7 de octubre de 2010

Por qué la Unión Europea debe ampliar la baja maternal a 20 semanas.

El Parlamento Europeo está debatiendo (no es la primera vez, ya el año pasado fue denegado por el voto de los Populares) la posibilidad de ampliar la baja maternal en toda la Unión hasta las 20 semanas.

Desde el blog ZGZ Pro Parto Natural, Estefanía ha publicado una carta que desde su grupo de crianza han enviado a la diputada Teresa Jiménez Becerril, a través de este formulario.

Reproduzco aquí la carta. Cualquiera que lo desee puede enviarla, tal como está, o modificarla, personalizarla, a su gusto. Muchas gracias, Estefanía.

Debajo, copio una que también redacté yo a partir de algunos posts de este blog, y que envié ayer.

Sentiros libres de copiar, cortar, editar, pegar y conformar vuestra propia carta, y hacerla llegar a los Parlamentarios españoles en Europa.


Estimada Sra Jiménez,


Me pongo en contacto con usted a raíz de las declaraciones recogidas en elmundo.es:

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/10/05/union_europea/1286299976.html

En el que se recogen como declaraciones suyas la siguiente frase:


“La diputada española Teresa Jiménez Becerril, cuyo país encabeza las cifras de paro femenino con un 12,9%, se pronunció durante el debate "a favor de las madres trabajadoras", pero expresó sus dudas sobre si la propuesta ayuda a la mujer.”

Permítame que le argumente como madre trabajadora por qué creo que la propuesta ayuda a la mujer.

Puede contrastar en estudios de la OMS la importancia para el desarrollo del bebé el mantener lactancia exclusiva durante, al menos, los seis primeros meses.


Una madre responsable querrá mantener la lactancia el máximo tiempo posible, aunque sólo alcancen a esas limitadas 20 semanas. Esto procurará además, está recogido en diversos estudios que estaría encantada de facilitarle, el desarrollo de un bebé más sano y estable emocionalmente. Lo que se puede traducir en ahorro en gasto sanitario.

Si una madre trabajadora no se ve protegida por una baja amparada por su gobierno deberá elegir entre pedir una excedencia o reincorporarse a su trabajo. Una excedencia SIEMPRE pone en jaque el puesto de trabajo y sus responsabilidades. Mientras que una baja ya sea por maternidad o por una intervención quirúrgica por rotura de menisco siempre se respeta en una empresa.

Una baja de 20 semanas empieza a ser un período lo suficientemente largo para que las empresas se planteen cubrirlo. No nos engañemos, actualmente las bajas maternales no se cubren la mayor parte de las veces porque 16 semanas se cubren sobrecargando al resto de compañeros. Esto supone creación REAL de empleo. Lo que se traduce, inmediatamente en ingresos al estado. De hecho, en este caso, el beneficio sería directamente proporcional al alargamiento de la baja. Cuanto más larga fuera, más bajas se cubrirían y más movimiento económico se generaría.

Nadie duda de que la carrera profesional de una mujer en Noruega tiene muchos menos obstáculos que en un país como España donde la lucha por la igualdad está mucho más atrás que en este país. Sin embargo, es en Noruega donde la baja maternal es de, al menos, 46 semanas y su tasa de morbilidad infantil está entre los valores mínimos.

El hecho es que, en Noruega se ha apostado porque ambos progenitores participen de la crianza (existe la denominada cuota paterna y la cuota temporal) no a que la crianza se “subcontrate” en guarderías 12 horas díarias.

Le ruego que, desde su privilegiada posición para participar en decisiones que nos afectan a todas las mujeres españolas, reflexione sobre estos datos para emitir un juicio sobre la citada propuesta.


Como madre trabajadora española y, por tanto, representada suya, le pido que haga todo lo posible porque se apruebe la dicha medida.


Un cordial saludo,


Estefanía Serrano

Fuentes:

Notas de la OMS recogiendo diferentes estudios que avalan el mejor desarrollo de los bebés, menor incidencia de enfermedades crónicas y menor morbilidad mediante el mantenimiento de la lactancia al menos los 6 primeros meses:
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs342/es/index.html

Información sobre las políticas de igualdad y familia en Noruega
http://www.regjeringen.no/bfd/engelsk/


Los artículos de Pernille Lønne Mørkhagen. Hay uno traducido en español en Internet
http://educador_13.espacioblog.com/post/2006/07/08/conociendo-mujer-noruega


Otra carta posible:



Estimada diputada:


Me pongo en contacto con usted para apoyar la iniciativa de prolongar la baja maternal remunerada hasta las 20 semanas en la Unión Europea.


En realidad, sería ideal hasta las 24 semanas, como mínimo, pero en este contexto, ampliarla hasta las 20 semanas ya sería muy positivo.


La Organización Mundial de la Salud recomienda que todos los bebés sean amamantados de forma exclusiva hasta los 6 meses de edad. Las autoridades sanitarias españolas y europeas siguen esta recomendación. También recomiendan mantener la lactancia combinada con otros alimentos hasta los 2 años de edad.


Todos sabemos las ventajas que la lactancia materna tiene para la salud de los bebés y las de sus madres, avaladas científicamente por muchísimos estudios.


Que la madre pueda permanecer con la cría estos 6 meses es fundamental para salvar la lactancia materna. A los 6 meses, ya el bebé puede comer con sus manos o con cucharilla otros alimentos (papillas, cereales, frutas, verduras...) lo que permite NO TENER QUE INTRODUCIR BIBERONES. Es la introducción precoz de biberones (incluso con la misma leche materna previamente extraída) lo que termina con las lactancias de forma prematura.


La baja maternal hasta los 6 meses haría mucho por elevar el índice de prevalencia de las lactancias maternas, tal como recomiendan todos los organismos sanitarios.


La inversión de presupuesto público en los bebés, en lactancia materna y en permitir el vínculo afectivo sano entre madre e hijos es una medida política de mucha importancia: a la larga se ahorrarán muchos gastos sanitarios, consultas médicas, hospitalizaciones, psicólogos, atención a niños con problemas, prevención de la delincuencia juvenil, justicia, penales, etc...


Si la prolongación de la baja maternal aumenta el riesgo de exclusión laboral de las mujeres, lo que hay que cambiar es la mentalidad de los discriminadores.


Los países de mayor participación política de las mujeres (Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca...) son también los países donde las bajas maternales son más largas y donde los bebés y sus madres están más protegidos. No es incompatible, sino complementario.


La prolongación de las bajas maternales y paternales permitirían además que los desempleados puedan asumir la sustitución de los padres ausentes, repartiendo así mejor el empleo. Así, la madre o padre que quiera permanecer con su hijo puede hacerlo cobrando un subsidio, y el desempleado puede estar trabajando. Y todos contentos. ¿No puede estudiarse un modelo así?


Creo que la incorporación de la mujer al mundo laboral, público y político tiene que servir para cambiarlo.

El mundo laboral tiene que cambiar. Tiene que cambiar para que todos, mujeres y hombres, trabajemos un poco; y todos, mujeres y hombres, nos dediquemos un poco a criar a nuestros hijos.


Lo que no puede pasar es que todos estemos 12 horas diarias trabajando, mientras la crianza, el hogar, los cuidados a niños, enfermos y ancianos, los trasladamos precariamente a las mujeres más pobres, a las inmigrantes, a las empresas privadas y al Estado (a través de oficios y profesiones cada vez peor pagados). Inmigrantes que trabajan sin contratos; guarderías privadas que pagan 600 euros mensuales a sus educadoras; y educadoras de guarderías públicas que, junto con los demás funcionarios, han visto incluso su sueldo aún más reducido recientemente.


El amor y el cuidado debe ser reivindicado como algo digno de ser realizado y vivido por todos los seres humanos, y no como algo precario que hacen aquellos que no pueden acceder a otra cosa. El amor y el cuidado no cotizan en bolsa y están fuera de la lógica mercantil: ¡hay que defenderlos con política y con dignidad personal!


Niños fuimos, somos y seremos todos. Y los niños necesitan amor y contacto físico con sus progenitores. La neurobiología no hace sino confirmarlo a cada momento. Algo que no se encuentra en el mercado laboral, ni en las guarderías, ni en los colegios de élite, ni tampoco en las cuidadoras inmigrantes (que a su vez se ven obligadas a dejar a sus hijos en sus países de origen). Es perpetuar la cadena del abandono, los hijos de cada una en manos de otras.


Los bebés y niños necesitan ser amados por sus padres. Para eso, para sentirse amados, NECESITAN PASAR TIEMPO CON NOSOTROS. Necesitan leche materna (que sólo las mujeres podemos dar), cuerpo materno y paterno, hogar, comida saludable, comunicación, dedicación personal por parte de sus progenitores. Si para ello hace falta "cambiar las carreras": ¡cambiémoslas! Para eso precisamente teníamos que llegar las mujeres al poder.


Si la maternidad perjudica el desempeño laboral: ¡cambiemos las formas de desempeño laboral! Si el desempeño laboral perjudica a la maternidad: ¡cambiemos las formas de desempeño laboral!


¿Por qué suponemos que podemos cambiar la organización de nuestras vidas, por qué suponemos que podemos sacrificar a nuestros hijos, por qué suponemos que no hace falta ser "buenas madres" ni "buenos padres" y NO SUPONEMOS QUE PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO LABORAL Y PRODUCTIVO, EL MUNDO SOCIAL Y POLÍTICO, a favor de nuestros hijos y del futuro?


La jornada laboral de 8 horas es una reivindicación del siglo XIX. Parece increíble que 200 años después, con la mujer incorporada al trabajo (o sea, el doble de mano de obra disponible), y con todos los adelantos de la robótica, inteligencia artificial e internet, no sea posible REDUCIR Y FLEXIBILIZAR LAS JORNADAS LABORALES. Producir más en menos tiempo.


¿Lo lógico no sería que, tras la incorporación de la mujer al trabajo y tras el aumento exponencial de la productividad que trae la era digital, TODOS TUVIÉRAMOS QUE TRABAJAR MENOS HORAS?


¿Trabajar menos horas para estar con nuestros hijos, trabajar menos horas para repartir el empleo, trabajar menos horas para que los ricos no se enriquezcan tanto, trabajar menos horas para consumir menos, trabajar menos horas para repartir mejor las riquezas, trabajar menos horas para disminuir la explotación intensiva de la mano de obra y de los recursos naturales?


Transformar el mercado laboral: reducción de la jornada, eliminación inmediata de esa horrorosa jornada partida española, teletrabajo, trabajo por objetivos, cambios en la organización del trabajo, aumento de la productividad, trabajo sin horarios rígidos, racionalización de los horarios de trabajo, trabajos a los que se pueda ir con nuestros hijos, trabajos en casa, trabajos más motivantes, mejor gestión de los recursos humanos, más prestigio para los trabajos de cuidado del otro (cuidadores, educadores, enfermeros, auxiliares... que deberían ganar más que un ejecutivo de Banca, más que un notario y hasta más que un Ministro, dado que realizan las labores de mayor importancia social), bajas maternales más largas como en los países nórdicos urgentemente, verdaderos permisos de lactancia, más recursos estatales para guarderías públicas y al mismo tiempo para las madres y padres que quieran permanecer con sus hijos ahorrándole ese gasto al Estado, hacer compatible el mundo laboral con la crianza de los niños pequeños: ¿no es de esto de lo que deberían ocuparse LAS MUJERES POLÍTICAS E INFLUYENTES en el mundo de hoy?


Eso sí sería cambiar el mundo a favor de las mujeres, de los hombres, de los niños, de los ancianos... que fuimos, somos y seremos todos.


Un saludo y gracias por su tiempo.

8 comentarios:

  1. Acabo de tuitear este artículo y ha sido retuiteado por mi amigo Fotomaf que tiene más de 10000 seguidores :P

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo unos pocos menos que Fotomaf ;-) pero apoyo la moción. Hay que conseguir que el Estado y la sociedad sigan viendo a la mujer embarazada (o los padres y madres) como una carga o un problema.

    Saludos

    @CesarBor

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Irene, César y Fotomaf!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ileana,
    Es el momento de reivindicar!!!

    ResponderEliminar
  5. Ile eres genial :D Gracias por expresar lo que todas pensamos, intuimos, sabemos y merecemos. Lo comparto... si nos movemos todos, claro que podemos!

    Un abrazo,

    Louma

    ResponderEliminar
  6. Ileana, si quieres que un miembro del PP te haga caso, aunque sea mujer, no puedes hablarle de la importancia social, ni de consumir menos, ni de evitar que los ricos se enriquezcan. Habría que hablarle de la reducción de visitas al pediatra que supone, y del ahorro correspondiente en seguridad social y en ausencias del puesto de trabajo. Los de derechas son cortoplacistas. Y además, creen que comer en casa al mediodía es importante.

    En cierto modo, tienen razón, mientras el tándem mamá-bebé sea incompatible con el puesto de trabajo, alargar la baja maternal será contraproducente.

    ResponderEliminar
  7. Jejeje, espontanea, seguramente tienes razón!!!

    Gracias, lo tendré en cuenta, un abrazo!!!

    ResponderEliminar