempre fue un niño muy sano y con un desarrollo normal de crecimiento y madurez.

    ResponderEliminar
  21. Respuestas
    1. Que historia mas hermosa, eres una gran mujer y muy valiente! Luchar a contracorriente esquivando las miradas acusadoras es muy duro y si el peque estaba malito más! Gracias x compartirla! ÉonoÉ

      Eliminar
  22. Está genial este post! Totalmente de acuerdo la teta es lo mejor! Mi peque tiene 4 meses y también la usa para las siestas, por mucho cuidado q tenga al separarme sólo aguanta 15 minutos sin mi! usabais algún truquillo para poder hacer las tareas? El meitai no le gusta!��

    ResponderEliminar
  23. Que hermoso post!!!!yo tengo una nena de 15 meses y todavia le doy la teta, hay gente que me dice tendria que dejar de amamantar y otras que me dicen que me usa de chupete y asi empiezan las mañas, a mi no me importa con tal de enriquecer el vinculo con mi bebe y si que se nutre desde el amor y la proteccion!!!

    ResponderEliminar
  24. Bonito.post !!
    Mi.bebe tiene casi 8 meses y usa mi pecho para dormirse, cuando se despierta , busca pecho para volverse a dormir...cuando lo.duerme su padre , le.chupa.la.camiseta buscado pecho.... el.chupete no leva, y biberón menoos, así que seguiremos.así hasta que la.cosa cambie, tampoco.es.tan.duro, con el.tiempo esto será una anecdota y mi bebe habrá estado feliz y tranquilo.cuando lo.ha necesitado

    ResponderEliminar
  25. Los mitos de crianza están unidos a necesidades fisiológicas del niño, la frase real debería ser "no uses el chupete de teta". El pecho no sólo cubre una función de succión nutritiva, es contacto y apego, es mucho más.

    http://mimamayanoespediatra.blogspot.com.es/2015/05/no-uses-el-chupete-de-teta.html

    ResponderEliminar