21 de octubre de 2010

La movida va de otra cosa

Por Ileana Medina Hernández

"Nada puede ser cambiado en el mismo
nivel de conciencia en que fue creado".
Albert Einstein



Si algo bueno tiene todo este revuelo que se ha armado con lo de El Mundo (que a Pedrojota le encantará, su ego vive de que hablen de él, aunque sea mal), es que retrata muy bien el panorama.

El panorama de la cantidad de gente que no entiende nada :-)

Entender que la lactancia materna es una oscura conspiración del capitalismo para devolver a las mujeres al hogar, me da un ataque de risa. Como si la historia de la lucha por la emancipación humana, desde el esclavismo hasta hoy, tuviera un destino manifiesto: que las tetas desaparecieran de nuestro cuerpo, como los cuartos molares, jiji.

Señoras "feministas de la igualdad", el interés del capitalismo no es que las mujeres volvamos al hogar.

Al revés:  al capitalismo más rancio le interesa tener el doble de mano de obra disponible, barata, explotada, trabajando 12 horas al día, sin permisos de maternidad ni de paternidad ni de nada, con mucho paro, para poder tirar y volver a coger… Le interesa el modelo chino de esclavitud industrial.

Y le interesa sobremanera que todos nos creamos que el trabajo es lo más maravilloso del mundo. Que seamos sirvientes, sí, pero no del amor a nuestros bebés, sino ESCLAVOS DEL TRABAJO. Esclavos orgullosos de serlo, vaya chollo.

Y al capitalismo le interesa sobre todo, vender leche en polvo, biberones, esterilizador de biberones, calienta-biberones, porta-biberones, recontra-biberones, cochecitos de mil euros, hamaquitas, mecedoras, sillas, recontrasillas, vibradores, chupetes, golosinas, comida basura… y todo tipo de engendros sustitutos de las madres nutridoras.

Que además aumentan enormemente la probabilidad de convertir al niño en un futuro y permanente CONSUMIDOR PASIVO de sustitutos del afecto.

Si algo es anticapitalista es la crianza natural: BEBÉS HUMANOS QUE CRECEN Y SE FORMAN LEJOS DE LA INDUSTRIA DE LOS LÁCTEOS Y DE LOS PLÁSTICOS. Familias completas que cambian hacia modos más respetuosos, libres y amorosos a través de la paternidad y la maternidad conscientes.

Tampoco se trata de sacar a los hombres de la crianza: al revés. Como he explicado en otros posts (aquí y aquí), de lo que se trata es de invertir todos más tiempo y energía en la crianza de los niños pequeños. Claro, eso le quita parte de nuestro tiempo al mercado laboral explotador, y eso sí que afecta al capitalismo.

Muchas de las familias que se vuelcan en el modelo de "crianza natural" (teta, colecho, porteo...) son también ecologistas, desertan del consumo indiscriminado de pacotillas plásticas, piden permisos y bajas maternales largas, cambian de trabajos para otros que les permitan estar más tiempo con sus familias, se van al campo o se dedican a la artesanía o al trabajo en casa: ¡¡¡eso es mucho más anticapitalista que el feminismo del biberón!!!

Como expliqué en este post, la sensibilidad masculina que se necesita para apoyar a la madre lactante, es mucho más "avanzada" que la que se necesita para dar un biberón.

El biberón es una solución para un problema puntual (como las protésis), y como tal está muy bien que exista, pero no es lo óptimo ni lo normal en la especie humana. Que quienes dan biberón se sientan tan "ofendidos" o "presionadas" con estas campañas, no es más que una muestra de lo importante que es la lactancia, porque si no, simplemente nos ignorarían.

De lo que se trata es del fin de la cultura del biberón como algo generalizado, de un cambio imparable hacia el afecto como centro de la existencia y hacia la cultura del cuidado, hacia la oxitocina en lugar de la adrenalina, hacia nuestra sexualidad y nuestros cuerpos en lugar de hacia el plástico, hacia la búsqueda interior en lugar de la vanidad del mundo externo...

No es una vuelta atrás, es un paso hacia adelante: es otro nivel de sensibilidad y de respeto hacia los bebés y niños, hacia las mujeres, hacia los hombres y hacia la naturaleza. O sea: ¡hacia todos!

¡¡¡Y si todavía no lo ves, por lo menos siéntate a esperar y no abras la boca para decir tantos disparates!!! ;-)

44 comentarios:

  1. Se puede decir más alto, pero no más claro, como siempre genial!!!

    ResponderEliminar
  2. Pués yo no.

    Cada uno tiene derecho a elegir su sueño.Su propio sueño.No tienes derecho a criticar los sueños de los demás.Las feministas de la igualdad queremos una maternidad y paternidad equitativa.Y el derecho a elegir.No necesitamos alguien que culpe.
    Vuestro discurso está lleno de esencialismos.

    Deja de criticar al feminismo de la diferencia.
    Kxll.Que disfrutes de tu lactancia.

    ResponderEliminar
  3. Aplausos aplausos aplausos :))

    ¡Recontra qué bien te explicas!

    Es un placer leerte Ileana.

    ResponderEliminar
  4. Yo fui criado con biberón.

    Mi madre era ama de casa, podía haberme dado teta perfectamente, pero no quiso (ella me lo ha dicho). Simplemente siguió la corriente, todas seguían la moda implantada por unos anuncios muy bonitos de la marca NXXXXX donde salían unas mamás muy felices.

    Comprando esos productos, les decían, serían más "libres" (para servir el doble de bien a sus maridos, o sea, a mi papá, que nunca levantaba el culo del sillón para echar una mano y fumaba como un carretero teniendo un bebé en casa, o sea, yo).

    Hoy se repite la misma historia, pero con otros cachivaches más modernos. Siempre nos dicen que comprándolos seremos más libres, y muy, muy felices.

    Si a eso le sumamos el puritanismo de la España de los años 70, pues no era típico que una madre católica como la mía sacara la teta en público, así como así. Porque antes todas debían ser buenas católicas, quisieran o no.

    Intuyo que el mercado sacó provecho de la situación. Con tantas amas de casa recatadas, necesitadas de un respiro, con escasa formación científica, fácilmente manipulables y formadas para satisfacer a sus maridos antes que a sus hijxs: el biberón era el producto perfecto para maximizar beneficios.

    No culpo a mi madre, nunca lo haré. Ni a ninguna madre que elija dar el biberón libremente.

    Sí culpo a un sistema que osa vendernos la libertad, cuando en realidad ya somos libres.

    A veces me pregunto si hoy yo guardaría mejores recuerdos de mi infancia si ella me hubiera criado como una mamífera. Nunca lo sabré.

    ResponderEliminar
  5. Toda la vida caminando en pos de los demás, hasta llegar a la maternidad, a la lactancia y darte cuenta en esos momentos de reposo, de desconexión del mundo, de conexión con una misma y con tu bebé, de que efectivamente la movida va de otra cosa :).
    Nadie va a convencernos ya que lo más importante es un trabajo mal pagado, de repente lo importante es tu hijo y tu misma y recuperar una vida laboral que te haga crecer y no menguar.
    Me encantó el artículo :)

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo contigo Ileana, y que lo digas y que lo apoyemos no quiere decir que pretendamos desestimar a las mamitas que POR PROBLEMAS ORGANICOS ESPECIFICOS Y OTROS MENESTERES hayan tenido que dar biberon. Pero obviamente es necesario como escribes INVERTIR esos valores. Incrementar la Lactancia, esa qeu como dice MATRIARCAL ha sido sutil y sagazmente MUTILADA por el consumismo capitalismo que vuelve esto en un circulo vicioso donde nos cegamos ¡vaya neurosis colectiva! Faltos de amor, de brazos, de sosten...¿quien se da cuenta? nos han sustituido los brazos, la calidez del afecto, el amor por tantas cosas entre ellas esta tecnologia... Por ello insisto e invito a TODOS Y TODAS a unirse a esta campaña mundial NADA COMO MAMAR,
    http://www.facebook.com/pages/manage/#!/pages/Campana-nada-COMO-Mamar-Protegiendo-y-fomentando-la-Lactancia-Materna/159575690743282

    no hay interes ninguno, sino VINCULARNOS, MIRARNOS, VERNOS!! unas a otros, unos y otros, el bebé y su mamífera madre!!! A ver si nos damos cuenta de lo importante que es!!!!!

    Ningun salario vale ello. Y dejame repetir esa frase trillada.. NO ERES INDISPENSABLE EN NINGUN TRABAJO, NINGUNA EMPRESA, NO ERES INDISPENSABLE PARA EL SISTEMA, ALLI ERES UNA MAS O MENOS DEL MONTON!! Pero eres SUMAMENTE IMPORTANTE PARA TU BEBE, que NO TIENE NINGUN OTRO LUGAR PARA IR sino en tus brazos!

    yo paré laboralmente(confieso con mi ultimo bebé) y me siento feliz, Ya lo hubiera hecho con el primero me hubiera evitado algunos problemillas extras de crianza.

    ResponderEliminar
  7. @Kxll: yo ni queriendo puedo coartar tus sueños. Nadie puede coartar los sueños de otro.

    Si ese es tu sueño: las cesáreas y los biberones te lo ponen fácil, y están a la venta en todas los supermercados! ;-) Una lástima que no existan aún los úteros artificiales, te harían totalmente "equitativa".

    E incorporarte a tu trabajo a las 6 semanas tras el parto, también puedes. El sistema actual te lo permite totalmente ¡y nunca te lo prohibirá!

    Todo el mundo es "libre" para hacer lo que quiera sus hijos, con los únicos límites de la ley (y de su propia conciencia).

    Y dale otra vez con la culpa, la culpa la carga cada uno. Ýo sólo tengo un blog: si te sienta mal, con no leerme tienes, mira qué facil puedo dejar de culparte ;-)

    Y no, no hay muchos esencialismos, sólo uno muy "esencial": los bebés humanos necesitan nuestros úteros, nuestras vaginas y nuestros pechos para venir al mundo de la manera más óptima.

    Muchas gracias a todos, chicos. YO también fui criada con biberón, y tampoco culpo a mi madre ni a nadie que dé biberón. Cada uno hace lo que mejor puede o mejor entiende en cada momento.

    Un abrazo a todos!!!

    ResponderEliminar
  8. Mi aplauso, y me quito el sombrero, amiga :)

    Desde luego, este es el quid de la cuestión: la movida va de otra cosa. Que no, que no, que no es la guerra de las de teta y las de biberón, que no... que es algo mucho más grande. Pero en esto, hay muchos ciegos que no quieren ver.

    En mi guerra por mi cuenta, he decidido no dar muchas explicaciones, y dejar a la gente pensando (al que le dé para ello, al menos). Cuando me preguntan si el niño va a la guardería, sonriendo le digo que va a la guardería de mamá. Si me preguntan que si estoy trabajando, afirmo que por supuesto, que estoy trabajando con este señorín todo el día! con una sonrisa de oreja a oreja. Y sé que la gente se desconcierta. A algunos les doy pena jajajaja y si supieran la pena que me dan ellos a mi...

    Y qué importantes son esos hombres, Ileana de los que hablas... esos hombres que saben que la verdadera equidad en la paternidad no está en darles un biberón :))))))))) que se preocupan por la excelencia en la alimentación de sus hijos desde el primer día, y siempre en adelante. Y por eso no quieren biberones para sus hijos (y pasarán por 'esclavizadores de sus mujeres' para esas feministas de la igualdad...). Que van a comprar la comida para su familia, y la preparan, o ayudan a prepararla.... Qué importantes son esos hombres. Tanto como las mujeres a las que acompañan.

    ResponderEliminar
  9. Bravo Ileana,precisamente ayer estuve leyendo en un blog críticas a las "fundamentalistas" de la lactancia y me vienieron a la cabeza exactamente estos pensamientos: que no entienden nada y que "la movida va de otra cosa". Que "telepatía" je,je,je

    comparto en FB

    ResponderEliminar
  10. Vaya, me alegra que "anónimo" te haya dejado un comentario porque eso quiere decir que ha leído tu escrito... Algo de la "esencia" se le quedará, digo yo.
    A ver si vuelve a entrar y nos explica qué es la maternidad y la paternidad equitativa porque me cuesta entenderlo. Para empezar, si fuera equitativo se llamarían de la misma forma.
    La mujer gesta, pare y amamanta. Por eso es mujer y madre y todo ello es parte ineludible de su maternidad.
    El hombre no gesta, no pare y no amanta, pero cría de igual manera: portea, juega, canta, consuela, enseña... Y así ejerce su paternidad.

    O sea, que según anónimo, que para que madre y padre sean iguales, en vez de dar al hombre la capacidad de hacer lo que hacen las mujeres, se nos debe quitar a nosotras lo que no pueden hacer los hombres. Pues mira qué bien. Así vamos.

    ResponderEliminar
  11. Yo, como Matriarcal nací en los setenta y también tuve una madre de familia bien, muy incrutada en el franquismo de la época. Pero mi recuerdo es otro, mi madre y mis tías nos amamantaron a todos sus churumbeles, que éramos una buena cuadrilla. Y recuerdo el comentario a las amigas embarazadas "¿le darás pecho o harás como las americanas?" Todavía hoy, en cuanto alguna de mis primas da a luz (en mis partos también lo hicieron) la abuala les dice discretamente a sus hermanas y cuñadas a qué hora le toca mamar al bebé para hacer coincidir la visita. Afortunadamente, los bebés piden cuando les da la gana.

    Por eso no entiendo ese empeño de Ileana en que el amamantar siempre ha sido mal visto por la sociedad, y que las mujeres de antes o buscaban ama de cría o vivían en la miseria. No fue así ni para mi madre ni para mis tías ni para mis abuelas. Todas amamantaron en público, siempre que el público fuera exclusivamente femenino.

    No, la maternidad y la culpa están unidas para nosotras, no para las mujeres que nos precedieron.

    ResponderEliminar
  12. No sé por qué (o quizás sí), cuando leía tu entrada me he acordado de una frase que leí hace mucho tiempo. No recuerdo de quien era, pero imagino que de algún político; decía algo así:
    "Si les haces creer que piensan, te amarán; pero si de verdad piensan, te odiarán".

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Espontánea:

    Gracias por contar esa bonita historia de tu familia.

    En la historia ha habido de todo: y la historia además, es muy larga (o muy corta) según para qué cosas.

    Que tu familia fuera una familia "bien" y además amamantara en público en los 70, creo que no debe haber sido lo más común en los años 70.

    En los años 70 mi madre, en Cuba, era profesora e inspectora, y solo tenía 45 días de permiso laboral.

    Mi suegra en España, era ama de casa. Y dio biberones a sus tres hijos desde el primer día.

    Y esas mismas señoras "bien" que amamantaban en los años 70, pongamos tu familia, no podían divorciarse si las cosas hubieran ido mal, ni podrían abrir una cuenta en un banco a su nombre... Tampoco se trata de eso.

    Mucho más atras, pongamos 40 años más atrás, la cantidad de mujeres (y hombres) que vivían en la miseria era la mayoría. Pobres, analfabetos... Amamantaban sí, pero casi como amamantan hoy en África, carentes de muchos otros cuidados.

    Vaya, que la movida va de otra cosa, jejeje...

    Besos a todos, chicos!!! Y gracias por todas las aportaciones!!!

    ResponderEliminar
  14. Yo también tengo mis aprioris, Ileana, cuando hablas de tu madre trabajando en Cuba me la imagino en una fábrica de tabaco liando cigarros.

    Por curiosidad ¿tenía ella cuenta bancaria? en los paises comunistas esas cosas fueron distintas.

    ResponderEliminar
  15. se puede decir más alto pero no más claro, y creo que mejorarlo seria dificil.

    siempre genial.

    ResponderEliminar
  16. Hola Ileana soy un canarión llamado Abián y te felicito por tu web

    ResponderEliminar
  17. Perdón espontánea, donde dije "todas" debí decir "casi todas". ;)

    ResponderEliminar
  18. De eso se trata, Matriarcal, de que, o mi recuerdo me falla mucho, o eran casi todas las que preferían la dar la teta. En aquellos tiempos, los biberones y los beatles existían pero estaban mal vistos. Al menos, entre las señoras de Toda La Vida de Pamplona. Casi ninguna tenía ingresos propios, también es verdad.

    ResponderEliminar
  19. Y bueno, escribo desde el otro lado del océano... y sigo lo que escriben siendo una madre reciente, de dos hermosos gemelos!! Ileana he puesto a leer tu blog hasta a mi padre!!! Nos encanta como lo haces!!!
    En relación al tema presente, creo que no me siento culpable de darles a mis dos hijos además de teta biberón, porque mi cuerpo, mi alma y mi corazón lo decidió así, porque con dos chicos al tiempo todo cambia!!! Admiro a las que teniendo gemelos o trillizos no acudieron a la leche de formula con hijos prematuros... Creo que una cosa no quita a la otra, creo que no puedes satanizar a las que hacen esto o lo otro. Mi invitación desde un país lleno de violencia y muerte es que seamos tolerantes a la diferencia, que seamos respetuosos de cada necesidad y situación de los individuos, como dice una gran amiga, bloggera y madre: lo importante es que se cuestionen la forma de hacer las cosas. Creo que en eso está en parte el cuento de la crianza, y es cuestionar lo que haces, no comprar por comprar, porque tu madre te lo dijo o tu suegra, o porque tu vecina lo tiene, el tema es probar, mirar, sentir, ver, qué necesitas tu y tus hijos. Los que hacen parte de este sistema capitalista son aquellos que no se detienen a pensar si lo que hacen es o no es, los que no se ponen en los pies del otro, y los que simplemente sienten que con títulos, dinero y ropas lujosas hacen felices a los otros. Si hubiera tenido un sólo hijo y si mi situación se hubiera prestado hubiera hecho lo posible por darles unicamente mi leche, y eso lo intenté con dos, pero mi situación fué otra y me siento orgullosa de poder ver bien a mis hijos a pesar de no haber logrado darles únicamente de mí. Por ello, creo desde mi experiencia, que lo mejor para un hijo desde una teta o un biberón es amor! Y dejo claro: amo darles de lactar a mis hijos, adoro ese momento y me lo disfruto, por ello animo a todas las madres a que lo hagan!!!

    ResponderEliminar
  20. Claro que una hembra no es un macho.Mi idea (no tengo hijos , pero tengo curiosidad por esta problematica) es el sacaleches .

    Espero que no haber ofendido a nadie.Ileana tienes toda la razón en cuanto a que me basta no leerte para librarme de ti.Pero , chica , la verdad es que te expresas tan bien que yo creo que podrías convencer en un congreso y salirte con la tuya.

    De todas maneras , pienso que lo que mola de los blogs es discutir .Dar la razón es muy aburrido.Se aprende más con personas que no piensan como tú.

    Veo mucha gente , sobre todo mujeres desencantas de su trabajo.Aún no he terminado la carrera y no me anima nada vuestros comentarios anti trabajo.

    ResponderEliminar
  21. La cosa, como yo lo veo, va de niveles de Estar y Ser; va de conciencia, respeto y amor. Va de entender que la Vida merece la pena ser vivida al máximo, de cambiar prioridades, de ofrecer amor (en vez de pedirlo)... va de, por fin, entender el juego.

    ResponderEliminar
  22. La reproducción de antagonismos se mantiene de forma constante en todos los ámbitos de la vida social. Pero es lamentable que se presente como rivalidad y hasta confrontación "violenta" el binomio teta versus biberón...que se intenten buscar argumentos y explicaciones pseudocientíficas para atacar a la mujer que decide poner al servicio de su bebé la totalidad de su cuerpo y dar el pecho por el tiempo que decida hacerlo...así como la intolerancia hacia aquellas que deciden utilizar el biberón. Cómo la humanidad no puede respetarse en este punto tan vital y básico para el desarrollo del ser humano! Considero interesante y necesario el debate, así evitamos dar supuesto realidades que acontecen y en las que tenemos tetas además de inquietudes y capacidad de reflexión.

    ResponderEliminar
  23. Concho, Kxll, pero como te has expresado ahora es otro de modo de expresarte y discutir!!! Así sí que se puede debatir en un blog.

    Lo que no se puede es dejar insultos de forma anónima (yo doy la cara en todo momento, ni siquiera uso nick).

    Admito a quienes dan buenos argumentos de forma anónima aunque sean contrarios a los míos, y a todos los que dan la cara, digan lo que digan.

    Si no eres madre todavía, y ya te interesan estos temas... ¡¡¡espero, huelo e intuyo, corazón, que cuando tengas a tu bebito contigo tras un buen parto, querrás darle tu pecho!!! Verás que será lo máximo del mundo!!!

    Y también espero que puedas terminar tu carrera, y encontrar un trabajo que te motive y te haga feliz!!! Por supuesto!!!

    Yo también pensé como tú antes de ser madre. Quizás por eso he necesitado escribir este blog. Si hubiera sabido todo lo que aquí escribo, no hubiera necesitado escribirlo. Uno escribe de aquello que acaba de descubrir, incluso hay cosas que descubre en la misma medida que las escribe.

    Un saludo y gracias por este otro mensaje con otro tono!!!

    ResponderEliminar
  24. Anónima Kxll, te digo lo mismo que Ileana.
    Yo soy ingeniera (además de licenciada depués de aprobar un segundo ciclo en marketing que jamás he usado para nada. Ni siquiera he ido a recoger el título...) y tenía un expediente bastante decente. Jamás había querido ser madre y me horrorizaba cuando me enteraba de que alguna mujer había dejado su trabajo para criar a sus hijos. ¡Horror, 100 años de lucha feminista al traste!
    Y bueno, aquí me tienes unos cuantos años después. Me incorporé al trabajo a los 8 meses y medio de nacer mi hijo y sólo trabajo de 9 a 1. Y me incorporé porque es una empresa familiar y todos tenemos que tirar del carro. Si hubiera trabajado en una multinacional, les habría mandado a tomar viento fresco.
    La forma de ver las cosas cambia con la edad y con las circunstancias, pero hay algo que tengo muy claro: en esta vida, cuando se hace algo, hay que intentar hacerlo tan bien como se pueda.
    Respeto muchísimo a las mujeres que deciden no ser madres por el motivo que sea. Y respeto también a las que deciden tener hijos y criarlos de una manera natural, aunque eso suponga dejar de ir al cine o no depilarte en meses. Yo llevo 14 meses sin pisar una sala de cine y he ido dos veces a depilarme en todo este tiempo y aquí sigo, vivita y coleando ^_^
    Lo que no respeto en absoluto son a aquellas mujeres que tienen hijos porque "es lo que toca" o "porque lo hace todo el mundo". Y crían a sus hijos echándole más cuenta al catálogo de Prenatal que a su propio instinto. Son las que te dicen "este fin de semana dejo al niño con mis suegros que yo me voy a un spa a relajarme que estoy muy estresada" o "tener un hijo es carísimo" o "dar el pecho es un coñazo" o "me voy, que le tengo que dar la papilla a las 12 que si no pierde la rutina.
    Yo, ni voy estresada, ni echo de menos mi "carrera profesional" (lo pongo entre comillas porque reconozco que antes de ser madre tampoco me sentía realizada), ni siquiera me parece que tener un hijo sea caro, difícil o problemático. Es lo más gratificante que me ha pasado jamás y no echo de menos ni el trabajo, ni el gimnasio, ni el cine, ni ir de compras... Nos dicen que vivimos para eso, pero es mentira. Totalmente.
    Somos animales y como tales nacemos, crecemos, nos reproducimos y acabamos muriendo. Por eso, lo que nos da placer siempre tiene que ver con esas funciones básicas: comer, copular, dormir... Y criar. A mí, la maternidad me ha vuelto una hedonista de cuidado y no hay nada más placentero que criar a un hijo. ¡Hay que luchar porque no nos quiten ese placer!
    Y podría seguir enrollándome hasta el infinito y más allá... :)
    Me quedo con la reflexión final del último mensaje de Ileana: yo tampoco sabía que me sentiría así y que acabaría pensando de este modo.

    ResponderEliminar
  25. Cada vez que os leo menos ganas tengo de ser madre.

    ¡Que horror!

    Muchas gracias por la advertencia.No creo en los instintos y el sexo (que en el vosotras incluis la maternidad, yo necesitaría otra palabra) para mí no es importante.De hecho toda relación humana , no es mi punto fuerte.Prefiero el intelecto.

    Lo cierto es que solo lo haría con un hombre muy muy implicado.Que aún no se haya encontrado una leche artificial con anticuerpos , ok , está el sacaleches.

    Lo único que comparto con vosotras es que no me gusta nada que el embarazo , según las guías , parezca una enfermedad.Tengo ansiedad y he leído en muchas que en el 8º y 9º mes se hace más difícil la respiración , ¿es verdad?Porque si lo paso mal sin poder respirar bien 10 min ...

    También pasé una etapa de dependencia psicológica con mi pareja .El enamoramiento , que tiene que ver con la oxitocina , y odio sentirme así.

    Empecé con el tema porque mis ciclos son irregulares y claro una se preocupa.Kxll

    ResponderEliminar
  26. Estas historias de cambio por la maternidad me hace pensar en el determinismo.

    Tienen razón , ahora el bebé es el nuevo SEÑOR.
    No hace falta que me digáis que no estas de acuerdo .Ya se que me diréis más profecías.Toda persona que dice no querer tener hijos el mundo le dice :ya cambiaras con la edad.XD. Pondré todo mi esfuerzo en que no sea así.

    Espero no vivir lo suficiente como para ver como cambiáis el mundo.kxll.El Feminismo de la diferencia no me gusta nada de nada.

    El caso es que mi compañero le han dicho que no será un buen pedagogo porque no puede parir.

    ResponderEliminar
  27. PD:

    Y la pregunta es:

    Si al final te has quedado en casa , ¿para que has estudiado?¿Para pasar el tiempo?

    ¿Para que sirve la educación femenina?¿solo para los bebés?

    ¿Para que me molesto en estudiar si en 10 años voy a cambiar a golpe de oxitocina?¿Para qué?

    Porque las que quieren hacer algo como magistero , pediatría todavía. Pero las ingenieras (ah , claro que por instinto no se meten muchas )¿qué?

    Kxll.Voy a ser una muy muy mala madre.
    Kxll.

    ResponderEliminar
  28. Kxll:

    No se trata de cambiar la profesión por la maternidad. Si te fijas bien, tan solo estamos pidiendo una ridícula baja maternal de 6 meses, y partos respetados en los hospitales, y apoyo y normalidad para las mujeres que desean amamantar. No pedimos más.

    Tengo amigas diplomáticas, periodistas, profesoras, matemáticas, biólogas, una ingeniera y doctora jefa de i+d en una gran multinacional: han cogido su baja maternal, han disfrutado de la maternidad, y se han reincorporado al trabajo y dando la teta.

    Yo, igual que tú, he vivido muy proyectada al intelecto. Fui el primer expediente desde la primaria hasta la universidad.

    También padezco de desarreglos menstruales (que son desarreglos hormonales y un problema de equilibro en mi cuerpo).

    Lo cual es precisamente síntoma de una "desconexión" con mi propio cuerpo, un desequilibrio cuerpo/mente. Precisamente, después de ser madre, he empezado a comprender muchas cosas, y me siento ahora mucho más conectada, y por tanto, más CREATIVA y feliz.

    Todo lo que dices que padeces son síntomas de esa desconexión: ansiedad, problemas menstruales, y lo peor, problemas para vincularte con los demás...

    Si ese malestar se hace mayor, llegará el momento en que tú misma sentirás que tienes que cambiar. Que necesitarás intentar sanar.

    En ese momento, recuperarás el camino hacia tu propio cuerpo, hacia restablecer el equilibrio afectivo-emocional-cuerpo-mente.

    Las cuatro cosas tienen que ir equilibradas, o enfermamos. Tu cuerpo ya te lo está diciendo.

    Muy probablemente, ese desequilibrio que sientes, esa incapacidad para establecer una relación afectiva sana (y no adictiva), provenga de la relación que tuviste en la infancia con tu madre.

    Es importante ver esto e intentar sanarlo antes de reproducirlo con nuestros propios hijos.

    Todo está relacionado. El organismo humano es un sistema muy complejo. Y refugiarnos sólo en el intelecto es una huida que a la corta nos puede servir, pero a la larga, el cuerpo nos avisa.

    El proceso de sanación y de integración cuerpo/mente, y de intentar conocernos mejor y entender nuestras emociones, nos puede llevar toda la vida, y la mayoría de la gente ni lo ve, ni lo intenta, o lo intenta y no lo logra nunca... Hay autor@s que definen el PATRIARCADO precisamente como la separación cuerpo/mente.

    Gracias, porque tu testimonio me ayuda a confirmar mejor las relaciones entre nuestras experiencias vitales y nuestras ideologías.

    Nadie puede salvar a otro. Yo no te puedo salvar a ti, yo no te puedo indicar el camino ni lo que tienes que hacer. Tú sola tienes que descubrirlo. Es tu camino, es tu proceso, es tu decisión.

    ¡Te deseo muchísima suerte y que seas muy feliz!

    ResponderEliminar
  29. @ L.A.Lita; ¡¡Bienvenida y muchas gracias por leer mi blog en familia!!! jejeje...

    Enhorabuena por tus mellizos, por esa doble maternidad!!!

    Tu actitud es la normal de cualquiera ante la lactancia y el biberón: la lactancia es preferible, pero si no he podido soy feliz con mis hijos dando el bibe, admiro a quienes lactan y animo a todas a que lo hagan! Es una actitud sana y normal, y nadie puede hacerte sentir culpable, porque la culpa simplemente no está dentro de ti.

    Enhorabuena!!! Un abrazo grande y aquí estamos!!!

    ResponderEliminar
  30. No soy menos meujer por no tenr la regla , precisamente creo que es un buen indicativo que mi cuerpo está conectado con mi mente .Tampoco es que no quiera tenerla , me da igual sinceramente.
    La ansiedad es solo muestra de los estereotipos "románticos -sádicos"de esta sociedad.Cuando hablo de relación adiptiva me refiero a culaquiera en la que los componentes de dicha relación deban de "fusionarse "entr sí.Cosa que he leido en muchas diferencialistas.A la larga os arrepentireis.¿Cuanto lleva esta crianza con apego?
    ¿Crees en el psicoanalisis?Tu comentario a la relación con mi madre es TAN típica.
    En fín.Gracias por las profecías.Yo defiendo una maternidad más cultural y menos instintiva.Una equitativa.Que te vaya bn

    ResponderEliminar
  31. Hola Kxill. Caes tú también en la falacia del falso dilema que están promoviendo todos estos debates. La realidad es que no se debería tratar de tener que elegir. Yo, como las vacas suecas, quiero tenerlo todo, para algo he estudiado, claro, también para algo he sido madre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Perdona anónimo, no he podido evitar contestarte... una maternidad mas cultural y menos instintiva, equitativa?... y cómo hacemos eso las mujeres cuando parimos sin desligarnos de lo que VERDAD somos? seres vivos, animales y mamíferos además de seres humanos... ¿que pasa con el bebe nacido si le negamos lo que de verdad necesita, puesto que cuando nace es un ser "instintivo" y lo que NECESITA es contacto, piel y leche de su madre, puesto que es lo único conocido para él? ¿Esque los bebés humanos no cuentan en "nuestra" visión del mundo? ellos no saben de cultura ni equidad, sólo saben de "instinto" y por eso mismo a ellos no les dá miedo seguirlo, somos nosotros desde nuestra "cultura" los que se lo negamos por estar inmersos en ella, por falta de información, por educación... desde mi punto de vista y sin desmerecer el respeto que tengo ante las demás opiniones... cuando decidimos ser madres (que nadie está obligado a ello) debemos decidirlo con todas las consecuencias. Antes de ser madres, somos muchas las que hemos pensado parecido a tí (aunque yo veo tus pensamientos algo radicales), pero... cuando hemos tenido a nuestros hijos, algo ha cambiado, esas personitas pequeñas nos han cambiado la vida, y nos han revolucionado toda nuestra forma de pensar y ver el mundo... el instinto nos ha "sorprendido", si digo sorprendido, porque yo antes de tener a mi niña decía que no existía el "instinto materno" porque no lo sentía. Nosotr@s defendemos el derecho de nuestros BEBES a nacer en un mundo mejor para ellos, y que en ello están implicados también los hombres y la sociedad en general. Saludos, Cristina.

    ResponderEliminar
  33. De todas formas, anónima, cuando seas madre ya decidirás lo que debes hacer. Resulta interesante no tener posturas inflexibles sobre casi nada en este mundo.
    Lo que si puede serte interesante es que, ya que te gusta una comprensión intelectual de tus situaciones vitales, te informes bien de todas las opciones sobre los embarazos, los partos y la crianza. Si te gusta llevar las riendas de tu vida, que no te diga tu ginecólogo o tu pediatra cómo debes hacer las cosas. Infórmate de todo y por lo menos, llegada la hora, tendrás como rebatir argumentos que no te gusten (en uno u otro sentido).
    Y sobretodo, lo que más necesita el bebé es respeto, amor, comprensión y cuidados.
    Un saludo y suerte con tu búsqueda.
    Elena

    ResponderEliminar
  34. ¡Elena!

    Me dan ganas de abrazarte.Alguien que me comprende.Eso es exactamente lo que estoy haciendo.Por eso leo a las feministas de la diferencia por un lado y a las de la igualdad por otro.Lo cierto es que desde que pensé que estaba gestando , lo he pasado un poco mal con este tema.No me gusta nada la ginecólogia que hay hoy en día.Se muestra a la mujer en cinta como una enferma.Y no me lo puedo creer.

    A lo mejor ni siquiera soy madre.Otras cosas tiene más prioridad.Pero me parece injusta la situación.Aunque no la cambiaría como otras.

    ¿El bebé instintivo?Umm yo creo que el bebé quiere a quién le cuide.Madre, padre, loba ...
    Yo soy de teta y mi hermano menor de bibe.Y aquí estamos.Mi madre es muy de mimos.Lo de mamíferos es una clasificación taxonómica.Y la etología humana es cambiante.La taxonomía cambia mucho.

    Yo prefiero cambiar el instinto por amor.Y creo que es parte de nuestro "instinto" construir e utilizar objetos.Con raciocinio .

    ResponderEliminar
  35. Anónima, yo no comparto tu postura, sólo comprendo tu opción de buscar la solución que más te convenga en tu desarrollo personal. Pero, también te animo a que te cuestiones todo, incluso tus creencias más arraigadas.

    Por mi parte, creo en la crianza con apego (refrendada científicamente por una gran cantidad de estudios); creo en la Teta, mi hija de casi 24 meses aún la toma a demanda; creo en quedarme en casa para cuidarla todo el tiempo que ella quiera y necesite para dotarla de una base segura; creo en el instinto mamífero, de hecho, en el parto, si quieres que sea de verdad natural, actúa el cerebro límbico (el más antiguo y animal), y si se pone en marcha el neocortex, el parto se interrumpe; también creo en el instinto maternal, aunque hoy en día está muy condicionando por sociedad, cultura, existir, existe.

    Sobretodo, creo que el bebé es un ser humano que por encima de todas las cosas necesita para su bienestar a su madre, el contacto continuo con esta, olerla, tocar su cuerpo, mamar de sus pechos, la necesita a ella a la que conoce porque ha compartido con ella su vida desde que fue concebido.

    Creo en el hecho de ser mujer y en todo lo magnífico y diferente que esto conlleva.
    No creo en el feminismo, creo en la femineidad.
    No creo en el complejo de inferioridad de muchas feministas que piensan que por quedarse en casa durante un tiempo para cuidar de sus hijos son menos que los hombres y no se realizarán jamás. Y ¿por qué va a ocurrir esto? Supongo que si estás dentro del sistema consumista jerarquizado masculino de ganar dinero para poder comprar, viajar, ser una triunfadora y "realizarte", lo de quedarse en casa puede ser terrible, a priori. La cuestión es superar esa visión masculinizada y testosterónica de esta vida e ir más allá. Tal vez lo de ser una triunfadora al final no cuenta para tanto, o lo de tener un cochazo, o lo de viajar a Bali...Todas esas cosas nos las venden los medios de comunicación a las mujeres para que entremos en la rueda del consumismo feroz.

    El feminismo radical tuvo su momento y fue muy necesario, las mujeres debíamos conseguir los mismos derechos que ya tenían los hombres (aún hay mucho que hacer en ese sentido), pero lo que es absurdo es que pensemos que todos que tenemos que hacer las mismas cosas y ser iguales en todo ¿para qué?

    Mira, si te interesa el tema te dejo un artículo que escribí en mi blog
    Mujeres y Hombres ¿de verdad somos iguales?: http://www.mentelibre.es/?p=165

    ResponderEliminar
  36. Hola.
    Me ha parecido interesante este artículo, con una clara voluntad integradora:
    http://generoconclase.blogspot.com/2010/10/feminismo-y-maternidad.html

    Kxll, te deseo lo mejor, suerte en el camino que tú elijas.

    Un abrazo, Ileana, tu blog es fantástico.

    ResponderEliminar
  37. Muy bueno el artículo, Jordi, dice más o menos las mismas cosas que digo yo, no??? jejeje... Lo citaré seguro en alguna ocasión.

    Tengo el corazón partío y el alma asombrada, porque veo que quienes comparten mis ideas ecofeministas suelen simpatizar además con el comunismo, el Che Guevara, la Revolución Cubana... que es lo más patriarcal, lo menos ecologista, lo más totalitario y lo menos libertario que existe!!!

    ¿¿¿Cómo es que aún sigue existiendo esa imagen de la Revolución Cubana??? Es una imagen totalmente alejada de la realidad.

    Un abrazo y gracias!!!

    ResponderEliminar
  38. De acuerdo.
    La verdad es que estáis haciendo un trabajo bastante bueno en el parto y el embarazo.De hecho creo que me habéis enseñado un poquito.

    No creo en la femineidad.Creo en la individualidad.

    No te confundas , no quiero trabajar para comprar lo más caro.Con vivir sin estrés , me basta.Quiero disfrutar de mi trabajo y conseguir un poco de poder.Y lo cierto es que no te puedo expresarlo con palabras.Es mi comunión con el mundo.Jeje si , soy muy testosteronica XD.Tengo muy fuerte el bello.:P

    Supongo que la vuestra será la lactancia
    ...vuestra vocación.

    Si no me cuestionase ¿que hago aquí?kxll

    ResponderEliminar
  39. Sinceramente , creo que estáis jugando con fuego.Puede que vuestra propuesta derivase otra vez en patriarcado.No por ser vosotras patriarcas sino porque el patriarcado es sibilino como el zorro.

    Y puede derivar en volver a prohibir la educación femenina , por ejemplo.

    ResponderEliminar
  40. Matriarcal , ¿tu como te sientes con tus niños?
    Kxll

    ResponderEliminar
  41. Ya he leído el artículo.¿Psicoanalista?
    Es tu opinión.
    A lo mejor la solución sería unas leyes más flexibles.
    Kxll.Podría tirarme muchos post con este tema...

    ResponderEliminar
  42. No.Definitivamente no me convence.XAu

    ResponderEliminar