5 de septiembre de 2010

Feminismo, maternidad y política: ¡cambiemos el mundo!

Edurne Uriarte,  "contra las mamíferas"



Por Ileana Medina Hernández



"El sueño de la razón engendra monstruos"
F. de Goya y Lucientes


El libro de la Badinter aún no ha sido editado en España (todo se andará) pero ya colea, y yo me alegro infinito de que por fin estos temas empiecen a aparecer en la prensa generalista.

La politóloga vasca Edurne Uriarte ha publicado esta semana un artículo en la Revista Mujer Hoy, titulado "Las Mamíferas", en el que básicamente se hace eco de las ideas de Elizabeth Badinter, en lo que podríamos llamar la flor y nata del feminismo burgués. No tiene nada de malo ser feminista y burguesa, pero que no nos lo vendan como progresía ;-)

Busco por la red otras declaraciones de Uriarte sobre feminismo y me encuentro con que ha escrito un libro que se llama Contra el feminismo (que no he leído, claro está) y esta entrevista, donde no sé vosotros, pero yo entre líneas creo vislumbrar que ella está más allá del feminismo porque más que compatibilizar la maternidad con el trabajo, quiere que las mujeres directamente nos ocupemos sólo del trabajo :-)

En el fondo no comprendo por qué estas mujeres parten del supuesto de que practicar la lactancia materna atenta contra la participación social y política de las mujeres. No entiendo por qué se sienten atacadas. Yo creo que es todo lo contrario. Que sí es perfectamente compatible la cada vez mayor presencia de las mujeres en el mundo público y político, con la práctica de la lactancia materna y con una crianza cada vez más amorosa para nuestros hijos.

¿Cómo? Transformando el panorama laboral. Eso sería lo verdaderamente feminista y revolucionario.

Vayamos por partes.

En mi artículo anterior Nos necesitamos las unas a las otras, y en casi todos los que he publicado en este blog, se deja bien claro que no estamos  en contra de la incorporación al trabajo y, menos aún, de la realización profesional de las mujeres, y de que ocupemos puestos directivos en todos los niveles. Faltaría más (yo misma he sido y soy madre trabajadora).

Tampoco pretendemos -como se ha dicho- imponer a ninguna mujer el parto natural ni la lactancia extensa, simplemente queremos poder ejercerlos quienes sí creemos en ella. Para ello, para ampliar los derechos a todos los tipos de maternajes que existen, es necesario cambiar algunas cosas, que no restringen los derechos de nadie, sino que los amplían.

Lo que sucede es que la incorporación de la mujer al mundo laboral, público y político tiene que servir para cambiarlo.

Dice Edurne Uriarte en la entrevista citada anteriormente:
"Eso significa cambiar la organización de nuestras vidas, porque las carreras no van a cambiar para adaptarse a las mujeres que quieren las dos cosas."
Pues pienso que sí: que las carreras sí tienen que cambiar para que las mujeres podamos tener las dos cosas (maternidad y trabajo), como también tienen que cambiar para que los hombres puedan tener las dos cosas (paternidad y trabajo).

El mundo laboral tiene que cambiar. Tiene que cambiar para que todos, mujeres y hombres, trabajemos un poco; y todos, mujeres y hombres, nos dediquemos también a criar a nuestros hijos.

Lo que no puede pasar es que todos estemos 12 horas diarias trabajando, mientras la crianza, el hogar, los cuidados a niños, enfermos y ancianos, los trasladamos precariamente a las mujeres más pobres, a las inmigrantes, a las empresas privadas y al Estado (a través de oficios y profesiones cada vez peor pagados). Inmigrantes que trabajan sin contratos; guarderías privadas que pagan 600 euros mensuales a sus educadoras; y educadoras de guarderías públicas que, junto con los demás funcionarios, han visto incluso su sueldo aún más reducido recientemente.

El amor y el cuidado deben ser reivindicados y favorecidos como algo digno de ser realizado y disfrutado por todos los seres humanos, y no como algo precario que hacen aquellos que no pueden acceder a otra cosa. El amor y el cuidado no cotizan en bolsa y están fuera de la lógica mercantil: ¡hay que defenderlos con política y con dignidad personal!

Me temo que la postura de Badinter y la de Uriarte arrastran parte del rol tradicional de las mujeres de clases altas: figurar en sociedad, mientras otros se ocupan de sus hijos. La crianza en el mismo saco que las labores domésticas. Los hijos al cuidado de otros.

Las mujeres de clases altas nunca amamantaron ni criaron a sus hijos a lo largo de la historia patriarcal (así que no ven por qué tendrían que hacerlo ahora). Tampoco podían antes acceder a las profesiones liberales ni a los cargos políticos. Su rol consistía en ser la señora de Mr. X, parir herederos y decorar los salones con su presencia.
Badinter, Uriarte y el feminismo clásico (de la línea de Simone de Beauvoir) defienden la incorporación de la mujer a las profesiones liberales, a los cargos públicos y económicos, al poder político... pero ni siquiera intuyen la potencialidad del otro lado que también nos fue arrebatado a las mujeres: el embarazo consciente, el parto libre, la lactancia placentera, la maternidad plena; y la capacidad de cuidado, que debería correspondernos a todos.

Lejos de haberse liberado del patriarcado como afirma Uriarte, las feministas clásicas representan el culmen del patriarcado: la mujer totalmente conversa al mundo masculino, al mundo de la competitividad, de la lógica mercantil, del consumo, de la vida exterior, del poder entendido tal como lo han entendido los hombres: jerarquía, privilegios, altos cargos, oligarquía.

Tengo la impresión de que estas mujeres sólo hablan en nombre de aquellas profesionales cualificadas y con éxito que ganan varios miles de euros al mes, y que, como ellas, han accedido a los centros de poder dejando a sus hijos en manos de empleadas (como han hecho históricamente las mujeres de clases altas a las que ellas pertenecen).

Y mucho me temo que sus maridos tampoco se ocupan de las labores domésticas, que quedan en manos de empleados y sirvientes ("de segunda categoría"). Con lo que en esas familias precisamente lo único que se comparte al 50% si acaso es el dinero, porque el trabajo doméstico lo hacen otros. Así lo refleja también la psiquiatra Inmaculada Gilaberte en su libro Equilibristas: entre la maternidad y la profesión, donde cuenta la solución que ella encontró: una amorosa inmigrante que se ocupa de sus hijos.

Tengo la impresión de que estas mujeres sólo defienden el derecho a incorporarnos al modo de vida de los ricos, mientras los pobres se ocupan de aquellas tareas que nosotros no queremos hacer, incluido con ello cuidar a nuestros hijos.

O sea, ese feminismo disfraza el problema de dominación de clases, reduciéndolo a un problema de dominación de los hombres sobre mujeres.
¿Y qué hay de todo el ejército de limpiadoras, cajeras de supermercado, dependientas, cuidadoras de ancianos y niños, oficinistas, auxiliares, obreras...e incluso muchas graduadas universitarias, que trabajan por menos de mil euros al mes, sin realización profesional, y sin poder pagarse una nanny que a la vez cuide de sus hijos? ¿Para estas mujeres la incorporación al trabajo asalariado ha supuesto realmente una liberación, o una doble carga?

Por otro lado, y dejando la discusión sobre las mujeres, están los niños.

Niños que fuimos, somos y seremos todos. Están el amor y las emociones. Algo que no se desarrolla en el mercado laboral, ni en los colegios de élite, ni tampoco con las cuidadoras inmigrantes, que a su vez se ven obligadas a dejar a sus hijos en sus países de origen, perpetuando la cadena del abandono, los hijos de cada una en manos de otras.

Los bebés y niños necesitan ser amados por sus padres. Para eso, para sentirse amados, necesitan pasar tiempo con nosotros. Necesitan leche materna (que sólo las mujeres podemos dar), cuerpo materno y paterno, hogar, comida saludable, comunicación, dedicación personal por parte de sus progenitores. Si para ello hace falta "cambiar las carreras": ¡cambiémoslas! Para eso probablemente teníamos que llegar las mujeres al poder.

Si la maternidad perjudica el desempeño laboral: ¡cambiemos las formas de desempeño laboral! Si el desempeño laboral perjudica a la maternidad: ¡cambiemos las formas de desempeño laboral!

¿Por qué suponemos que podemos cambiar la organización de nuestras vidas, por qué suponemos que podemos sacrificar a nuestros hijos, por qué suponemos que no hace falta ser "buenas madres" ni "buenos padres" y no suponemos que es posible cambiar el mundo laboral y productivo, el mundo social y político, a favor de nuestros hijos y del futuro?

La jornada laboral de 8 horas es una reivindicación del siglo XIX. Parece increíble que 200 años después, con la mujer incorporada al trabajo (o sea, el doble de mano de obra disponible), y con todos los adelantos de la robótica, inteligencia artificial e internet, no sea posible reducir las jornadas laborales. Producir más en menos tiempo.

Parece increíble que cada familia necesite hoy que los dos miembros de la pareja trabajemos entre 8 y 12 horas diarias, dejando a nuestros hijos sin atención familiar, para poder comprar lo que creemos que necesitamos para ser felices.

¿Lo lógico no sería que, tras la incorporación de la mujer al trabajo y tras el aumento exponencial de la productividad que trae la era digital, todos tuviéramos que trabajar menos horas?

¿Trabajar menos horas para estar con nuestros hijos, trabajar menos horas para repartir el empleo, trabajar menos horas para que los ricos no se enriquezcan tanto, trabajar menos horas para consumir menos, trabajar menos horas para repartir mejor las riquezas, trabajar menos horas para disminuir la explotación intensiva de la mano de obra y de los recursos naturales?

Transformar el mercado laboral: reducción de la jornada, eliminación inmediata de esa horrorosa jornada partida española, teletrabajo, trabajo por objetivos, cambios en la organización del trabajo, aumento de la productividad, trabajo sin horarios rígidos, racionalización de los horarios de trabajo, trabajos a los que se pueda ir con nuestros hijos, trabajos en casa, trabajos más motivantes, mejor gestión de los recursos humanos,  más prestigio para los trabajos de cuidado del otro (cuidadores, educadores, enfermeros, auxiliares... que deberían ganar más que un ejecutivo de Banca, más que un notario y hasta más que un Ministro, dado que realizan las labores de mayor importancia social), bajas maternales más largas como en los países nórdicos urgentemente, verdaderos permisos de lactancia, más recursos estatales para guarderías públicas de calidad y al mismo tiempo para las madres y padres que quieran permanecer con sus hijos ahorrándole ese gasto al Estado, hacer compatible el mundo laboral con la crianza de los niños pequeños: ¡de eso es de lo que deberían ocuparse las mujeres políticas e influyentes en el mundo de hoy!

Nuestros hijos merecen que dejemos de pelearnos entre hombres y mujeres, entre feministas y no feministas, entre biberones y "talibanas de la teta", y lleguemos a acuerdos que tengan en cuenta sus necesidades afectivas y emocionales. Nuestros hijos merecen que no les abandonemos, merecen que como sociedad pensemos en el futuro.

Señora Uriarte: los siglos de búsqueda de sustitución de la naturaleza por la cultura, la ciencia y la razón, se han cobrado precios muy altos. Hoy toca, no renunciar a la cultura, la ciencia y la razón, sino hacerlas compatibles con la naturaleza y las emociones, en un escalón humano superior. 

72 comentarios:

  1. Superado el patriarcado? Pues será ella porque lo que es una está en ello...

    ResponderEliminar
  2. Mil gracias Ileana por este excelente artículo!

    ResponderEliminar
  3. Descomunal artículo!!. Cuesta entender que sucedan estas cosas en España!.. Quienes creen que adelantan mucho acudiendo a una Chacha Paraguaya que se ocupe de sus hijos, o a una cuidadora polaca que se ocupe de sus viejos.. no han entendido el coste economico, y espiritual que ello conlleva!.

    ResponderEliminar
  4. Ay Ileana eres genial........ menudo artículo. Mándalo a un diario internacional, a una revista.... a donde sea..... que esto se queda corto. Que tiene que ser leído por todos los que leen a Badinter y Uriarte. Que hay quien ni se imagina que hay otros caminos y nunca se lo van a imaginar porque nunca leen nada que no esté publicado en esas revistas y periódicos.....

    ResponderEliminar
  5. Reduccion de la jornada laboral, oposición a la sociedad de consumo, cuestionamiento de la fé en la teconologia, integracion de nuestras vidas en el medio ambiente y respeto hacia la naturaleza.... ¡parece mentira la profundidad del programa revolucionario que se esconde detrás de una simple teta! Claro que no sorprende, si nos damos cuenta de que ahi detrás es, exactamente, donde tenemos el corazón.

    Felicidades, Ileana, y muchas gracias por izar, cada dia más alto, esa bandera.

    ResponderEliminar
  6. "PD: Veremos, más temprano que tarde, a una diputada danto teta en el Congreso, o a una Ministra que confiese haber amamantado 6 años. Lo veremos, claro que sí."

    Ojalá Ileana, ojalá..... Bravo por el artículo

    ResponderEliminar
  7. Me encanta este artículo Ileana... refleja cómo me gustaría que fueran las cosas. El femenismo no es, ni debería ser, la negación de la naturaleza femenina, sino una revindicación de la misma. De todas formas, al hablar de feminismo, se habla siempre de primera generación, segunda generación, etc. Como se puede ver, EVOLUCIONAMOS y seguimos luchando por que se nos reconozca nuestro lugar.

    Para mí feminismo no es solo poder quedarme en casa amamantando, significa que también si quiero y las condiciones son propicias, puedo llevarme a mi hijo al trabajo y hacerlo allí. Significa que, salvo en el tema de la lactancia, los hombres crían a los bebés con la misma responsabilidad y compartiendo su tiempo, y que las mujeres podemos al fín vislumbrar una luz en el hueco profundo al que la maternidad nos relega dentro del mundo laboral.

    ResponderEliminar
  8. Eres grande. Pero mucho. Lo he leído tarde, pero mañana lo comparto.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Buenísmo Ileana! Muchas gracias por estas reflexiones tan bien estructuradas y argumentadas. Supongo que se le podrá contestar a esta señora a través de una Carta al director, ¿no? ¿Te animas Ileana? ;-) Te estaríamos muy agradecidas

    ResponderEliminar
  10. Qué grande...!!
    Esto hay que decirlo alto, fuerte, sin complejos.
    Aun tengo los pelos de punta.
    Gracias por este fantástico artículo. Espero que corra como la pólvora.
    Lo comparto!

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, chicas.

    Ya el artículo de Edurne está publicado en la página web: http://www.hoymujer.com/comunidad/opinion/mamiferas,124574,09,2010.html

    He dejado allí como comentario el enlace a este artículo.

    Intenté también mandarlo al Contacto que aparece en la página, al email redaccion@hoymujer.com, pero por dos veces me vino devuelto.

    Difundidlo lo más que podáis, sois libres de mandarlo a donde queráis.

    Un abrazo fuerte a todas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo!! Por donde empezamos??

      Eliminar
  12. Espectacular artículo, somos mujeres, madres, por supuesto queremos lo mejor para nuestros hijos y eso nos une en un mismo sentimiento. Criar a nuestros niños es nuestra mayor responsabilidad, si para defender el entorno familiar, donde puedan crecer felices y seguros, hay que cambiar el mundo, hagámoslo, por ellos, por nosotros y las futuras familias, en nuestra lucha está el hacerlo posible.
    Un beso, Aytana

    ResponderEliminar
  13. ...alguien que pensara como tú tendría que estar en el gobierno!!!

    ResponderEliminar
  14. Excelente artículo. Embarazada de mi hijo Pablo, que ya tiene 4 meses, te descubrí buscando lecturas que pusieran en relación el feminismo y la maternidad, porque pensaba que debía haber otra lectura, otra mirada feminista y femenina sobre la crianza, la maternidad y la organización social en general.... En fin, que me encanta leerte y sentirme acompañada por la inmensa red de mujeres (y hombres) que se está tejiendo entorno a estos temas de crianza con apego, conciliación, maternidad etc.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. GRACIAS Ileana, no encuentro palabras para tanta indignación y tu has sabido ponérselas.
    Que pena y que vergüenza.

    Que se utiliza la culpa para mantenernos en casa... Podemos sentir mil cosas menos culpa, cierto es que muchos de los sentimientos a los que nos enfrentamos no son agradables, pero ello se debe al daño que llevamos en nuestro interior, a nuestras niñas interiores que lloran reclamando entre otras cosas teta.

    Nosotras conocemos el infierno pero vivimos en el cielo, en el paraíso del amor y la entrega incondicional a aquello que nos hace mejor de lo que nunca imaginamos.
    Que nos hace sentir MADRES, sentirlo dentro.

    Que nos dejen tranquilas, bastante tenemos con sostener y sostenernos en medio de tanta desconexión.

    Un abrazo a todas.

    PD. Completamente de acuerdo con lo de las clases altas.

    ResponderEliminar
  16. No podría estar más de acuerdo con este artículo. Yo creo que el problema es que las mamás que no dan el pecho se sienten muy culpables y la mejor manera que encuentran es atacar a las que sí hemos decidido dar el pecho le pese a quien le pese. Y para no sentirse mal con ellas mismas, nos atacan.

    ResponderEliminar
  17. Genial. Todo lo que propones supondría realmente un gran cambio en la sociedad. Pero sobretodo, lo que no entiendo yo desde hace muchos años, antes incluso de ser madre, es lo de las jornadas partidas. Porque lo de ver a una diputada dando teta en el congreso es como un sueño dorado que puede tardar años, pero lo de las jornadas partidas es que es tan obvio que no funciona que no entiendo como sigue existiendo. Hablas de trabajos de 8 y 12 horas, pero lo peor es que en la mayoría de los casos trabajas 12 horas (y yo llamo trabajo a todo el tiempo que dedicas al trabajo, y esto incluye los trayectos, las horas de comida y las horas muertas de después de comer), pero sólo cobramos 8 y mal. ¿A quién beneficia eso? ¿A los trabajadores, quemados y descontentos? ¿A los empresarios, cuando se he demostrado que la productividad de las tardes es prácticamente nula? Por favor, si es que es tan de cajón que roza lo insultante. Lo que yo creo es que al sistema le interesa este modelo de vida: trabaja, consume y duerme. Lo importante es no darnos tiempo para pensar :'(

    ResponderEliminar
  18. Brillante, Ileana! Qué gran forma de expresarlo. Te aplaudo.

    ResponderEliminar
  19. Sí, Nebetawy, ahora mismo estaba pensando que lo de la jornada partida merece un post específico. Clama al cielo.

    Gracias a todas y a todos, que cada uno desde su sitio siga aportando el granito de arena!!!

    ResponderEliminar
  20. Ileana FOR PRESIDENT!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Yo sólo digo una cosa: ¡A LAS BARRICADAS!
    En serio, estoy dispuesta a pasar un poquito menos de tiempo con mi hijo para invertirlo en intentar cambiar las cosas y poder estar más tiempo con sus futuros hermanos.
    Os he leído algo de un partido político... Contad conmigo para lo que sea. El sábado tuve una conversación bastante acalorada con una amiga mía sobre el "feminismo" y he empezado la semana con más ganas que nunca de cambiar el mundo :)

    Por cierto, ¿se pueden firmar los mensajes con el perfil de facebook? Lo digo porque, evidentemente, asokita no es mi nombre real.

    ResponderEliminar
  22. Acabo de ampliar la foto y leer el artículo y me he encendido cual antorcha. ¿Quién es esa (poneraquíelinsultoquesedesee) que lo firma?
    ¿Qué la mujer se ha librado del patriarcado? Lo que hay que oír... La mujer libre del patriarcado es aquella que se ha sumado a él. ver si no a nuestra flamante ministra de defensa, que se le debería caer la cara de vergüenza de pasearse delante de las tropas con esa cara de "mira que machote soy y lo capaz que soy de hacerlo igual que un hombre, que sólo me falta el bigote". Bueno, el bigote le falta porque el patriarcado nos obliga a depilarlo.

    En fin, que que a esa tiparraca le den la oportunidad de publicar sus opiniones mientras nosotros tenemos que defendernos como gatos panza arriba, me parece vergonzoso.

    ResponderEliminar
  23. Magistral Ileana, simplemente genial. Estoy de acuerdo con María... mándalo a varios diarios, debería dársele la mayor difusión posible, entre todas lo lograremos :)

    Un abrazo inmenso!

    Louma

    ResponderEliminar
  24. Simplemente felicidades por tus reflexiones que me invitan a nuevas reflexiones y a cambiar... Gracias por compartirlas, me ha gustado mucho. Cuidaos.

    ResponderEliminar
  25. Como siempre, excelente artículo Ileana.

    La leche materna es muy importante, por ella misma y por todo lo que la acompaña: el contacto físico con la madre, el desarrollo neuronal y psicosocial del bebé. Es eso lo que está en juego, la salud mental de las futuras generaciones. Mucho puede solucionarse con una crianza responsable.
    Una sociedad bien criada disfrutará de mayor equilibrio emocional y madurez afectiva. Una característica de las sociedades patriarcales es, entre otras, la falta de sensibilidad hacia los más vulnerables, los bebés.
    El mercado y los estados son así de egoístas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Chic@s, creo que somos muchos más locos de los que creía!!!jejeje...

    Lo que acabo de escribir es lo más políticamente incorrecto que puede existir: ¿trabajar menos?

    Eso ya lo dijo Bertrand Russell en su día, y otros que han escrito por ahí "elogios a la pereza", pero jamás ha sido contemplado en ningún programa político que yo conozca.

    Bajo mi punto de vista, es lo único que realmente puede cambiar las cosas. Plantarle cara al capital. No nacionalizando ni eliminando la propiedad privada, sino ¡trabajando menos! Recuperando nuestra vida, dejando de ser esclavos.

    ¡Por eso mismo ningún político se atreve a plantearlo!

    Gracias a tod@s, al menos reconforta saber que somos más de uno, jaja.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  27. Uh, te pasaste Ile. Eres seca (como se dice en Chile). Hace tiempo que buscaba un artículo que fuera real exponente de la defensa de la teta versus el feminismo. Que ya estoy aburrida de que las señoras de la edad de mi madre (aquellas que lucharon por el feminismo de la década de los 70, pero se quedaron pegadas ahí, como la ministra esa) me den eternamente la lata con sus mitos anti-lactancia (que la leche después de 6 meses no sirve, que cómo es eso de que no vas a trabajar por criar a tus hijos, que qué pasará con tu profesión? y un sinfín más). Que la decisión de dar teta va más allá de querer dar amor a nuestros hijos a través de nuestro cuerpo, vamos también contra el sistema! Este sistema pro-productividad, este sistema consumista que nos enfrasca la leche de fórmula (que madre mía que cara que es! Y no dura nada!) y un millón de cosas más que expusiste aquí con tanta maestría.... Te pasaste!
    Un abrazo por el aire!

    ResponderEliminar
  28. Bravo Ileana!
    Qué buen artículo y qué difícil lo que propones...sin embargo es la única forma de superar de una vez por todas el feminismo anticuado de los 70 que nos convierte a las mujeres en "hombre con tetas".
    Lo comparto en mi FB.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  29. Recién hoy tengo unos minutos para sentarme a leer tranquila. Bravo Ile!! CLAP CLAP CLAP!! Te aplaudo de pie. Me encantó el artículo, es tan tremendamente cierto lo que decís. Lo será en España, y en Argentina también!!
    Comparto en FB.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  30. Me encanto y comparto tu manera de pensar. Yo tuve que renunciar a mi profesión para poder amamantar a mi hija y dedicarme a ella. Tuve otro bebé y soy una mamá feliz dedicada a mis hijos.

    Solo que hace unos días logré el milagro que hace 4 años no conseguí. Regrese a las finanzas con un horario reducido, con mis condiciones y sin tener que dejar a mis hijos en manos de alguien más. Su papá los lleva al cole y yo los recogo a la 1pm, de ahí vuelven a ser míos y solo míos hasta el dia siguiente a las 7am.

    Nos tenemos que unir como mujeres pero sobre todo como sociedad para valorar lo que realmente pude hacer que el mundo cambie: La familia y los valores.

    Una vez más, me encanto tu post. Un abrazo y comparto al 100% lo que escribes.

    Con cariño desde México.

    ResponderEliminar
  31. Me encantaría que tu solución pudiera ser viable, pero tampoco lo veo. En Francia establecieron la semana laboral de 35 horas y ¿sabes qué pasó? Aparecieron las microempresas, esas que la gente creaba con el tiempo que le sobraba. No se puede prohibir trabajar a quien quiera hacerlo. No sé cuál es la solución, tal vez inventar trabajos donde se pueda cuidar a tus propios hijos a la vez. Pero tampoco pueden los demás adaptarse. No sé si alguna habéis intentado hablar por teléfono con el jefe mientras los niños juegan detrás: el hombre no consigue seguir la conversación. Por otro lado, la media jornada es un suicidio profesional, te lo digo por experiencia.
    Tendríamos que conseguir que los hijos pudieran estar cerca de sus madres sin que éstas tengan que dejarlo todo. La diputada dando teta en el parlamento es una imagen muy bonita. Ahora faltaría que el niño de la diputada juegue en alrededor del escaño.

    ResponderEliminar
  32. escribo desde México, sonriendo de agradecimiento con la tierra y con la vida misma por saber que somos muchas con la misma certeza que nos nace desde adentro....Gracias ileana y Comparto con que debes enviarla a una revista o algo asi! esta muy muy completo tu artículo, y si me lo permites me gustaria ponerlo en mi pág web que aun esta en construccion.
    Sin más por el momento me uno a esta causa que es internacional. Gracias de nuevo por inspirarnos al notar que no estamos solas! Y como dice Laura Gutman," el futuro depende de nosotras"

    ResponderEliminar
  33. Que las mujeres han superado el patriarcado ???
    Pero esta mujer en qué planeta vive ???
    Ella se ha unido al patriarcado,NO lo ha superado.
    Vaya, que se siente con poder (patriarcal) por escribir estas cosas !!!
    Se siente realizada como mujer por escribir en favor del capitalismo y el monstruoso mercado laboral que se traga nuestras vidas y proclama a los cuatro vientos que una mujer para ser libre debe competir,trepar y "triunfar" en esta mierda de sistema creado por y para el patriarcado.

    No sabe lo poderosa que puede llegar a sentirse una mujer alimentando a sus hij@s con sus pechos......y sintiendo placer al hacerlo !!! eso si que es libertad sexual !!!

    ResponderEliminar
  34. Gracias a quienes, desde México o Chile, nos visitan y nos dejan sus comentarios!!! Bienvenidos!!!

    Cierto que esto está fatal en todas partes, mirad hoy mismo lo que ha dicho la Confederación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos en España.
    Es vergonzoso.

    Un abrazo a tod@s!!!!

    ResponderEliminar
  35. Ileana: ¡viva la slow life y viva la "maternidad lenta" la slow maternity...... la que disfrutas, la que agradeces, la que te deja observar y reirte con los pequeños detalles.

    No deberíamos olvidarnos ni "aparcar" ni a niños ni a ancianos..... unos son nuestro futuro y los otros nuestras racies, nuestra sabiduría

    ResponderEliminar
  36. Un beso grande, excelente articulo, en esta etapa de mi vida de toma de nuevas deciciones, me ha venido bien leerlo,animo y mi apoyo desde mexico
    Besos chicas

    ResponderEliminar
  37. Me encanto gracias por escribir estas cosas !!! a uno le alienta para seguir adelante...... besos para todos =)

    ResponderEliminar
  38. LLevo tres dias queriendo contribuir a este genial post, y no he podido!!!! y mi comentario en fb tampoco salió grrrr

    Lo de trabajar menos es la idea brillante que nadie parece querer ver, en un mundo donde la productividad es lo más, y pareciera que cada vez hay que estar más horas en el tajo para ser más productivos. ¿Más productivos que quién? ¿Y para qué? ¿Eso me va a beneficiar a mi directamente en algo? (lo de los esclavos reclamando su derecho de ser esclavos me ha parecido LO MÁS)

    Entiendo que es bastante difícil imaginar un mundo al margen del capital y el consumismo. De hecho, sé que la mayoría de la gente en realidad no quiere probar otra cosa, esta será una mierda, pero es la mierda que conoce. Y además, este lado de la mierda no huele tanto como en otras partes del mundo. Donde están jodidos de verdad. Aquí somos mileuristas y pensamos que somos Rockefeller.

    Copio y pego lo que me salió de empezar a cavilar a raíz de este post. Te lo mando en dos veces porque igual es largo.

    "hay feminismos y… feminismos. Y parafraseando a Alejandro Sanz, “NO, no son LO MISMO”.

    He oído hablar mucho ultimamente sobre feminismo de la igualdad, y feminismo de la diferencia… bueno, pues yo tengo mi clasificación personal. Para mi hay dos feminismos, y su diferencia se articula en cuanto a un eje: EL SISTEMA. El sistema capitalista, para más señas.

    Hay un FEMINISMO CAPITALISTA. En él, las mujeres luchan por sus derechos INDIVIDUALES. Aceptan la “baraja” inventada por los hombres, así que eso de que han superado el patriarcado me lo paso yo por salva sea la parte. El mundo laboral, tal y como está montado, está hecho por hombres y para hombres (y aclaremos aún más, para hombres de entre 25 y 35 años, blancos y de países del primer mundo). Y en este feminismo se persigue la igualdad de derechos pagando el peaje de “igualarse” a ellos. El éxito profesional reside en competir desde la cuna, ser siempre la primera en una competición intelectual (yo diría puramente memorística), elegir una carrera competitiva e invertir todo el tiempo que haga falta en demostrar que una es mejor que todos. Las demás mujeres y todos los hombres. Y por supuesto, obtener el mejor sueldo posible. Ese que permite emular a estereotipos tan vacíos como las imbéciles de Sexo en Nueva York. Que permiten “arreglitos” estéticos para estar siempre como si tuvieran 20 años. Que permiten exóticas vacaciones, y cuidadoras inmigrantes low-cost para todas aquellas personas que, con tanto ajetreo profesional y social, no tienen tiempo de atender. Que permiten vivir en pequeños palacios, y tener las habitaciones de sus hijos como si fueran Disneylandia. Que nunca cocinan, e incluso presumen de no saber abrir ni una lata de conservas, y se ríen, chispeantes “jajajaja es que, si mi marido no sabe hacer nada, a ver por qué tendría que saber yo!”. Las tareas del hogar son impuras, y lo único que saben es que, como los hombres no las hacen, pues ellas tampoco. Hey, eso es igualdad, no???? El sueldazo permite otra inmigrante low-cost que lo haga por ellas. Incluso si saben cocinar (aunque dudo que muchas se atrevieran a confesarlo en sus reuniones de Pilucas, Pititas y Pocholas super liberadas y super modernas).(continúa)

    ResponderEliminar
  39. Este es el feminismo de muchas mujeres ricas, que siempre han sido ricas; con trabajos cualificados, FIJOS, y muy bien pagados. Pero, y tristemente, también el de muchas mujeres que siendo de procedencia humilde, eso es a lo que aspiran. Con contratos encadenados ilegalmente durante años, mileuristas… que dicen sentirse libres e independientes (yo me pregunto de quién o de qué). Algunas se dicen incluso de izquierdas… la risa total.

    Y está el FEMINISMO ANTI-CAPITALISTA. En él hay mujeres verdaderamente de izquierdas (oj0, no digo que tengan carnet de nada), y mujeres que han mandado a la mierda cualquier ideología que tuvieran, porque se han dado cuenta de que todo es el mismo perro pero con distinto cascabel. Este feminismo no quiere jugar con la baraja actual, porque considera que no beneficia a nadie, ni a mujeres, ni a hombres, ni a niños, ni a viejos, ni a nadie. El dinero sólo se beneficia a sí mismo. Aceptan unas cuantas normas, y viven en torno a ellas, pero no las alaban ni las justifican, y no dejan de repetirse a si mismas que ‘otro mundo es posible’. Trabajan en trabajos que a veces les gustan, y les hacen sentir mejores personas, pero teniendo siempre claro que las circunstancias en cuanto a todo son, en muchos casos, irracionales. Y otras trabajan en sitios igual de puteantes que las feministas capitalistas, pero no ven en ello ninguna liberación ni ninguna independencia. Sólo ven el medio de pagar facturas. La libertad y la independencia la tienen por principios, y porque en sus relaciones no permiten que el dinero decida quién manda ni quién depende. Buscan alcanzar sus derechos, pero sin pisotear los de los demás. Y están altamente concienciadas de lo que supone estar comprometidos con la naturaleza. Señoras como Uriarte y muchas otras desprecian a los ‘naturalistas’… pero hasta que el dinero no sea comestible, me parece una posición de lo más ridícula y autosuicida. No trabajar por la sostenibilidad del medio ambiente (en el que las personas estamos incluidos) es de suicidas. Y de egoístas, que la papeleta se la quedan los que vienen detrás. Una feminista anti-capitalista está comprometida con la naturaleza tanto porque lo siente como porque sabe que no hay otra salida. Y sí, lactar es estar comprometido con la naturaleza, por muchas razones que ya se han dicho hasta la saciedad: ES LO MÁS SANO, tanto para la madre como para el bebé, ES GRATIS, Y NO SE GENERAN RESIDUOS ARTIFICIALES. Las feministas anti-capitalistas no ven la lactancia como una esclavitud que obliga a la mujer a elegir entre sus aspiraciones personales y ser el comedero de su hijo. Las aspiraciones personales ajenas al ámbito privado podrían ser compatibles JUGANDO CON OTRA BARAJA, y si no, siempre se pueden posponer. Bueno, no, con esta baraja no, porque si lo posponemos, después el mercado ya no nos quiere, no es así????Definitivamente, es una mierda de baraja, lo mires por donde lo mires.

    Siento ser yo la que ponga tan frecuentemente la nota negativa, pero yo creo que estos dos feminismos son irreconciliables. Unas quieren mejorar el mundo entero, y otras sólo quieren mejorar sus propias condiciones, generalmente, a costa de las de terceros. Para mi, no hay color."

    ResponderEliminar
  40. Bravo, Caro, Bravo!!!

    Muchísimas gracias por regalarnos esta reflexión.

    Creo que deberías ponerla en limpio como entrada en tu blog, porque no tiene desperdicio.

    Un abrazote, amiga!!!

    ResponderEliminar
  41. Ileana, Caro, deberiais escribir un libro juntas (con otras autoras y autores de blogs como Irene, amor maternal...etc).Un libro que recopile todas estas entradas: pensamientos libres y valientes. Es que veo tantas palabras y tantas ideas tan bien escritas que me da pena que se queden en los blogs......... Venga chicas!!!!! Seré la primera en comprármelo!!!!!

    ResponderEliminar
  42. Genial como siempre, Ileana

    ResponderEliminar
  43. En los países nórdicos tienen muy buenas condiciones de conciliación y curiosamente son más productivos.
    No hay como estar contento para trabajar mejor...a ver si los empresarios se enteran!

    Vivimos en un mundo consumista donde lo importante es el tener. Me pregunto porque nadie pide un crédito para pasar una temporada con sus hijos y sin embargo, nos parece tan normal hacerlo para comprar el coche o irnos de vacaciones.

    Las mujeres tenemos que luchar porque los valores femeninos sean considerados y valorados, porque la maternidad y lactancia sean parte importante de nuestras vidas y no dejarnos arrebatar estas experiencias.

    Prentenden que nos adaptemos al sistema productivo capitalista y masculino, en el cual no hay sitio para la familia y el cuidado de las personas (hijos, mayores..) se consideran actividades de baja cualificación relegadas a emigrantes.
    ¿Qué trabajo puede ser más importante que criar con amor y ofrecer disponibilidad y atención a nuestros hijos?
    Soy licenciada y tengo mi carrera profesional, pero ningún trabajo me ha reportado más satisfacción que ejercer de madre 24 horas al día.

    Enhorabuena por este artículo y por tu labor al frente de este blog!!!

    ResponderEliminar
  44. Gracias, Penélope!

    Y gracias, Anónima! Es una pena que no pongáis vuestros nombres para conocernos y seguir compartiendo por aquí, y para poder dirigirme a vosotr@s.

    Me ha encantado lo de "pedir un crédito para estar con nuestros hijos pequeños".

    También me ha gustado lo que comenta un Anónim@ más arriba, sobre que en Francia se redujo la jornada laboral y proliferaron las microempresas. Eso quiero, que entre todos propongamos ideas.

    Lo de las micro-empresas no me parece mal, cada uno es libre de hacer con su tiempo lo que quiera y desgraciadamente no podemos obligar a los padres que no quieren estar con sus hijos o que consideran otras cosas más importantes y necesarias, pero reducir la jornada permite que la gente que quiera pueda hacerlo SIN SER DESPEDIDA por ello ni ver afectada su carrera, que se "normalice" trabajar menos.

    Gracias a todos, aunque no siempre puedo responder a todos los comentarios, son muy valiosos!!!

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  45. ¡Jesús! No doy crédito. Me comienza a parecer irritante el hecho de que todo se plantee de forma dicotómica: o una cosa u otra. O sea, o tienes una carrera profesional o pares y crias a tus hijos. ¿qué tal las dos cosas a la vez? Ah! ¡Qué no puede ser! Eso no ¡Vaya! ¿Quién lo decidió? ¡Ah! El mercado de trabajo, o sea, el gobierno, la oposición, los partidos políticos, los empresarios, el feminismo politicamente correcto... pero ¡Un momento! A mi no me han preguntado. ¿Otra vez sin voto? ¡Vaya! Y yo que creía que el feminismo nos había traido la superación de las diferencias...

    ResponderEliminar
  46. Soberbio Ileana. Lo comparto en mi blog: http://dcarballo.wordpress.com/2010/09/16/ah-pero-%C2%BFes-que-no-somos-mamiferas/

    Un beso.

    ResponderEliminar
  47. E S P E C T A C U L A R!!!

    Coincido con cada palabra, cada coma, cada punto, cada punto y coma de lo que decís...

    Es interesante que para que una "realidad" se concrete primero tiene que surgir la "idea" de esa realidad..el hecho que así sea me da esperanzas que alguna vez se concrete...solo que creo que es muy probable sean necesarias varias generaciones...

    ResponderEliminar
  48. Esta noticia se publicó hace más de un año:
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Diputada/madre/vez/elpepusoc/20090326elpepusoc_7/Tes

    Como en otras muchas cosas, las nórdicas van por delante.

    ResponderEliminar
  49. No la conocía, María Jesús, gracias!!!

    Si es que no estamos locas ni tampoco hace falta ser muy inteligente para verlo.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  50. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  51. muy buen artículo...pero soy paraguaya y la verdad que no me ha gustado nada eso de chacha, aunque sí le voy a dar la razón a la persona que lo escribió... al final muchas mujeres terminan trabajando para pagar a una PERSONA (del origen que sea) para encargarse de sus hijos... pues trabajar para que otra cuide de mis hijos pues mejor los cuido yo, no?...

    ResponderEliminar
  52. lastimosamente no solo España, también en países, como Paraguay, que todavía hasta hace poco las mamás vivían con la teta afuera para dar de comer a sus bebés, las madres cuidaban de sus hijos, los llevaban en brazos... ahora también se "están revelando"... y creen que evolucionar y ser modernos es "copiar" todo lo que hacen los países desarrollados...

    ResponderEliminar
  53. Silvia, tienes razón. No olvides que yo también soy cubana y emigrante.

    La intención ni de lejos es denigrar a las emigrantes que con mil sacrificios abandonan su país para labrarse un futuro mejor, a costa muchas veces de abandonar también a sus propios hijos.

    Precisamente creo que si cada uno se hiciera cargo, no ya sólo de sus propios hijos, sino de sus propias miserias, el mundo estaría mucho mejor repartido: también se podría repartir mejor el empleo y la riqueza, a nivel global.

    Un abrazo, y gracias por tu visita y por tus comentarios!!!

    ResponderEliminar
  54. gracias Ileana! sé que no hubo intención de denigrar, simplemente me sentí tocada, y aunque no es mi caso, sé que de muchas mujeres de mi país que se sacrifican enormemente por una vida mejor para sus hijos y deben salir a buscarse la vida como pueden... totalmente de acuerdo contigo, lo ideal sería que si nos hiciéramos cargo con responsabilidad de nuestras miserias todos estaríamos mucho mejor!

    ResponderEliminar
  55. Me ha encantado tu artículo, me ha abierto los ojos a algunas cosas en las que no habia meditado, excelente, y si, ojalá algún dia veamos a una diputada dando la teta.

    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  56. ¡¡Bravo Iliana!!, no se puede dar mejor respueta a semejante artículo. No quería leerlo porque sabía que me pondría de mala leche. Al final lo leí y no sólo me produjo la citada mala leche, también una gran tristeza. Estoy totalmente de acuerdo con las palabras de Iliana, artículos como los de ella deberían tener la misma difusión o más que el de Edurne.
    Vivo mi maternidad como siento que he de vivirla y no entiendo porqué hay que dar explicaciones cada dos por tres. Jamás se me ha ocurrido decirle a nadie porqué destetó a su hijo a tal edad, porqué lo deja llorar, porqué no lo coge en brazos, porqué no lo portea, porqué no lo dejan gatear y explorar con libertad, porqué los adultos duermen juntos y a su peque lo confinan a un cuarto con un osito, porqué lo embuchan con papillas...
    Me cuesta mucho vivir así la maternidad pero es por el sistema y no por la maternidad en sí. Ahora estoy a gusto, soy feliz, todo tiene sentido, me siento en consonancia con la Naturaleza y llena. Pero cuesta, disfruto cada hora del día con mi peque y por la noche, cuando duerme, trabajo hasta la madrugada (hago artesanía y estoy licenciada en Veterinaria) pendiente de cada vez que se remueve para acudir. Mi pareja es veterinario y cobra 836 € + 150 € en negro (por una semana al mes de guardias en la que trabaja un fin de semana completo al mes), horario partido (está en casa para comer y dormir). Y yo trabajo para pagar una deuda de una empresa que se fue a pique con la crisis para que el banco no le quite la casa a mi madre (fue nuestra avalista), así que pagamos alquiler e hipoteca. Todo esto para decir finalmente que soy feliz, que no lo tengo fácil para criar a mi hijo como siento que debo hacerlo, pero me he buscado mis mañas, no sé si podré mantener esta situación pero he decidido no plantearme que pasará mañana. Vivo el presente, es algo que me ha enseñado mi duende que es un gran maestro, sólo 7 meses y cuánta sabiduría ancestral encierra. No he necesitado libros ni teorías, sólo me dejo llevar por él. A veces me da miedo que la educación que he recibido o la presión de este sistema acaben con dicha sabiduría natural. He de desprenderme de todo conocimiento para no cargar sobre él las expectativas de esta sociedad. Vivimos en un mundo artificial donde todo gira en torno al dinero, pagamos un alto precio tanto humano como ambiental y estamos dejando un futuro muy duro a nuestros hijos ¿dónde está el límite?. Crecemos en tecnología y comodidades pero somos menos felices, compramos más cosas y más grandes intentando llenar un hueco que sigue estando ahí después de comprarlas por lo que hay que gastar más. Ese hueco está ahí porque pertenecemos a una especie, formamos parte de la Naturaleza y aunque suene muy Pocahontas somos todos uno. Somos el hijo pródigo de la Tierra y además la esquilmamos. El dinero, la economía son nuestros dioses y no son nada...los creamos nosotros y nos esclavizan. Durante la carrera en unas prácticas el jefe veterinario del matadero dijo unas palabras que se me clavaron y no me han dejado tranquila desde entonces "para que nosotros vivamos así tiene que morir gente en el mundo". Es fácil, nuestra forma de vida no es sostenible, ahora les decimos a las nuevas economías de países superpoblados que no pueden conducir o coger aviones o comer como nosotros, eso es cinismo ¿cuánto aguantaría el planeta? el dinero produce los problemas nunca será la solución. Hay mucho que cambiar, en un punto del camino nos perdimos, no sé si seremos capaces de reaccionar. En mí, en mi familia lo estoy intentando porque quiero que mi peque sea un ser humano feliz, sin huecos, que no piense en qué mundo vivirán sus hijos. Creo que nuestra forma de criar es un retorno a la Madre (a la teta) y una semilla que crecerá en nuestros hijos, ellos harán el cambio, quién sabe.
    Besos a tod@s

    ResponderEliminar
  57. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  58. Excelente, hace tanto bien leer tan claramente y tan "estructurado pensamiento" como lo dice uno de los de los comentarios, lo que una siente visceralmente pero que se siente tan aislada para compartir.. puedo traducirlo al francés y pasarselo a mi ex doula? Ondine

    ResponderEliminar
  59. Claro que puedes traducirlo al francés, y publicarlo por ahí, será un honor!!!

    Por cotillear, nos avisas si lo publicais por ahi por otro blog en francés o donde sea!!! ;-)

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  60. Gracias! Sera un uso privado de momento, espero noticias!! Besos y carinos de Ondine y Félix!! (pronto 1 anito!)

    ResponderEliminar
  61. Pues aún estando de acuerdo en casi todo lo que se dice en el artículo, yo no creo que la solución esté en aumentar el poder del sector público, ni que la solución vendrá del sector público. Lo que propone Ileana (aumento de la productividad, flexibilidad en los horarios de trabajo, disminución de la jordana laboral..etc) se lograría mucho más rápidamente en una sociedad verdaderamente liberal, en donde el Estado sea lo más pequeño posible y se meta lo menos posible en la vida de los ciudadanos. Está claro que el Estado tiene una función importantísima, pero desde luego, la organización de cada uno de los aspectos de la vida de los ciudadanos no es una de sus funciones.
    En una sociedad donde el mercado de trabajo estuviera verdaderamente liberalizado, no haría falta regular lo que deberían ganar las empleadas del hogar, las educadoras/cuidadoras de las guarderías o las niñeras, las enfermeras, puesto que sería precisamente el valor que damos los individuos a estas profesiones, lo que establecería su salario. Si pensamos que el trabajo que realizan es muy importante, entonces estaremos dispuestos a pagarles en consecuencia y ni qué decir tiene si encima ese trabajo lo hacen con eficiencia, sabiduría, amor... Cuando existían las amas de cría, éstas tenían un prestigio dentro de la sociedad que no tenían otros empleados del servicio doméstico, por ejemplo, y además ganaban muy bien su vida. En una sociedad verdaderamente liberal, cada trabajador podría si ningún impedimento legal llegar a un acuerdo con la empresa donde trabaja, para establecer un horario y condiciones de trabajo que se adapten a sus necesidades y también a las de la empresa.
    En uno de los comentarios se establece una diferencia entre feminismo capitalista y feminismo de izquierdas o anti-capitalista, bien pues yo creo que ese análisis está viciado y equivocado de raíz. Pone en el mismo saco la defensa de los derechos individuales y el feminismo, cuando son cosas totalmente opuestas. El feminismo es una corriente colectivista que se opone precisamente a la defensa de los derechos individuales. La defensa de los derechos del individuo es compatible con todos, puesto que se defienden los derechos del individuo sin tener en cuenta distinciones de ningún tipo, NINGUNO. De hecho, en su artículo, lo que hace Ileana es en cierta forma, defender los derechos individuales, puesto que reclama que no se le ponga obtáculos los individuos para criar y educar a sus hijos tal y como decidan.
    las políticas de izquierdfas son TODAS colectivistas, totalitarias e impositivas, y TODAS van dirigidas a eliminar la iniciativa personal, la creatividad, la individualidad, en definitiva, la Libertad y la responsabilidad individual. Con las políticas de izquierdas, la lactancia materna estaría condenada a desaparecer irremediablemente.
    es curioso, siendo yo adolescente, leí un libro de ciencia ficción soviético que se llama "La nebulosa de Andrómeda" en él se describe lo que sería una sociedad comunista perfecta y a escala mundial. Con mis 16 años el libro me chirrió bastante, aunque debo decir que lo leí completo y hasta me gustaron algunas cosas, pero siempre recordaré que lo primero que me chirrió del libro y que incluso estuvo a punto de hacer que tirara el libro, fue el hecho de que en esa sociedad los niños no eran educados en famlia, sino que una vez que cumplían creo que tres años o así, iban internos a las escuelas y ojo, era muy mal visto que hubiera personas que quisieran educar a sus hijos ellos mismos, porque por lo visto había un muy reducido número de mujeres que querían educar a sus hijos ellas mismas y eran confinados en una isla a la que llamaban isla de las madres o isla de la maternidad o algo así. O sea, que en esa "idílica sociedad" comunista, aquellas madres que decidieran vivir y criar a sus hijos, tenían que renunciar a la vida en sociedad. escalofriante, vamos.

    ResponderEliminar
  62. Aportación muy interesante, Valerie.

    Otra vuelta de tuerca para el análisis.

    Viví y me crié en una sociedad comunista, qué me vas a contar. De acuerdo contigo en que es lo más lejano de la igualdad y la libertad que se pueda imaginar, al menos los comunismos que han existido hasta ahora, totalitarismos como el que se describe en La Nebulosa de Andrómeda o en "1984".

    Sobre ese liberalismo total también tengo mis cautelas... Creo que el sector público tiene que jugar determinado papel. En todo caso, es un gran tema para pensar.

    Gracias!!!

    ResponderEliminar
  63. No sé cómo se me pasó este artículo. Lo leo hoy y aunque, después de 64 comentarios alabándolo no hace falta decir nada más, no puedo evitar felicitarte. Por tus ideas, tan claras, por tu optimismo, por tu capacidad de emocionar y de "calentar" al personal. ¡A las barricadas! Sólo con las que hemos contestado al post ya fundamos un partido político. Ayer mismo discutía yo con una compañera que me pedía, como miembro del comité que soy, que exigiera una guardería en el trabajo. Y le dije que nanay, que no íbamos a tener a los niños en manos de otros para seguir currando a destajo. Me miró como si le hablara en chino. Por desgracia, el capitalismo y la sociedad de consumo ha calado hasta lo más profundo del cerebro de la mayoría. Costará mucho cambiar el paradigma, pero tenemos que intentarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  64. Gracias, Cristina.

    Lo bueno que tienen estas reacciones es que nos permiten seguir aclarando nuestras ideas. Las discrepancias enriquecen, nos inspiran, nos dan visibilidad y nos hacen más fuertes.

    Se seguirán sucediendo artículos de este tipo. El libro de la Badinter fue el pistoletazo de salida, y habrá muchas más reacciones similares.

    Que yo conozca, ya han publicado Edurne Uriarte, Celia Amorós, Amparo Rubiales, el reportaje Madre o Vaca de El Mundo, Carme Chaparro, y en estos días Elvira Lindo.

    Y vendrán más, seguro. Porque buena parte de las mujeres con acceso a publicar en los medios de comunicación piensan como ellas. Y buena parte de las mujeres en general también.

    Son escritoras, políticas, catedráticas... que en grandísima parte han sacrificado su vida personal a la profesional y todo esto les toca su propia sombra.

    Al mismo tiempo, son la prueba de que la lactancia y la crianza corporal y amorosa es un modelo que se extiende, una nueva sensibilidad de una época nueva, y que ellas ni nadie podrá parar.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  65. Goya no dice "La razón engendra monstruos" sino "el sueño de la razón"

    ResponderEliminar
  66. Bravo! me ha encantado leerte, completamente de acuerdo contigo. Resalto "Lejos de haberse liberado del patriarcado como afirma Uriarte, las feministas clásicas representan el CULMEN DEL PATRIARCADO". Yo creo que las mujeres hemos caído de 4 patas en el juego del Patriarcado queriendo hacer como los hombres. Nos hemos creído que para tener un lugar en el mundo debíamos hacer como ellos, hemos confundido nuestro poder con el suyo y eso es lo que ha fomentado el feminismo de estas señoras. Nuestro poder está en nuestro útero y en nuestras tetas, en la capacidad de crear vida y eso, en cualquier sociedad debería ser sagrado, protegido y fomentado. Gracias por tu fuerza, tu clarividencia y tu contundecnia. Despiertan a las mías.

    ResponderEliminar
  67. Acabo de descubrir este blog y me ha encantado. Me siento muy identificada con lo que acabo de leer. Sobre todo con la discusión que se está dando acá en Chile sobre el proyecto de postanatal de seis meses. Cuando escucho a la ministra del Servicio Nacional de la Mujer (SERNAM), digo esta debería ser la ministra del servicio nacional contra la mujer, porque su discurso capitalista y machista es impresionante. Seis meses no es mucho, es lo mínimo que debe estar una madre con su hijo recién nacido y es obligación del estado y de la sociedad garantizar que aquello pase. Son los trabajos y el sistema los que deben adaptarse. El proyecto acá en Chile es tremendamente injusto ya que está enfocado sólo para las mujeres más pobres (lo que es una ganancia política impresionante) pero la clase media está jodida, porque el proyecto es sólo para mujeres que ganan hasta 600.000 (US$ 1200).Que no es mucho tampoco. En fin, Ileana, gracias por tus ideas tan claras y gracias por compartirlas. Y como dijo Caro más arriba, viva el feminismo anticapitalista.
    Un abrazo desde Chile.

    ResponderEliminar
  68. Hola!!! Me gusto mucho el artículo. La verdad que del aspecto laboral no puedo opinar mucho. Antes de que naciera mi hijo, trabajaba no muchas horas, no ganaba mucho y además era en negro. No me importaba tanto porque me gustaba lo que hacía. Después que nacio Dante toda mi visión del mundo cambio. No quiero despegarme del él ni por un segundo. Todo lo que me llenaba antes, ahora me parece superficial, plano y sin importancia. Antes siempre creí que los hombres la tenían más fácil en este mundo y realmente trataba de equipararme a ellos. Quería trabajar, ganar mucho dinero, sentirme independiente y realizada. Ahora solo me siento realizada cuando estoy con mi hijo, cuando cuido de él.
    Yo creo que mi feminismo empezó con mi embarazo, ahí es cuando comenzé a sentirme mujer, a sentir todo mi potencial, todo mi cuerpo trabajando para albergar una nueva vida.
    No estoy en contra de las mujeres que trabajan y buscan eso como realización, lo que considero es que el trabajo no és la única forma de realización que una mujer puede tener. Yo creo que la sociedad debería permitir que los padres que quieran salir a trabajar los dos y los que sólo uno trabaje, ambos deberían poder mantener a su familia. Yo creo que cuando la desición de salir a trabajar no se hace pensando en uno o en la familia y se hace pensando en como llegar a fin de mes no contribuye con la realización de ninguna persona. Tampoco creo que uno pueda sentirse valorada de esa manera.
    Soy de Argentina y la mayoría de los trabajos son en negro, con poco ingreso y si a eso le sumo que tengo que estar lejos de mi hijo y realizando una labor mientras mi mente está en otro lado, y además teniendo a un extraño en casa ciudando de mi hijo, nada de esto me hace sintir liberada. Yo creo que la mayor libertad que puede tener una mujer es el poder de la elección. Si quiere trabajar me parece fantásitico y si quiere quedarse en su casa y cuidar de sus hijos genial. Ambas familias deberían poder mantenerse solas. El problema es que hoy en día eso no pasa, o pasa sólo para unos pocos sectores.
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  69. Wow!!! Llevo mucho tiempo pensando así, no podrías haberlo expresado mejor. Yo también soy mamá y trabajo, yo también amamanté a mis hijos, yo tuve una cesárea que no quería y tuve que luchar por un parto. Pienso que el feminismo tradicional está super mal planteado, es querer hacer a las mujeres iguales a los hombres, mujeres que no tienen hijos, mujeres que no amamantan, mujeres que "controlan sus sentimientos", mujeres competitivas, mujeres duras, mujeres hombres. Y no, el feminismo verdadero tiene que buscar la equidad, respetar nuestras diferencias porque hombres y mujeres NO somos iguales, somos diferentes y no significa que unos u otros seamos menos valiosos, tenemos que plantear un feminismo que no haga menos nuestra condición de mujeres, que respete nuestras diferencias y que resalte las cualidades de cada uno. Me encantó tu post, me lo guardo!

    ResponderEliminar