1 de diciembre de 2010

"La sustancia que cicatriza la herida es la leche, la savia maternal"



"Comenzar a vivir, crecer, es un proceso doloroso: nuestra vida se inicia como un desprendimiento y culmina en un desarraigo. En el mundo prenatal deseo y satisfacción son uno y lo mismo; el nacimiento significa su disyunción y en esto consiste el castigo de haber nacido. En ese castigo comienza también la conciencia de ser: sentimos nuestro yo como sensación de cercenamiento de lo otro. Pero hay una sustancia prodigiosa que hace cesar la discordia entre deseo y satisfacción: la leche maternal. En ella el placer y la necesidad se conjugan. La lactancia atenúa la distinción entre sujeto y objeto. La unidad se restablece y por un instante el uno es el otro. En una imagen doblemente admirable, por su exactitud visual y por su penetración espiritual, Hölderlin dice que el niño pende del pecho de su madre como el fruto del ramo. Así es: el niño vuelve a ser de nuevo parte del cuerpo del que fue arrancado. La sustancia que cicatriza la herida es la leche, la savia maternal."


Octavio Paz, Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe, 1982.

6 comentarios:

  1. ¿Cómo se llama ese cuadro?

    ResponderEliminar
  2. Precioso.... 'por un instante el uno es el otro' precioso...

    ResponderEliminar
  3. Qué lindura, me encanta el símil con el fruto en el árbol..que sube al árbol cuando lo necesita. Y el dibujo me encanta porque me recuerda a Catu en este momento.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, el texto y la imagen.
    Yo siempre lo he pensado, que cuando mi hija está mamando estamos unidas totalmente, física y emocionalmente, y somos sólo una.

    ResponderEliminar