14 de mayo de 2011

Lesbianas y maternidad

Por Ileana Medina Hernández





Las lesbianas españolas están en acción.

En algunas comunidades españolas, la Sanidad Pública está negando a las parejas lesbianas los servicios de reproducción asistida que sí cubre para las parejas heterosexuales.

La ministra Pajín ha apoyado al Consejero de Sanidad asturiano, que ha alegado "motivos clínicos" para denegar a las parejas lesbianas esta ayuda que les permita realizar a través de la Seguridad Social un tratamiento que en las clínicas privadas cuesta algunos miles de euros.

El argumento que han utilizado, de dudoso rigor científico y jurídico, es que supuestamente el reglamento de reproducción asistida exige que uno de los dos miembros de la pareja sea estéril. Pero, en la práctica, muchísimas parejas heterosexuales reciben tratamiento aún cuando la causa no ha podido ser diagnosticada: es lo que se conoce como "infertilidad de origen desconocido" o "esterilidad conyugal". De hecho, hay consenso científico en que la infertilidad no es un problema individual, sino un problema de pareja.  Algo que estrictamente aplicaría para las parejas lesbianas.

«Han llegado a decir auténticas barbaridades, que si fueran tomadas en serio, podrían poner en cuestionamiento la cobertura sanitaria en sí de cualquier problema reproductivo, como que “ser madre no es un problema médico que tengan que pagar los impuestos de los españoles”» razonan las impulsoras de la iniciativa Lesbianas en Acción (LEA), en este resumen donde recogen las distintas noticias que se han generado recientemente, a raíz de los casos de Silvia y Andrea, que han denunciado la actuación de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Asturias.

Sin embargo, en realidad, parece que la ley española es de las más abiertas con respecto a la posibilidad de que las lesbianas o mujeres solas puedan recibir estos tratamientos, tal como leo aquí:

«La ley española no dice nada sobre el estado civil ó la orientación sexual de la receptora. "Toda mujer podrá ser receptora ó usuaria de las técnicas reguladas en la presente ley, siempre que haya prestado su consentimiento a la utilización de aquellas. La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con independencia de su estado civil y orientación sexual. " [art. 6.1 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida] Según el catedrático Marcelo Palacios, uno de sus coautores y Presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, la ley española es una de las más avanzadas de los países occidentales.
Según expertos consultados por el periódico "EL MUNDO", cerca de 120 centros españoles practican estas técnicas y, en ellos cerca del 80% de las mujeres que se inseminan con semen de donante anónimo, son lesbianas. Según fuentes de la Sociedad Española de Fertilidad, se calcula que cerca de 500 mujeres reciben anualmente con éxito estos tratamientos en España.
En el resto de Europa, en cambio, pocos países permiten la inseminación en la sanidad pública a mujeres solteras (que es la denominación bajo la que pueden presentarse las lesbianas). Sin embargo, esta postura encierra una enorme hipocresía, porque ciertas clínicas privadas, previo pago de una buena suma de dinero, realizan estas intervenciones; y otras muchas, dirigidas por organizaciones feministas y por consideraciones ideológicas, han advertido que no tienen intención de preguntar a las mujeres por su vida privada.»

Las activistas de LEA afirman sentirse defraudadas por ministras como Bibiana Aído o Leire Pajín, que en otras ocasiones apoyaron a las mujeres lesbianas, o les dieron motivos para la esperanza. Según ellas, las lesbianas siguen siendo "esas primas cuya ayuda es vital pero que incomodan y que nunca terminan saliendo en la foto familiar como tales".

Pero, queridas amigas, me atrevería a afirmar que en esta ocasión hay algo que les molesta a "las políticas y a los políticos" más que la homosexualidad (sí, todavía puede haber algo que les moleste más). Y son LOS DERECHOS REPRODUCTIVOS. No los derechos reproductivos de las lesbianas, sino los de cualquiera (imaginaros entonces los de las lesbianas, ya serían el colmo).

Me parece, hermanas, que es de REPRODUCCIÓN (ni asistida ni natural) de lo que estos señores y señoras no quieren oír hablar. La reproducción no cabe en un mundo donde lo único importante es trabajar, competir, ganar dinero y, sobre todo, dar a ganarlo a otros. El que quiera reproducción, que mande a buscar un hijo a los Estados Unidos, oye, que allí los venden en Wal Mart. Que se reproduzcan los ricos y que los niños los críen las chachas, faltaría más. ¿Cómo va a querer reproducirse esta gentuza, y que encima les paguemos la fecundación, el parto y la baja maternal?

De hecho hay un pequeño detalle: ninguna de esas ministras que mencionáis ha sido madre. Es el precio que tenemos que pagar las mujeres para poder llegar a tan altos cargos. Otras políticas que lo han sido (algunas en solitario y algunas también por reproducción asistida) han tenido que dejar a sus hijos a los tres días de nacer, y traspasarle la ya de por sí misérrima baja maternal al padre (ejem, ejem... o a las niñeras), para poder seguir mereciendo el cargo, y para dar ejemplo de "igualdad".

La "igualdad" se entiende útil para que todas nos incorporemos a trabajar de sol a sol a un mundo laboral masculino y explotador construido totalmente de espaldas a la crianza o a la vida familiar, pero sin tocar para nada el SAGRADO MANDAMIENTO DE LA PRODUCTIVIDAD (o peor aún, el del "presencialismo").

Para más inri, otro ministrucho ha delirado recientemente, y aprovechando que el Día del Trabajo coincidía con el Día de la Madre, ha dejado bien clara su elección,  reconociendo que para él la utopía social, la que resolvería la crisis y todos los males, es "que todos los niños sean escolarizados inmediatamente tras el nacimiento".

Qué vergüenza de políticos tenemos. Cuando se trata de maternidad, todos los políticos están en la ultraderecha (o en la ultraizquierda, que ya me pierdo). El "vacío de la maternidad" sigue siendo incluso reforzado por ese feminismo de la igualdad que triunfa en las instituciones precisamente porque es funcional al patriarcado, y sobre todo, porque es funcional a la dominación y al capital (que es todo lo mismo).

La gran ignorancia sobre la salud primal de los seres humanos que tenemos en las sociedades actuales, puede llevar a la paradoja de que primero se generalice algo sí potencialmente peligroso desde el punto de vista bioético como son los vientres de alquiler, antes que normalizar la maternidad lesbiana, que desde el punto de vista biológico no afecta en nada a la criatura humana. (Si queréis, por rizar el rizo,  hasta hay estudios que indican que los hijos de madres lesbianas se crían mejor).

No señoras, ser y mucho menos ejercer de madre no es un derecho en esta sociedad, y no vamos a daros ni un dedito así. No vaya a ser que le cojáis el gusto a esto de reproduciros con placer y en libertad, y empecéis por pedir el derecho a ser fecundadas, sigáis por pedir un parto libre, y terminéis por pedir una baja maternal remunerada de 6 meses, o de un año como tienen las nórdicas. Y eso, queridísimas mujeres de la clase trabajadora, no os lo vamos a permitir.

16 comentarios:

  1. Yo vuelvo a lo mismo, puede que esté equivocado, pero en las sociedades patriarcales creo que hay un miedo inconsciente a llegar a reconocer que las mujeres pueden, por sí solas, vivir sin la presencia de un varón, de un "padre" que vigile y supervise sus vidas y la crianza de su infancia. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. He llegado a oir auténticas barbaridades sobre las personas que recurren a la reproducción asistida: entre ellas, voces que les tachan de egoïstas por no querer adoptar, sino reproducirse. La adopción es una opción totalmente válida y valiente, pero también muy personal. Gracias por este post; coincido totalmente con tu opinión sobre la hipocresía de muchos políticos sobre este asunto.

    ResponderEliminar
  3. Tema muy delicado este. Pero para mi TENER HIJOS NO ES UN DERECHO...es una bendición, un privilegio. No es que todo el que quiera tenerlos porque si tenga derecho de hacerlo de cualquier forma. Si las lesbianas tienen derecho a la fecundacion asistida porque los gays no pueden tener derecho a un vientre de alquiler? Es decision personal pero con tantos niños que necesitan familia quizás habría que plantearse esta opción. Veo muy mal que cualquiera, pagando, pueda conseguirse un bebé...por favor, que es esto el comercio del siglo!

    ResponderEliminar
  4. Sí, es un tema delicado.

    Pero yo veo una diferencia clara entre la maternidad lesbiana y los vientres de alquiler:
    en la maternidad lesbiana no hay RUPTURA PRIMAL.

    Desde EL PUNTO DE VISTA DEL BEBÉ (y creo que ese es el que debe primar) el bebé cuando nace SIGUE NECESITANDO UNA FASE DE EXTEROGESTACIÓN, amamantar, permanecer junto a su madre. Como dicen Michel Odent y Eduard Punset, el descubrimiento del siglo XX es QUE LOS BEBÉS NECESITAN A SU MADRE. ¡¡¡!!!

    Y eso se rompe en los vientres de alquiler.

    Traer hijos al mundo sabiendo que la ruptura primal va a producirse, me parece inadecuado desde el punto de vista bioético.

    Con el vientre de alquiler, la DIMENSIÓN BIOLÓGICA DE LA MATERNIDAD, que no termina con el parto, SE ROMPE. Con la maternidad lesbiana, no.

    Estoy a favor sin embargo de que los homosexuales masculinos puedan adoptar. Sin duda, hay que presuponerles capacidad de cuidado, y la herida primal del bebé de todos modos ya se ha producido.

    Por eso, de todas las cosas "artificiales" relacionadas con la reproducción, la única que me parece éticamente reprobable son los vientres de alquiler. Y la ciencia, la neurobiología, lo avala: lo peor que le puede pasar a un recién nacido es ser separado de su madre.

    Gracias por los comentarios, un saludo a tod@s!!!

    ResponderEliminar
  5. Siempre me gusta mucho tu perspectiva de las cosas. Estoy completamente contigo!
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Bueno, Ile por fin un post con el que no estoy de acuerdo ;o), al menos al 100%. A ver voy por partes:

    1- Bajo mi punto de vista la maternidad/paternidad no es un derecho. Esto ya lo comenté en uno de mis post recientes.

    2- La seguridad social está para financiar el tratamiento de las enfermedades de los ciudadanos y , que yo sepa, la homosexualidad no es ninguna enfermedad.

    Incluso yo voy un poco más allá y cuestiono que financie la fecundación asistida en general. Cuando veo casos de enfermos que cuyo tratamiento no es financiado, lo que les obliga a organizar mil formas de conseguir el dinero para mantenerse con vida, creo que la prioridad debería ser salvar las vidas que ya están aquí, más que generar otras nuevas.

    Si hubiera dinero para todos, pues estupendo. Pero como parece que no lo hay, habrá que establecer prioridades.

    Estoy de acuerdo en que no es lo mismo un vientre de alquiler que la fecundación asistida de una lesbiana, pero creo que son temas diferentes. Yo no estoy cuestionando que una lesbiana pueda ser madre biológica. Lo que cuestiono es que eso se tenga que pagar con dinero público, puesto que es un asunto personal que nada tiene que ver con la función para la que fue diseñada la seguridad social.

    ResponderEliminar
  7. Matriarcal, entiendo el enfoque que Ileana y tu dais a este tema, pero creo que en este caso es un poco "rizar el rizo". Creo que en realidad se trata de cuestionar la financiación de una técnica que poco tiene que ver con la curación de una enfermedad.

    Porque, repito, no se está cuestionando que unas personas hagan uso de una técnica dada, sino que esto deba de estar financiado por dinero público. Por eso, Ileana, no es lo mismo legalizar los vientres de alquiler que convertir este hecho en "financiado por la seguridad social".

    Es posible que un día se legalicen en nuestro país los vientres de alquiler (espero que no... pero nunca se sabe. Tu comentario al respecto me ha parecido totalmente acertado), pero si esto ocurre, entonces no serán financiables por la SS por las mismas razones que en el caso de las lesbianas: no se considerará como tratamiento de una patología.

    ResponderEliminar
  8. Comprendo tus argumentos, María. Si consideramos que la inseminación no entra en la categoría "salvar vidas", es lógico que la SS no la cubra. Pero, entonces, que no la cubra para nadie.

    "Lesbianas en acción" denuncia un caso de dicriminiación, una injusticia, un caso de exclusión por condición sexual. Un gobierno está dando trato de favor a unas madres sobre otras.

    En su web leemos:
    "El gobierno asturiano (...) está discriminando a las mujeres que no están construyendo su proyecto familiar con un hombre, al obligarlas a costearse esta prestación, cuando las que sí lo hacen pueden disponer de ella de manera gratuita."

    El Gobierno Asturiano está diciendo que prefiere ayudar a las familias con padre, básicamente. Pues no, o todas o ninguna, y por lo que dices en eso creo que estamos de acuerdo.

    En el tema de si la Seg.Social debe o no cubrir la inseminación, yo ahí ya no me meto... :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me gustaría contestar a María. Como lesbiana y espero que futura madre pero también hermana, hija o amiga de personas que han necesitado a la seguridad social por enfermedades graves como el cancer, por poner un ejemplo. Estoy contigo en eso que el dinero de la seguridad social tiene que estar para las personas vivas, pero entonces tampoco quiero pagar nada que tenga que ver con esos descuidos de jovenes heteroxesuales, como pastillas de día de despues, abortos ( y ojo estoy no os confundais, soy pro aborto), o aún peor, nacimientos prematuros y sus tratamientos tan costosos para la sociedad de esos bebes que no eran deseados y se fecundaron en cuerpos de jóvenes inespertas. AH¡ Tampoco quiero pagar los tratamientos de todas las enfermedades que provoca el tabaco, es el dinero de todos verdad María? Porque yo no puedo acogerme a él que no tengo otra manera de ser madre y los fumadores van corriendo a los hospitales cuando se ponen malitos y ellos si que pudieron escoger?
    El tema en realidad es otra. la verdad es que hay poco dinero porque somos muchos. y hay que cortar por algún sitio, que ahora en crisis no se puede llegar a todo, pues seamos todos iguales. por un tiempo adios a estos tratamientos en la seguridad social, pero PARA a TODOS YA SEAN HETEROSEXUALES COMO HOMOSEXUALES.

    ResponderEliminar
  10. Tienes razón, Matriarcal, si la SS cubre las inseminaciones de parejas heterosexuales pero no la de parejas de lesbianas hay una discriminación por motivos de tendencia sexual. Pero el caso es que no es exactamente así. Las SS cubren una inseminación en el caso de que haya una patología que produzca infertilidad. En principio, si una lesbiana la sufre debería estar cubierta exactamente igual que una mujer heterosexual.

    Claro, es evidente que una pareja de lesbianas no es fértil, pero no por que sufran una patología (aunque algunos si lo crean. Que curioso que precisamente los que lo creen son los que darían argumentos para esta financiación cuando seguro que va en contra de todos sus principios), sino por las propias características biológicas de la pareja.

    Laeulaa los niños nacidos de embarazos no deseados también son seres humanos con derecho a ser tratados en la SS, aunque sea el comportamiento de su madre la que ha producido la enfermedad del menor. Me parece increíble (y muy cruel) que compares la situación de estas personas con la vuestra, como si el hecho de que su madre provocara su mal les quita el derecho a la vida y a la atención médica.

    Sólo estoy de acuerdo contigo en que las SS no deberían financiar un aborto en estos casos, pero evidentemente por motivos diferentes a los tuyos, porque yo soy pro-vida.

    Repito, las SS están para financiar el tratamiento de patologías, no para solucionarnos todos los problemas de la vida. Tienen una finalidad muy concreta y el origen de esas patologías es independiente de esto. Tal vez una solución seria un organismo centrado en la reproducción humana que financiara los programas de reproducción asistida para todos, independientemente de si la mujer que lo solicita lo hace por motivos de tendencia sexual o patologías concretas que provoquen esterilidad, pero no creo que sea la SS la que deba tener esa función.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por vuestros jugosos comentarios.

    Esto da para otro post.

    María, ¿eres consciente de que estamos hablando de una sociedad donde la natalidad tiende a cero, con uno de los índices de natalidad más bajos del mundo? ¿De una sociedad envejecida y que aumenta cada año sus casos de infertilidad?

    Está claro que sería mejor trabajar sobre las CAUSAS que provocan esa infertilidad, pero mientras, las técnicas de reproducción asistida están ahí, y si no las usan unas, las van a usar los otros, los de siempre, los que pueden pagar.

    ¿Qué diferencia ves tú entre una mujer, pongamos por caso, con problemas hormonales andróginos, que quiera tener hijos con un hombre y no pueda... y la misma mujer que decida tener como pareja otra mujer? ¿Hay ahí diferencia tan clara entre "patología" y "salud"?

    ResponderEliminar
  12. "El "vacío de la maternidad" sigue siendo incluso reforzado por ese feminismo de la igualdad que triunfa en las instituciones precisamente porque es funcional al patriarcado, y sobre todo, porque es funcional a la dominación y al capital (que es todo lo mismo)"

    Jo, Ileana, aquí me falta una ristra de iconitos de esos que aplauden y hacen la ola...

    En cuanto al tema en sí, desde luego es peliagudo. Lo que yo no veo es la diferencia entre que lo pague la seguridad social o se lo pague cada uno de su bolsillo: si es ético, da igual quién lo pague y si no lo es, que nadie pueda acceder al tratamiento por mucho dinero que tenga.
    Yo no tengo una postura clara al respecto, la verdad. La reproducción asistida me da algo de grima (tanto en parejas homosexuales como heterosexuales). Mi experiencia personal es que la fórmula acaba resumiéndose en maternidad=crianza, no en maternidad=embarazo. Lo que debe fomentarse y agilizarse es la adopción temprana. Que esa ruptura primal de la que hablas sea lo más breve posible. A mí me da igual quién críe a ese niño sin madre. Da igual si es una persona sola o la familia von Trapp, homosexual o heterosexual, pero que alguien le dé besos y abrazos cuanto antes a esas criaturas, por favor.
    Sigo pensando que "tener un hijo biológico" está sobrevalorado. Si me dijeran ahora que cambiaron a mi hijo en el hospital y en realidad no es mi hijo biológico, te prometo que no lo cambiaba por nada del mundo. Es mi hijo porque lo he amamantado, porque le he cantado y mecido hasta que se ha dormido, porque nos hemos dado millones de besos, porque lo he aseado, dado de cormer, enseñado sus primeras palabras... Tengo claro que no es mi hijo porque lo haya gestado.

    ResponderEliminar
  13. Si Ile, soy consciente, pero a pesar de todo no somos una especie precisamente en peligro de extinción. No creo que financiar la reproducción asistida vaya a cambiar de manera significativa los índices de natalidad. Otras medidas serán mucho más efectivas, sin ninguna duda. A pesar de los pesares la gran mayoría de las mujeres entre los 15 y los 45 años somos fértiles. Mucho tendría que aumentar la infertilidad como para ser un factor que realmente influyera en el índice de natalidad.

    En cuanto a lo que es patología o enfermedad, en eso te doy la razón. Según se mire la homosexualidad podría considerarse una enfermedad porque afecta a la capacidad del individuo para reproducirse. Pero creo que todos los homosexuales estarán de acuerdo en que no son enfermos. Esta forma de ver la homosexualidad como enfermedad ha hecho muchísimo daño a millones de personas en la historia.

    Si la homosexualidad no es una enfermedad la SS no está obligada a financiar ningún tratamiento que compense los efectos de ser homosexual. Al menos así lo veo yo.

    Gloria estoy de acuerdo contigo en que se sobrevalora la maternidad biológica, y en que deberíamos tomar medidas para que todos los bebés no deseados estén cuanto antes en brazos de sus padres definitivos. Los tiempo de espera actuales son criminales para los pequeños y desde luego no contribuyen en absoluto a la sanación de su herida primal.

    ResponderEliminar
  14. No! Yo tampoco digo que sean enfermos, ojo. Al menos no más enfermos que todos los demás, sabes que creo que en esta sociedad todos somos enfermos :-)

    Pero María, estamos partiendo del hecho de que la SS sí financia la reproducción asistida. Tu razonamiento llevaría entonces a que no financiara el de nadie. Y eso ya sería otra discusión.

    Porque la consideración de que la infertilidad es una "patología" en una pareja heterosexual (y por eso habría de ser atendida) y no lo es en una pareja homosexual me parece falaz y obviamente discriminador.

    En fin, el tema es complejo sin ninguna duda.

    ResponderEliminar
  15. Hay, Ile, que me desbordas...ja,ja,ja he tenido que buscar falaz en el diccionario para entender exactamente lo que me decías....

    A ver, a mí sí me parece evidente: la pareja heterosexual debería ser fértil por defecto. Para eso la naturaleza desarrolló un ser femenino y otro masculino (en nuestro caso, claro, otras especies tienen otras soluciones reproductivas). Para que se acoplaran y así reproducirse produciendo una variabilidad genética muy conveniente. Si una pareja heterosexual no es fértil es porque algo va mal, algo no funciona, y por lo tanto se trata de una patología.

    La pareja homosexual no puede ser fértil por definición, de base. No se trata de una patología sino de una característica intrínseca a este tipo de pareja.

    Por ejemplo, es como si una mujer que se quiera mantener virgen quiere ser madre. Tampoco es una patología y por lo tanto no veo ninguna razón para que la SS le financie a ella tampoco.

    Si no hay coito heterosexual no hay fecundación. Eso es de base. Si el coito heterosexual no acaba produciendo fecundación (en el rango de edades conveniente, se sobreentiende), algo va mal: es una patología. Así lo veo yo.

    En cuanto a si las SS deberían o no financiar las fecundaciones asistidas a las parejas heterosexuales que si sufren una patología, tienes razón, es otra discusión......

    ResponderEliminar
  16. Tal vez la solución pasara por un nuevo organismo que se dedicara a fomentar la maternidad/paternidad y que dentro de sus competencias entrara la financiación de este tipo de tratamientos porque, en eso si que estoy de acuerdo contigo, que sea el dinero el que decide quién puede y quién no ni es justo ni es conveniente para nadie.

    ResponderEliminar