11 de mayo de 2011

BEBÉS: la película.

Web Oficial: Bebés. Todo el mundo ama a los bebés.
En Facebook: Bebés. La película.

Ficha:

Película: Bebés. Título original: Bébé(s). Dirección: Thomas Balmès. País: Francia. Año: 2010. Duración: 79 min. Género: Documental. Guion: Thomas Balmès; basado en una idea original de Alain Chabat. Producción: Alain Chabat, Amandine Billot y Christine Rouxel. Música: Bruno Coulais. Montaje: Craig Mackay. Distribuidora: Karma Films. Estreno en Francia: 16 Junio 2010. Estreno en España: 29 Abril 2011. Apta para todos los públicos

Sinopsis:

Dirigido por el cineasta Thomas Balmès a partir de una idea original del productor Alain Chabat, “Bebés” nos propone compartir un desafío excitante: seguir muy de cerca a cuatro bebés en cuatro países muy diferentes entre sí, desde su nacimiento a sus primeros pasos. Los bebés son: Ponijao, que vive con su familia cerca de Opuwo (Namibia); Bayarjargal, cerca de Bayanchandmani (Mongolia); Mari, de Tokio (Japón); y Hattie, de San Francisco (Estados Unidos).




Por Ileana Medina Hernández

He sacado un huequito para ir a ver la película documental francesa Bebés. Un día entre semana a primera hora de la tarde, en un cine de estos no tan comercial (de la cadena Renoir), y con la sala completa para mí sola. Vaya lujo.

Después de quedar impactada hace un tiempo con Le Premier Cri, maravilloso documental también francés sobre los partos en distintos lugares del mundo, (que me descargué en internet, porque creo que no se estrenó en los cines españoles o al menos yo no me enteré), ésta, aunque no tiene ninguna relación en su factura, viene a ser como una segunda parte, que demuestra el interés que la sociedad comienza a prestar al parto, al nacimiento y a la primera crianza.

Como han dicho los críticos de cine, es este un documental de una gran fuerza visual, donde los primerísimos planos de los bebés y sus acciones cotidianas, una excelente fotografía, un excelente montaje y una excelente música, dan un resultado que ya quisieran muchas películas de ficción. No hay diálogos, no hay narración, y sin embargo, la película, totalmente oxitocínica, abduce y encanta durante sus 79 minutos, demostrando el poder seductor que los bebés tienen sobre la mente del adulto humano.

La elección de las cuatro familias me pareció un gran acierto. Entre las cuatro forman un cuadrante del mundo. Dos familias rurales, de dos continentes diferentes: una mongola y una namibia; dos familias urbanas de dos continentes diferentes: una norteamericana y otra japonesa.

No hay una visión maniquea en la película. No es su intención mostrar la "superioridad" de una cultura o de una forma de crianza sobre otra. Y además, y creo que ese es su gran mérito, logran mantener esa sensación de objetividad de la cámara, de no caer en el juicio o en el embobamiento gratuitos.

Son cuatro familias amantes de sus hijos. Las imágenes amorosas predominan en los cuatro ambientes. Familias hermosas, cada una dentro de su modelo cultural. Sin embargo, como espectadores no quedamos indiferentes, y quiero compartir con la "tribu maternal" los aspectos que más me llamaron la atención.

Hace un tiempo, habíamos compartido por aquí que la cultura mongola es una gran amante de la lactancia materna. Y así se deja ver en la película, donde podemos apreciar, en una de sus más bellas escenas,  como la mamá limpia la carita de su bebé con su propia leche.

Como a veces nos hacemos visiones maniqueas de las cosas, eso nos podría llevar a concluir que la crianza mongola es por lo general muy respetuosa con los niños pequeños. Llama la atención sin embargo, que en Mongolia (igual que ocurre en Rusia, según la película Le Premier Cri) aún envuelven y atan fuertemente a los niños nada más nacer, haciéndolos un rollo que no los deja ni moverse. En esta película se aprecia que el bebé mongol permanece durante largos ratos atado, solo, y bocarriba en la cama, mientras su madre realiza las tareas del hogar.

Las familias norteamericana y japonesa, entre los libros y la tecnología, se ven porteando a sus bebés, asistiendo a grupos de madres con gimnasia y música para los niños, leyéndoles, llevándoles a la guardería, compartiendo el baño... e implicando al padre en la crianza y el cuidado.

Pero, al final de todo, no pude evitar quedarme con la sensación de que el libro Becoming the parent you want to be que lee la mamá norteamericana (cuya casa está llena de libros, como la mía), o el de No hitting que lee a su hija, así como todos los juguetes y cachivaches que abarrotan las casas con un estilo de vida industrializado, parecen absolutamente innecesarios y fútiles ante la felicidad de los niños namibios, con las largas y suculentas tetas de mamá siempre a disposición, toda la tierra del mundo bajo sus pies, y el agua clara del manantial que les sacia la sed.

 _______________________
Otros comentarios sobre la película:

En La Butaca.net
En Pequemanía.
En La Guía del Niño
En La estantería de MJ
En La última risa de la lágrima

Tráiler:

13 comentarios:

  1. Hola!

    Aunque sigo el blog hace meses ya no recuerdo si alguna vez he comentado pornaquí, pero hoy, no puedo dejar pasar la oportunidad.

    Yo fui al cine a verla el martes y salí encantada. Como bien han hablado de ella, la fotografía, la imagen, la muúsica, el exceso de primeros planos son buenísimos.

    Es un documental que transmite mucho, tal y como es, sin intervenir,

    Yo aún no tengo niños. Fuimos a verla mi marido y yo y la disfrutamos a tope. Pero salimos con la sensación de que, aún siendo el que menos tenía, el más feliz, el más libre de todos, era Ponijao, con todo un mundo por descubrir, la naturaleza a sus pies, y una mamá, que aunque seguía con sus tareas diarias, siempre estaba disponible, con el alimento a mano en todo momento.

    También me gustó mucho, como bien comentabas que no hace diferencias de lo que es mejor o peor, no se posiciona, simplemente retrata y capta los mejores momentos,

    GRACIAS por este post ;-)
    Lara

    PD. El documental de los partos no lo conocía pero, me lo apunto!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi me pasaron el enlace para verla hace unas semanas y por fin tuvimos un rato para verla. Nos gustó mucho.
    Una de las imágenes con la que me quedé y comentamos fue cuando una de las mamás lava a su bebé con su leche.

    ResponderEliminar
  3. Hace poco la vimos con mi marido y el hizo la misma observación que ustedes. Me dij que al final el más feliz era el niño de Namibia. Parece que realmente el que menos tiene, más tiene.

    Cariños desde Chile.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me ha gustado eso de largas y suculentas tetas! jajaja

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente me quedo con la maternidad africana, me encantan esas dos mujeres plácidas que ríen constantemente y comparten charlas y maternidades.
    Vi la peli hace tiempo y me enamoró, y ahora la volveremos a ver los tres en el cine, porque aqui se les ha ocurrido hacer la sesión "apta" para bebes :)

    ResponderEliminar
  6. Carol podrías dejar el enlace para verla? la he buscado online pero no la encuentro y con mi bebé tan pequeñita no puedo ir al cine pero me encantaría verla :)

    ResponderEliminar
  7. ¡Tengo muchísimas ganas de ver ese documental! Y ahora que lo has comentado, me dieron aún más ganas.

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi el marco espacial aunque me pareció acertado, me pareció que a latinoamérica nos hicieron a un lado....

    Tuve la misma impresión: que el bebé namibio era el que lo tenía "todo" (al menos para su edad y su desarrollo). A comparación de la bebé japonesa que a pesar de tener tantas cosas y tener al padre en casa trabajando, la atención que recibía era limitada...

    Pero sí, es precioso, vale la pena verlo con todos los críos.

    ResponderEliminar
  9. Se han borrado todos los comentarios...

    Me gustó la película, nos pasaron el enlace hace unas semanas.
    Como te dije la otra vez, tengo grabada la imagen de la mamá lavando la cara de su bebé con su leche.

    ResponderEliminar
  10. Sí, lo siento, había algunos comentarios muy buenos.
    Y menos mal que hemos recuperado el post, que lo habíamos perdido también.
    Gracias, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  11. estoy deseando ver la peli, me han hablado ya de ella y en mi ciudad no la ponen en ningun cine!!
    me ha encantado tu blog!
    un saludo

    ResponderEliminar
  12. Que buena la recomendacion de la pelicula de partos francesa, a ver si las bajo las dos para poderlas disfrutar. Importante que sea una vision sin juicios, que se muestre lo que en diversas culturas hacen, como crian, como dan a luz, y que podamos aprender y disfrutar de esas comparativas.
    Gracias por publicarlo, y comentarlo de tan bella manera.

    ResponderEliminar
  13. Un documental muy recomendable, transmite muchos conceptos de forma visual.
    Saludos.

    ResponderEliminar