31 de julio de 2011

¿Y tú de qué te nutres?

Por Ileana Medina Hernández

Nutrirse es algo mucho más amplio que comer.

La comida es sólo una de las formas de nutrirse. El alimento puede ser material, emocional, racional o espiritual.

Todo lo que INCORPORAMOS al cuerpo, a la mente y al alma, es alimento, es nutrición. Cada vez que RECIBIMOS algo (material o espiritual) nos estamos alimentando (y no es metáfora).

Las formas de alimento son, digamos, intercambiables. Todas cumplen la misma función. Cada ser humano se nutre de unas cosas más que otras. Y, como se dice, somos lo que comemos.



Los hay que se nutren de mirada. Los artistas son un ejemplo. Se nutren de mirada, de aplausos, de atención. También los maestros, los conferenciantes, los periodistas, los políticos... todos los que se exponen ante el público. Se alimentan de la fama, del reconocimiento, de los vítores. (Su pecado suele ser la vanidad). Suelen ser gente delgada: no necesitan comer demasiado.

Los hay que se alimentan del deseo ajeno. Mujeres bellas, sobre todo. Que se saben y les gusta sentirse deseadas. También hombres, pavos reales. Se visten siempre a la moda, se acicalan, dominan el arte de seducir, son promiscuos, guapos, coquetas, pizpiretas, adonis, afroditas. (Su pecado suele ser la lujuria). Tampoco suelen padecer sobrepeso.

Los hay que se alimentan del conocimiento. "Devoradores" de libros, lectores empedernidos, marisabidillas, ratones de biblioteca, sabelotodos con gafas, hackers informáticos, nerds, científicos, intelectuales, cinéfilos, autodidactas, empollones, enciclopédicos. (Su pecado suele ser la soberbia).

Los hay que se alimentan de objetos materiales. Consumistas, pijos, adictos a las tiendas, a la tecnología, obsesos de las marcas, de los grandes coches, de la buena ropa, de las joyas, del dinero en cualquiera de sus signos externos. (Su pecado suele ser la avaricia).

Los hay que se alimentan del poder. De mandar sobre otros, de tener autoridad, de sentirse plenipotenciarios. El ejemplo clásico son los dictadores y todos los padres y jefes autoritarios, sobre todo sin son austeros y no se combinan con el grupo anterior. El fin en sí mismo es el poder, humillar al de abajo, sentir que tienen el control y que siempre se hace su voluntad. (Su pecado suele ser la ira, la violencia). Proviene de la inseguridad y el miedo profundos.

El resto de los mortales, los que no tenemos ni dinero para consumir, ni belleza para seducir, ni poder para ejercer, ni conocimientos enciclópedicos, ni dotes artísticas, solemos caer en la gula. Es relativamente fácil hoy en día tener la despensa llena de alimentos energéticos. Así la obesidad es epidemia.

La inmensa mayoría combinamos en proporciones distintas las formas de nutrición, picamos de varios sitios,  caemos en varias adicciones/pecados diferentes. (Combinación por ejemplo de vanidad y lujuria, o de ira y soberbia, son bastantes frecuentes).

Todos, nos alimentamos de amor. Deseamos ser queridos, abrazados, acariciados, admirados, aceptados, amados. Si lo fuéramos incondicionalmente, no necesitaríamos tanto sustituto de pacotilla.

Pero perdemos pronto, desde la primera infancia, la sensación de ser amados tangiblemente, corporalmente. Y con ello, también la capacidad de amar a otros. Y así andamos luego, borrachos tambaleantes, adictos a los sustitutos del amor.

Una sociedad carente de amor es siempre una sociedad adictiva. Una sociedad consumista, obesa, vanidosa o violenta... O todas las cosas a la vez. Que busca NUTRIRSE, consolarse o evadirse con sucedáneos baratos y comprables del amor.

Otros, los espirituales, aprenden que la respiración también es una forma de nutrición. Dicen los médicos que la mayoría de la gente respiramos mal, y que tomamos menos aire del que necesitamos para vivir. Aprender a respirar bien, a tomar AIRE en cantidad y en calidad, nos ayuda a vivir mejor y a comer menos. Nos alimentamos también de aire, y de agua, y de belleza, y de espíritu.

Echo de menos que los nutricionistas y los que hablan de dietas, de obesidad, de anorexia, de trastornos alimentarios y de todas las ADICCIONES varias (ludopatías, alcoholismo, tabaco, drogadicción, etc.) alcancen a comprender esta DIMENSIÓN AMPLIA E INTERCAMBIABLE DEL ALIMENTO.

Alimento es todo lo que incorporamos a nuestro cuerpo a través de los sentidos, toda la ENERGÍA que viene hacia nosotros, TODO LO QUE RECIBIMOS DE LA NATURALEZA Y DEL OTRO: mirada, atención, cariño, mimos, masajes, sonrisas, abrazos, conocimiento, empatía, solidaridad, ayuda, sostén, apoyo, regalos, objetos, comida, belleza, arte, mensajes, comunicación, signos, música, arrullo, aire, ejercicio,  deporte, aliento, compañía, ternura, presencia, deseo, diversión, sexo, entretenimiento, satisfacción, éxtasis... Alimentarse es el arte de recibir (biunívoco al arte de dar, de nutrir a otros).

Todo lo PLACENTERO que llega a nosotros, produce el mismo efecto en el cerebro que el azúcar, las drogas, el chocolate o el sexo: serotoninas, neurotransmisores del placer, oxitocina, bienestar neuronal y general.

Somos unos animales simples: al obtener placer, nos alimentamos. Y viceversa.

Los mecanismos del placer están bien perfilados cuando nacemos. Pero pronto, sin lactancia, sin brazos sostenedores, sin cuerpo maternante, sin compañía, sin mirada, sin atención, sin aceptación incondicional... aprendemos a resignarnos a no obtener placer, o a luchar por él con uñas y dientes, y ahí se abre entonces la puerta a TODAS LAS ADICCIONES: ya que no tenemos amor, ni aprobación, ni mirada cuando somos pequeños, cuando nuestro cerebro está formando los mecanismos duraderos del placer, entonces nos pasamos el resto de la vida buscándolo en los sustitutos efímeros que tenemos a mano: objetos consoladores, comida, sexo, poder, dinero, violencia... (lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia, soberbia).

Los siete pecados capitales tienen que ver con la ALIMENTACIÓN, no solo la gula. Tienen que ver con el AMOR.  Mejor decir, con la falta de amor. Nutrirse es una cuestión de amar, de relacionarse, de solazarse, de abrirse al conocimiento, al sexo bien entendido, al espíritu y a la belleza.

Así podemos comprender por qué la teta es todo para el niño recién nacido, que aún no tiene otros recursos: es madre y amor y alimento y placer y seguridad y confort. La lactancia quizás es el único alimento total, el mejor ejemplo para comprender por qué el alimento, el amor y el placer son las tres caras (material, emocional y espiritual) del mismo proceso.

Así podemos intuir cuán mal va una sociedad que todo lo mercantiliza. Ahora podemos quizás comprender qué nos pasa. Y quizás podamos comenzar a hacer algo pequeño para remediarlo.


PD: Ahora se me ocurre que esto de los pecados capitales (y la combinación particular que cada uno hacemos de ellos) es la esencia del eneagrama. 

_______________________
Artículos relacionados: 

La satisfacción de necesidades básicas (fragmento de Laura Gutman)
El alimento de la psiquis
La leptina y el amor

13 comentarios:

  1. Comentario tonto pero no me aguanto:

    Yo me nutro (entre otros tantos 'alimentos') de tí ;)

    ResponderEliminar
  2. "Alimentarse es el arte de recibir (biunívoco al arte de dar, de nutrir a otros)."
    Se me ocurre que cuando hemos recibido incondicionalmente podemos dar incondicionalmente. Podemos nutrir y nutrirnos sin miedo a quedarnos sin, podemos comenzar a vivir en la abundancia en lugar de la carencia.
    Me quedo nutriendome con tu post!
    Pdta: se me iban apareciendo los números según iba leyendo el post. ;-)
    Si no lo conoces, quizá te interese "El eneagrama de las ideas santas" de Almaas. Comparto con mi grupo de Gestalt.

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión tu mejor artículo.
    Kuxille

    ResponderEliminar
  4. Mi marido es una persona amorosa, armoniosa, sana... ¿será por qué le dieron de mamar dos mujeres? Yo, a menudo se lo digo, su buen vivir adulto fue su buen mamar como bebé. (es que lo alimentaron su madre y su vecina, cuando no podía su madre porque trabajaba).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno lo que decís de tu marido! y me recuerda que a mi abuelo lo amamantó una vecina porque su madre estaba enferma y también fue una persona tan generosa y amorosa. El poder de lo nutricio, no?
      Gracias por Ileana por este maravilloso Blog que hoy descubrí.

      Eliminar
  5. "Alimentarse es el arte de recibir".... uau.. tremenda esta frase. mil gracias por estas cosas :)

    ResponderEliminar
  6. En el libro y la peli de LAS NUEVES REVELACIONES se ve q tb cogemos energía de otras personas pq no estamos "equilibrados" nosotros mismos, el origen de los odios, guerras y desigualdades, y q cuando seamos personas completas eso no pasará.

    Por eso no se da a los bebés lo q creemos q no tenemos o no queremos compartir...

    ResponderEliminar
  7. Tan importante en el presente como en el pasado, ¿de qué nos nutrieron cuando éramos bebés, niñ@s? ¿de qué se nutrieron/nutren nuestros padres/ madres o nuestra pareja, herman@s etc? me gustó Ileana ver también mis pecados reflejados jeje

    ResponderEliminar
  8. Hol a Ile! Como siempre un gusto leerte. Antes que nada, FELIZ SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA!!
    La verdad es que tenes razon en cada palabra. Y veo muchas veces falta de amor en este mundo, en la violencia, en la intolerancia, en la falta de respeto... Y pienso que todo es signo de falta de amor primero, de falta de mirada... Por eso todos buscan amor a los tropiezos, llevandose por delante, comprando, comiendo, peleando...
    Tengo la esperanza de que nuestra generación de hijos sea diferente!

    ResponderEliminar
  9. Cómo cambiaría todo, este mundo en el que sobrevivimos, si todos fuesemos conscientes de esto.

    ResponderEliminar
  10. Ileana, que manera de unir ideas! Este tema me crea una impotencia total porque hablando con otras personas no ven y niegan del todo que la falta de amor en la niñez y el no cubrir sus necesidades emocionales en cada etapa tenga algo que ver con las adicciones en la edad adulta y la violencia latente en nuestra sociedad. Justo hoy la madre de una amiga me decia ese discurso que ya aburre.. que si hemos pasado del autoritarismo al otro extremo y que mira ahora tanto chaval que maltrata a sus padres y a los profesores .. q si los psicologos dicen que una torta a tiempo blablabla.. como si del amor surgieran los mostruos y del autoritarismo y sus metodos represivos salieran angelitos respetuosos.. lo que salen son individuos asustados, reprimidos, abatidos y resignados.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. @Zinnia: los comentarios tontos también son bienvenidos :-))) Gracias, un abrazo!

    @Magia: No, no conocía El eneagrama de las ideas santas, gracias por la recomendación!

    @Kuxille: Gracias, yo también disfruté mucho escribiéndolo. De esos que te vienen a la cabeza cuando ya te has acostado, y tienes que levantarte a escribirlo.

    @Belijerez: Seguro que la lactancia influyó, aunque también más cosas: una crianza amorosa en general.

    @Blogalternativo: Exactamente. Tomamos energía de las personas que nos rodean, ya sea la que voluntaria y amorosamente ellas nos regalan, o la que "chupamos" al demandar atención, protagonismo, mirada, presencia, compañía, etc... Todos sentimos a veces como hay personas que nos "roban" la energía, ¿verdad? Seguramente otras veces los "ladrones" somos nosotros.

    @Myriam: Y a mí los míos! ;-) Quizás están disimulados en el texto, pero ahí están, todos, por eso los veo. Sólo se puede hablar de un pecado si lo conoces bien. ¡Con la falta que me hace bajar de peso! :-P

    @Paola: el mundo también está cambiando para mejor. Hay que ser optimistas! Un abrazo!

    @Carol 1: Conciencia, eso es precisamente lo que nos hace falta. Dijo Saramago: "la alternativa al neoliberalismo es conciencia". Yo digo la alternativa a la infelicidad es la conciencia. Cuando abrimos los ojos, los abrimos para todo. Es un despertar que sólo hace iniciar un camino infinito...

    @Carol 2: De estas cosas no se puede convencer a nadie. No es "racional". Aunque la ciencia tenga los argumentos, "verlo" pasa por percibir de algún modo nuestra propia historia emocional, y no sé muy bien de qué depende, en qué momento nos toca.

    Un abrazo a tod@s, y muchas gracias!!!

    ResponderEliminar
  12. "Nos alimentamos también de aire, y de agua, y de belleza, y de espíritu." Que lindas palabras! gracias por tus reflexiones. Necesitamos sutilizar hidrógenos a través de la belleza, el arte, el amor... Ser más livianos y llevar menos carga.
    Saludos!

    ResponderEliminar