26 de enero de 2010

El "machismo" de Amparo Rubiales

Por Ileana Medina Hernández


A través del blog de Crianza y Confianza, me encuentro con este artículo publicado en el periódico El País, y firmado por Amparo Rubiales, abogada, profesora, ex-política y consejera de Estado.

En su artículo, la autora habla de los peligros de lo que ella llama "neomachismo", que no es más que las miles de formas en que el machismo sigue existiendo más o menos solapadamente en el mundo, pero lo verdaderamente asombroso e indignante es que, entre los ejemplos de ese neomachismo, cita a la defensa de la lactancia materna:
"Son manifestaciones de ese miedo a la igualdad que los neomachistas tratan de extender de diversas maneras: sacralizan, por ejemplo, la lactancia materna, culpabilizando a las madres que no pueden practicarla; hacen responsables a las mujeres de los problemas de los menores, con la teoría del "nido vacío"; y del aborto ni hablemos, parece que es un capricho de algunas."
Calificar a quienes intentamos que en un medio adverso la lactancia materna sobreviva, como "neomachistas", me parece no sólo un insulto, sino también una postura muy peligrosa.

Soy consciente de que el debate más candente con el que nos enfrentamos las defensoras de la lactancia materna, es precisamente con cierto sector del feminismo de la igualdad clásico, que desgraciadamente, es el que apenas acaba de llegar a las instituciones políticas.

En varios post anteriores (que pueden revisarse buscando la etiqueta 'feminismo' en la columna izquierda del blog) he intentado desfacer este entuerto y explicar por qué el fomento de la lactancia materna   precisamente beneficia la causa de las mujeres. 

Creer que la IGUALDAD consiste en que las mujeres dejemos de amamantar (ya que los hombres no pueden hacerlo, aplicamos la igualdad por el rasero masculino) para no tener obstáculos que nos impidan avanzar en el mundo laboral, me parece un disparate desde todos los puntos de vista. (También la igualdad pudiera consistir en que dejáramos de embarazarnos y parir, pero eso todo el mundo ve que es imprescindible para que nazcan nuevas criaturas, mientras que la lactancia PARECE que es prescindible.)

Es un disparate, en primer lugar, por las crías humanas. La lactancia materna es lo mejor para los niños tanto desde el punto de vista fisiológico como desde el punto de vista psicológico, y los derechos de las mujeres no pueden ir en contra de los derechos de nuestras propias crías.

En segundo lugar, porque es absurdo que en nombre de la igualdad,  las mujeres dejemos de hacer aquello que, hasta hoy día, solo nosotras podemos hacer: gestar, parir y amamantar, que además son tres cosas indispensables para la conservación de la especie, las más importantes de la vida humana. La sociedad en su conjunto debería priorizar primero el cuidado de los embarazos conscientes, partos libres y amamantamiento con placer, y luego todo lo demás. No por una cuestión machista o feminista, sino por pura supervivencia y bienestar de la especie. Primero hay que nacer, y nacer bien, para que luego podamos ser y hacer todo lo demás. .

En tercer lugar, porque si el amamantamiento constituye un obstáculo para que las mujeres podamos trabajar, ocupar puestos públicos, y ascender en nuestras carreras, lo que hay que cambiar es el modelo laboral, y no el hecho de que las mujeres podamos y debamos amamantar a nuestras crías.

Es curioso, porque el feminismo tradicional, el de esa absoluta igualdad, ha luchado mucho porque se reconozca la baja maternal como derecho para la parturienta, pero no ha hecho nada -aún- por que el mundo laboral proteja la lactancia materna y los derechos de los recién nacidos. Ya hemos pensado en los derechos de las mujeres, falta pensar en los derechos de los niños a recibir la mejor alimentación y el mejor cuidado. Pero eso, es como pedirle demasiado al mundo laboral, así que me temo que la postura de Amparo Rubiales es más machista que la mía, está más cerca del mundo masculino tal cual ha estado ordenado hasta ahora. Yo le pido más cambios al mundo laboral, al mundo hecho a imagen y semejanza de los hombres productores: le pido que me permita amamantar y tener baja maternal prolongada y remunerada sin discriminarme por ello en mi puesto de trabajo ni en mi carrera profesional. ¿NO SERÍA ESO UN FEMINISMO MÁS AVANZADO?

Me temo que al mundo machista y "neomachista" le conviene más la postura de Amparo Rubiales, que la mía. Amparo Rubiales quiere que las mujeres podamos incorporarnos al mundo público tal como está, tal como lo diseñaron los hombres a su imagen y semejanza. Para ella ése es el único mundo que existe, y quiere ser protagonista en él, siguiendo sus mismas reglas. Mi postura defiende que la entrada de la mujer al mundo público tiene que servir para cambiarlo. La mía es más revolucionaria, cuestiona más profundamente la esencia del sistema productivo-patriarcal-explotador basado en la fuerza, en la producción ilimitada de bienes de consumo y en la explotación abusiva de los recursos naturales y de la mano de obra asalariada (masculina y femenina).

En cuarto lugar,  no tiene ningún sentido concebir la igualdad como que todos los seres humanos somos idénticos (si todos fuéramos realmente iguales no tendría ningún sentido luchar por la igualdad). Luchar por la igualdad significa luchar por que TODOS SEAMOS IGUALMENTE VALIOSOS, A PARTIR DE NUESTRAS DIFERENCIAS, respetándolas y no barriéndolas del mapa.

Si las mujeres y los hombres aún conservamos alguna diferencia biológica (que la ciencia puede terminar eliminando), como adultos somos libres para ser homosexuales, bisexuales o heterosexuales, para cambiar de sexo, para abortar (estoy a favor de la legalidad del aborto temprano, siempre y cuando también dediquemos muchos recursos materiales y espirituales a evitar los embarazos no deseados), somos libres para decidir tener hijos o no... Pero desde que decidimos conscientemente traer al mundo una criatura, debemos hacer todo lo posible para que el embarazo, el parto y el amamantamiento transcurran de la mejor manera para ese nuevo ser; para que los estímulos, el contacto, el afecto y el bienestar que el bebé reciba desde que está en el vientre de la madre sean los mejores posibles.

Que las políticas públicas apoyen UN SOLO TIPO DE MADRE, la que desea incorporarse al mundo laboral desde que el bebé tiene 16 semanas o menos, y no apoyen a aquellas madres -o padres- que prefieran quedarse en casa durante un par de años;  es una discriminación, no una lucha por la igualdad. Que nos intenten vender que las guarderías o "escuelas infantiles" son buenas para los niños, es un engaño y una conformidad con el mundo laboral explotador existente.

En quinto lugar, ese feminismo del que habla Amparo Rubiales solo mide la igualdad y la libertad por la incorporación al mundo público, pero abandona la necesidad imperiosa de que tanto mujeres como hombres dediquemos más TIEMPO a la vida familiar, a la atención y cuidado de los niños, a las labores que no son lucrativas pero son la base de la sociedad; que dediquemos más afecto y presencia a la educación de nuestros hijos, en lugar de pedir que sea el Estado quien se responsabilice de la educación de las nuevas generaciones y les abandonemos desde lactantes en un mundo masificado sin individualización, afecto, intimidad ni apoyo emocional.

En sexto lugar, quienes defendemos la lactancia materna no "culpabilizamos" a las mujeres que no pueden amamantar, pues ellas son las primeras víctimas del sistema, que les ha arrancado una de sus capacidades fundamentales, que arrasa con todas aquellas capacidades humanas que necesiten altruismo, tiempo, paciencia, silencio y humildad; y nos ha hecho perder la confianza en nosotras mismas y en nuestros cuerpos.

Creo que el fomento de la lactancia materna, NO CONTRADICE AL FEMINISMO ni se opone a él. No es machista ni neomachista. Estamos del mismo lado en la lucha contra las formas patriarcales de dominación. Decía un viejo profesor y amigo: "sé avanzado y parecerás carca".

La lucha por la maternidad consciente y la crianza con apego es, si se quiere, una forma de feminismo más avanzado, que busca compatibilizar realmente los derechos de las mujeres no sólo al trabajo y la vida pública sino también con el derecho a gestar sin estrés, a parir con libertad y a amamantar con placer (cosa que no podía hacer la antigua mujer dominada aunque se quedara en casa); y a la vez pensar en el derecho de los niños pequeños a recibir el mejor alimento y el mejor cuidado en sus primeros años de vida; y en el derecho de todos los seres humanos a no convertirnos en robots productivos 15 horas al día, sino a disfrutar y compartir la vida doméstica, las responsabilidades familiares y el tiempo de crecimiento de nuestros hijos.


14 comentarios:

  1. Ileana se puede decir más alto pero no más claro. Que no utilicen conceptos como lactancia y crianza con apego para utilizarlo como arma arrojadiza en contra de lo que significa realmente la mujer y ser madre.

    Gracias por mencionar mi artículo y gracias por esa valentía que demuestras al ser tan clara.

    Un abrazo compañera.

    Miriam.

    ResponderEliminar
  2. Iliana tus palabras son el sentir de muchas madres, tienes mi apoyo y mi firma por si quieres que esto se escuche más arriba...
    Aytana

    ResponderEliminar
  3. He leído alguna vez sobre como el feminismo se convierte en "hembrismo", esto es un claro ejemplo de ello. Mujer que se siente en posición de poder en un mundo de hombres y compite para que su espacio se respete desde una perspectiva de hombres.

    Su discurso desconectado de la esencia femenina tiene mucho éxito en nuestra sociedad pero me entristece profundamente como desprecia el instinto.


    "Ojos que no ven corazón que no siente", muchas horas ha debido estar lejos de sus hijos trabajando duro para y por los demás, como consecuencia la "desconexión", un precio muy alto.

    ResponderEliminar
  4. claro que sí!!! (aplausos míos tb)

    ResponderEliminar
  5. Cuaaaaannnnnto caminito nos queda si nos siguen gobernando mujeres como esta.
    El cambio ya esta gestado. Gracias Ileana por ser tan clara y gritarlo tan alto.

    ResponderEliminar
  6. Tal vez lo que esté enmascarando la sra Rubiales en su ácido comentario es su propio fracaso emocional y personal.
    En fin, menos mal que en el mundo existen muchas mujeres que le dan el pecho a su bebé porque es lo mejor para ellos y para ellas y menos mal que para hacerlo no necesitan saber nada de etiquetas.

    ResponderEliminar
  7. Me alegro de que lo tengáis tan claro, yo no lo acabo de ver.

    Nunca me sentí profesionalmente discriminada por ser mujer, sí por ser madre, pero no veo cómo podría ser de otra forma. Muy pronto descubrí que lo del "tiempo de calidad" es una pamema, media hora es poco tiempo para un niño y para un presupuesto. La meternidad no me ha hecho perder ni un ápice de mi capacidad intelectual, pero sí tiempo de dedicación. Y no es lógico pretender que todo el mundo esté en casa a las cinco por decreto. ¿o sí?

    Espontanea

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, Espontanea, ya -casi- nadie discrimina por ser mujer, pero sí por ser madre.

    El cambio que tiene que haber es tan profundo, que creo que ni tú ni yo lo veremos en esta vida, pero estoy segura de que así será.

    Para tener una idea, hay que ver el modelo de los países nórdicos y de Alemania, Inglaterra... donde las medias jornadas son cada vez más frecuentes, donde las bajas maternales y paternales son más extensas...

    Es un cambio que creo que se producirá solo, no por decreto ni por revolución... pero la tendencia tiene que ser a trabajar cada vez menos, y de maneras más flexibles...

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. En tu perfil leo que eres acuario... ¡por favor dime que eso no es ser avanzada y parecer karka. xD

    (mi escepticismo, que no pasa una magufada, jajaja)

    El no aceptar como una necesidad el amamantar durante largos periodos es simplemente dejar elegir a la mujer lo mejor y más justo para ella y su familia, nadie dice que eso sea precisamente seguir un rol masculino negativo, para mi es más no caer en la trampa del neomachismo misticista (sectarismo magufo religioso patriarcal) que atrapa a la mujer haciéndola creer que es una superwoman por el especialísimo privilegio de poder amamantar... y mira, no lo había pensado hasta ahora, pero los hijos de parejas gays estoy segura de que no tienen por qué tener ninguna tara...

    ¿No estarán estas campañas en pro de la larga lactancia intentando dejar a esas familias por los suelos, no? xd

    Bien, espero que no, pues no y que no hay necesidad de estas campañas, que la mujer no rechaza dar de mamar... que perra os ha entrado conesto, carallo!!! XD

    En las que conozco un poco y he profundizado, de estas campañas... ¿a que no sabéis que encontré detrás de todo este discurso?... a meapilas, sí, lo que oís!!! La secta católica y sus defensores de la familia patriarcal estaban detrás de todas las que inestigé (que falsos pueden llegar a ser estos neomachistas meapilas, jeje).

    Y por supuesto no me meto en las creencias personales, solo combato todo lo que tufa a machismo y la católica tan mala como la musulmana y no es más porque no se lo consentimos (ay, si pudieran quemarnos a algunas, anda que lo iban a dudar, ajajaja).

    Si es que soy una karka, sigo diciendo que el machismo tiene bien sentados sus cimientos, que los hipócritas y cínicos clericales siguen poniéndose la piel de cordero para esconder el lobo que llevan dentro... bueno y los años que tengo también tendrán algo que ver, jaja, como haber amamantado a tres hijos sin necesidad de renunciar a nada de lo que tú aquí crees que implica no estar apoyando estas campañas innecesarias.

    Por que no entiendo que a una mujer haya que decirle las bondades de la lactancia, ¿a quién le parece que las mujeres que tienen hijos han perdido hoy día ese instinto de protegerles... solo conozco a uno que se pasa todo el día diciendo cosas de ese tipo y es el machista más perverso que conozco... pues claro, el papa de roma!!! El que protege a los curas que luego podrán violar a nuestros hijos... le encantan estas campañas de la lactancia, jeje.

    Espero que entiendas como manipulan los distinto tipos de machistas que nos acechan... avanza, te felicito, me parece magnífico, pero sin hacer tropezar a otras. ;)

    Gracias por dejarme expresar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, anónima!!!

    Gracias por tu aportación, aunque no puedo estar menos de acuerdo con todo lo que dices!!!

    No tengo nada que ver con la iglesia católica, por no tener que ver no estoy ni siquiera bautizada, así que si para tu investigación viene bien, aquí tienes a una defensora de la lactancia que no tiene nada que ver con la Iglesia.

    Si la iglesia y yo coincidimos en esto, pues mira, qué le voy a hacer. En algo tendrá razón la susodicha, por una vez.

    Y por otro lado, pues sí, hay muchas mujeres a las que hay que recordarle las bondades de la lactancia, porque la mayoría de las madres hoy en día no fuimos amamantadas nosotras mismas, no vimos a nadie amamantar, estamos bombardeadas por todas partes por anuncios de leche y biberones, y por una supuesta "igualdad" que atenta contra las cosas que solo las mujeres podemos hacer: embarazarnos, parir y amamantar.

    Y con respecto a la crianza de un niño -previamente huérfano- por una pareja de homosexuales no tengo nada en contra. Te invito a leer otros artículos de este blog donde lo digo... Así como también pongo a parir en otros artículos a la iglesia católica (léete los que están bajo la etiqueta Lección de Teología para Niños).

    Un niño adoptado, o un niño no amamantado -yo misma, no tiene por qué ser un tarado, claro que no.

    Pero la crianza natural, LA LACTANCIA, EL COLECHO Y EL PORTEO, ofrecen, para decirlo con una magufada, UNA CRIANZA PLUS. Un añadido benefactor y protector. Que no los hace mejores a otros niños no amamantados: simplemente los hace mejores a lo que ellos mismos serían si no lo hubieran sido.

    Gracias y saludos!!!

    ResponderEliminar
  11. Me gustaría ver esa investigación. En la que yo he hecho y que tengo guardada bajo llave porque es muy muy importante y secreta no sale nada de eso, sino todo lo contrario.

    Ya ves...¡los países comunistas apoyan la lactancia materna! Sí serán católicos los muy tal..

    En fin. Si anónima no considera un privilegio haber parido y amamantado a sus hijos, peor para ella. A mí me ha sentado taaaaan bien que a veces tengo que morderme la lengua para no resultar demasiado hembrista. Pero sí, será que soy machista y católica, hasta la médula, y yo sin enterarme.

    ResponderEliminar
  12. Copio un extracto para mi muro del face. Me gusta mucho cómo lo expresas. Gracias!

    ResponderEliminar