2 de mayo de 2011

La "niño-fobia"

Por Ileana Medina Hernández

 Algunos -lo malo es que ocupan puestos con poder- tienen una forma muy rara de entender la "conciliación".

El Ministro de Trabajo abrió la boca hace un par de días para soltar esta frase sin desperdicio:

"Si tuviera que elegir una sola medida por encima de todas las demás para estimular la igualdad y, al mismo tiempo, la eficiencia de una economía, la capacidad, la producción y la riqueza a medio y largo plazo, esa sería que todos los chicos pudieran estar escolarizados inmediatamente después de su nacimiento”

La frase dicha así, sacada de contexto, produce escalofríos. Solamente imaginar a todos los niños escolarizados nada más salir del vientre de su madre, parece algo así como una pesadilla de George Orwell. Algunas reacciones que he visto en el Facebook hasta han considerado la frase del ministro como "apología de la violencia contra los niños".

Yo creo que en realidad, lo que el Ministro quería decir es: "El Gobierno va a garantizar una plaza de guardería pública para cada niño que nazca".

Pero se le salió el monstruo que lleva dentro, y dijo la verdad. Lo traicionó el subconsciente.

Hasta ahora el Ministerio de Educación quería convencernos de que la educación desde los 0 años era buena para los niños. Ahora el Ministro de Trabajo ha revelado lo subyacente: sería estupenda para aumentar "la eficiencia" de la economía.

Dijo la verdad sobre lo que la sociedad devoradora quiere de nosotros: que todos trabajemos como esclavos de sol a sol, mientras los niños, los ancianos, los enfermos, los "discapacitados"... todo el que no sea apto para ser esclavo lo suficientemente productivo, los cuiden otros masificadamente.

Que el Estado amplíe la cobertura de guarderías públicas, es una buena noticia. Así ocurre en Noruega, el mejor país para criar niños del mundo.

PERO:

1.- La cobertura de plazas en guarderías públicas debe ir acompañada de BAJAS MATERNALES Y PATERNALES MÁS LARGAS, como ocurre también en Noruega y en los países con modelos sociales más avanzados. Noruega tiene 56 semanas de baja maternal, más de tres veces la de España.

2.- Los países con verdadera "igualdad", con mayor participación de la mujer en los asuntos públicos, son también los nórdicos: precisamente los que tienen mayores coberturas de licencias de maternidad y paternidad. También fue el modo en que hicieron crecer sus índices de natalidad.

3.- No os dejéis engañar: el "feminismo de la igualdad" que triunfa en las instituciones, triunfa precisamente porque es funcional al capitalismo y al patriarcado. El eco-feminismo y otras formas de "pensar la igualdad" están fuera de las agendas políticas, porque son anti-patriarcales de verdad. La mujer que llega a Ministra o a empresaria, y deja a su hijo a los 3 días de nacido para seguir haciendo su trabajo (igual que los hombres) no está "liberada": está precisamente robotizada, CONVERTIDA al modelo patriarcal histórico que pone el trabajo y la explotación por encima del cuidado, los afectos y las emociones.

4.- Si alguna solución hay a los problemas del mundo, señor ministro, no está en que todos nos incorporemos acritícamente a un mercado laboral injusto y explotador, haciendo del trabajo el único sentido de nuestras vidas, sino en que todos  (HOMBRES Y MUJERES) cultivemos la CAPACIDAD DE PONER LA VIDA EN EL CENTRO: cuidar de nuestros hijos, revalorizar y remunerar las tareas de CUIDADO, los afectos, las emociones, los vínculos humanos. Es ahí donde algunos vemos la riqueza, y el mejor modo de repartirla, señor ministro.

5.- La idea de escolarizar a los niños desde el nacimiento es adultocéntrica y "niño-fóbica". Es una necesidad de los adultos, para mantener el status quo de un sistema de valores donde lo único que cuenta es el dinero, pero abandona las necesidades de afecto y presencia p(m)aternal de los bebés y niños pequeños.

6.- El dinero que se va a utilizar para guarderías públicas podría repartirse para también: ampliar las bajas maternales (un mínimo de 6 meses clama del cielo, la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es una recomendación de salud avalada por todos los científicos hoy en día). Y también para remunerar de algún modo a las familias que decidan quedarse con los niños en casa. El dinero que le ahorra a la guardería pública podría recibirlo como ayuda la madre o el padre que se quede en casa cuidando de su bebé.

7. - Si el problema es la DISCRIMINACIÓN laboral sobre las madres y padres que deciden hacer un paréntesis laboral para cuidar de sus hijos, a quien hay que penalizar es al discriminador, no a los bebés.

8.- La necesidad de ampliar las plazas de guarderías públicas puede justificarse como un apoyo a las familias trabajadoras, pero NO DEBE VENDERSE COMO ALGO BUENO PARA LOS BEBÉS, tal como hace el Ministerio de Educación. Es una falacia. Los adultos cerramos los ojos al hecho de que el sistema laboral y social tal como lo tenemos montado es lesivo para los niños (o sea, para todos), y entonces buscamos justificaciones para consolarnos por tener que delegar la crianza y la educación de lo que se supone que más queremos en el mundo. La necesidad de guarderías es para los adultos, no para los niños.

9.- Las investigaciones más recientes en neurociencia y en psicología de las emociones, revelan la importancia de la primera etapa de la vida para la configuración de un sistema emocional sano, a partir de los vínculos afectivos con los progenitores. Una sociedad más solidaria, más empática, más amorosa y menos violenta sólo se construye SATISFACIENDO LAS NECESIDADES EMOCIONALES DE LOS BEBÉS Y NIÑOS, cosa que no se hace en la escuela ni en las guarderías.

10.- Disfrazar de socialista y progresista una defensa descarada de los intereses del capital como la que hay implícita en sus declaraciones, señor ministro, le merece la dimisión y la desconfianza de sus votantes. La falta de sensibilidad, de humanidad y de sentido común que hay en sus palabras menoscaba la poca esperanza que aún podamos albergar en nuestros políticos.

11.- Una sociedad "niño-fóbica", construida de espaldas a la infancia, donde los niños no tienen cabida en los hoteles, ni en los restaurantes, ni en los aviones, ni en los centros de trabajo, ni en nuestra habitación, ni en nuestras vidas... es una sociedad fascista y suicida. (Y luego nos preguntamos por qué hay fracaso escolar, generación ni-ni, violencia adolescente, etc...)

12.- La protección de la naturaleza y con ella de la vida humana; la apuesta por un futuro de paz, por una sociedad más justa, más empática y más solidaria, comienza, señor ministro, por una crianza más amorosa, presencial y respetuosa hacia nuestros hijos. No podemos abandonar a los niños y luego inventar una asignatura de Educación para la Ciudadanía para que aprendan a no maltratar a los demás. La ética se transmite con el ejemplo.  Hacia ahí deberían ir encaminadas las políticas públicas, y ese debería ser nuestro principal compromiso con las futuras generaciones.




_________________________________
 Otros artículos relacionados en este blog:
 
La escolarización de 0 a 3 años
Psiquiatra Eulalia Torras: "la guardería no puede criar saludablemente a un bebé"
Más sobre el tema de las guarderías
Abandonar el enfoque adultocéntrico

19 comentarios:

  1. Ileana, he leído mucho sobre este penoso tema en las últimas horas. Tú lo has expuestos de un modo excelente. Es triste que la mal llamada igualda de hombre y mujer esté llevando a una pérdida total y absoluta de la infancia y los derechos fundamentales de los niños.

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa respuesta!!!!Muchísimas gracias!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Muchísimas gracias por tu respuesta, sé que somos muchas las mamás, y papás también, que nos sentimos identificadas en ellas...

    A mí de verdad que me suena a película de horror, más que de terror. Me parece increíble que se plantee esta opción como un proyecto ideal a costa de ir contra nuestra naturaleza. No puedo imaginarme a esos bebés desorientados tratando de identificar el olor de su madre, buscando sus pechos, su calor, su aliento, chupando tetinas sin parar, acostumbrándose a ello... Por no decir que mi hija, el día de mañana, no pueda disfrutar y ofrecer estos momentos a sus propios hijos...

    Un abrazo familias!

    ResponderEliminar
  4. Estupenda respuesta, aunque viniendo de ti no me extraña!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ileana,

    Tu análisis de los mecanismos materiales que subyacen al modelo productivo capitalista me parece superacertado. El egoísmo naturalizado ha penetrado en las estructuras políticas, económicas y religiosas dominantes. No se puede construir ninguna comunidad humana sobre la base del individualismo (principio fundante del capitalismo). Habrá que encontrar una alternativa, estudiando otras comunidades -no capitalistas- que valoran los lazos de afecto que establecen los seres humanos desde su nacimiento.

    Espero que el próximo Congreso Internacional de Políticas Matriarcales que tendrá lugar en Suíza del 12 al 15 de este mes sirva para reforzar las voces del ecofeminismo.
    http://kongress-matriarchatspolitik.ch/?lang=en

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ileana por poner palabras a lo que creo que muchas sentimos
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Como siempre en cuatro palabras dices todo lo más importante!!!! Ojalá el ministro leyera al menos esta carta!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Genial Ileana, el punto 3 me ha encantado! Ojala lo leyera no el menestro, todo el mundo!

    ResponderEliminar
  9. Ileana, un aplauso como siempre a lo que escribes. Te propongo que lo envíes a las secciones de Cartas de cada periódico de España.

    ResponderEliminar
  10. Ileana mis respetos a ti y a todas las madres que escribieron sus cartas. Esta genial, ganas no me faltan -tiempo si- de traducirlo, porque ahora que está en campaña la "no cachetada"a los niños en Francia, veo como sale la violencia interiorizada de la gente, justifican la violencia a todos los niveles, NIÑO FOBIA,que esconde la MISOGINIA (de hombres y mujeres) también, esto que le dices al ministro le cae a pelo a cada padre y madre en una sociedad donde la crianza robotizada es la norma.

    ResponderEliminar
  11. Como ha dicho Ana en su blog Creciendo con David (en los comentarios lo ha dicho, me parece) a mi me cuesta creer que sea un fallo del subconsciente. Hablamos de un señor que se dedica profesionalmente a la oratoria... y considerando lo delicado del tema, ¿en serio es un error?. Yo creo que si hubiera querido hablar de garantizar plazas públicas de guardería lo hubiera dicho así, tal cual.

    Excelente tu comentario, como siempre.

    ResponderEliminar
  12. ¡Muy buen repaso de la jugada!

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Ileana. Excelente como siempre.

    ResponderEliminar
  14. http://www.grupotortuga.com/Elisabeth-Badinter-La-maternidad

    ResponderEliminar
  15. Brillante, Ileana.

    "es una sociedad fascista y suicida", es el mejor resumen de toda esta mentalidad centrada en el capitalismo y en la producción.

    No sé aún de qué manera, pero es necesaria una auténtica y profunda revolución.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. WOW!SI SEÑOR ILEANA!Claro, conciso y real. Como la vida misma...
    Empiezan a clamar al cielo muchas cosas en este país, pero esta izquierda al servicio de los intereses del capitalismo no sólo da arcadas, (más cuando ves al sector progre de la sociedad española avalando su integridad izquierdista) pone los pelitos de punta.

    ¿Cómo se atreve un señor,y más en este cargo, a realizar tamañas declaraciones? ¿cómo pretende España crear una sociedad sana?

    Respecto al tema de destinar parte del dinero en crear guarderías, a las bajas maternales, te diré por qué creo que no lo van a hacer: porque las guarderías generan puestos de trabajo, aumentar las bajas maternales no.

    Vivimos en un modelo productivo que se basa en el crecimiento exponencial de la población al servicio del trabajo, ignorando y minusvalorando la limitación real de recursos existentes.

    Creo que vamos mal si la apuesta es pretender prolongar esta falacia, al servicio de unos pocos, en contra de la mayoría. Que puso el lema de la tecnología, como virtud humana, al servicio de un progreso incontrolado, que en la mayor parte de las cuestiones humanas, como el tema de la maternidad, se demuestra contraria al beneficio social del colectivo.

    Me he cansado de escuchar al sector más ignorante de la sociedad que la tecnología es lo mejor. Así, toda, de cualquier manera, para cualquier uso, en cualquier momento. Sin filtro, sin distinción, como concepto.

    Me he cansado de ver cómo se fomenta la incorporación de la mujer al mercado laboral agresivo como manera de aumentar el sistema productivo, sin valorar más allá de la supuesta ventaja consumista. Denostando, y menospreciando la opción de criar a los hijos abandonando el mundo laboral, cuando la susodicha era de la plebe (esa tiene que currar duro aspirando a ser más, poseer más, no puede permitirse dejar de ganar dinero bajo ningún concepto).

    Uno se cansa de escuchar las palabras desarrollo, progreso, crecimiento...Cuando lo único que observas a tu alrededor es misera humana de todos los colores y maneras.

    ¡YA BASTA!Se ríen de todos a diario.

    Un saludo,
    Adri



    Pues ¡toma humanidad desarrollada! toma dosis de

    ResponderEliminar
  17. Maravillosa carta!!
    Somos muchas personas que sabemos que los bebés deben estar con sus padres durante, qué menos que el primer año. Esto es imprescindible para un desarrollo sano a todos los niveles de la persona.
    Yo soy madre, psicopedagoga y maestra, y siento la necesidad de luchar por conseguir que esto sea realidad, pero al mismo tiempo me siento muy impotente de ver la indefensión a la que están condenados nuestros bebés en esta sociedad.
    Estoy proponiendo que creemos una Asamblea o un grupo de trabajo dentro del moviento 15M para dar difusión a este tema y exigir cambios urgentes en la política social. ¿Qué os parece?

    ResponderEliminar
  18. Hola, soy de Ecuador, y he creado una petición en esta página http://chn.ge/16ABmKo, para que se incluya la Conciliación Familiar-Laboral en el Código Laboral, por favor, pueden leerla, y ayúdenme firmando y difundiendo, en Ecuador, solo tenemos 12 semanas de permiso de maternidad, y un año de licencia por lactancia (2 horas diarias), y como madres, sabemos que esto es terriblemente insuficiente.

    ResponderEliminar