24 de agosto de 2011

La pregunta básica

Por Ileana Medina Hernández

«EL ENTORNO EN QUE NOS HEMOS CRIADO LA MAYORÍA DE LOS SERES HUMANOS DURANTE LOS MILENIOS QUE CONOCEMOS DE CIVILIZACIÓN HA SIDO UN ENTORNO HOSTIL»


El libro del Dr. Spock cumple 65 años
de publicado con más de 50 millones de
ejemplares vendidos.

Hoy he oído hablar del Dr. Spock. Su nombre me sonaba (seguramente lo cita Carlos González en el recorrido que hace en Bésame Mucho) pero no tenía claro quién era.

Me entero de que su Libro del sentido común del cuidado de bebés y niños (1946) es uno de los best-sellers más importantes de la historia, con más de 50 millones de ejemplares vendidos en una multitud de idiomas.

El Dr. Spock fue uno de los primeros pediatras que con su lema "sabes más de lo que crees" ayudó a empoderar a las madres, a que confiaran en su instinto maternal, y no tuvieran miedo de besar, abrazar o coger en brazos a sus hijos y no dejarlos llorar... Fue uno de los primeros en plasmar que la crianza no era una cuestión de medicina ni de ciencia (aunque en este mundo necesitemos tirar de la ciencia para validar la "verdad"), sino más bien una cuestión de humanismo, de antropología, de cultura, de opinión, de sentimientos...

Sobre su obra, por supuesto, se alzó la polémica. La misma polémica que sigue hoy viva y sangrante, sobre la cuestión de la educación de los niños, la permisividad, el respeto, etc... Incluso le han llegado a acusar de destruir a América, responsabilizándolo hasta de ¡los atentados del 11 de septiembre! El miedo y la estulticia de la humanidad no tienen límites.

La polémica entre crianza respetuosa-crianza autoritaria, Spock-Ferber, Carlos González-Estivill... es antigua, me atrevería a decir que tan antigua como el mundo.

Porque la base de esta polémica es en realidad filosófica. Cuando leo las opiniones que se vierten una y otra vez sobre este asunto, me doy cuenta de que quienes defienden una educación autoritaria, de tipo conductista-represiva, inconscientemente, parten de la base de que EL SER HUMANO ES AGRESIVO, caótico, destructivo, por naturaleza. Quien piensa que la mano dura es necesaria está suponiendo que el ser humano es intrínsecamente malo, y que una educación represiva-restrictiva, para mantener a raya esa agresividad, es necesaria. Desconfía de la naturaleza y cree necesaria la "cultura", la educación, para encauzarla hacia el bien, el orden y los valores.

En realidad, la PREGUNTA BÁSICA, la que está en el transfondo de todo es:

¿EL SER HUMANO ES MALO-AGRESIVO-CAÓTICO-VIOLENTO por naturaleza (y por tanto hay que "moldearlo", reprimirlo, EDUCARLO para que sea bueno) O EL SER HUMANO SERÍA BONDADOSO-GENEROSO-SOCIABLE Y POR TANTO LA CRIANZA DEBE BASARSE EN LA COMPAÑÍA, EL AMOR Y EL RESPETO, Y NO EN LA REPRESIÓN AUTORITARIA?

La respuesta a esa pregunta es compleja, e implica un posicionamiento filosófico. Recuerdo cuando me enseñaban filosofía marxista y la primera lección comenzaba por aquel PROBLEMA FUNDAMENTAL DE LA FILOSOFÍA, que consistía en ser materialista o idealista, partir del objeto o del sujeto.

Todas las disciplinas humanísticas parten de un problema similar. En Economía, por ejemplo, es el problema entre el liberalismo y el intervencionismo. En Política, la izquierda y la derecha. Hay razones "científicas", éticas, lógicas, hasta familiares...  para posicionarse a un lado o al otro. Pero muy probablemente la razón por la que optamos por una u otra sea inconsciente.

Multitud de filósofos a lo largo de la historia se han posicionado de una u otra parte. Unos han pensado que "el hombre es lobo del hombre" (Hobbes, sobre una cita de Plauto), otros que "la única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna" (Rousseau).

En general, desde dentro de la cultura patriarcal, casi todos hemos percibido la existencia del MAL, del "pecado original", de una pulsión perversa en los seres humanos, un instinto destructivo, un ansia guerrera o maltratadora que haría falta de algún modo reprimir, encauzar, educar, legislar... para hacer posible la convivencia.

El mismo Freud era de esa opinión, y su teoría de la represión se convirtió así en el centro de todo el psicoanálisis clásico. En su famosa correspondencia con Einstein "¿Por qué la guerra?" acerca del origen y la naturaleza de la violencia humana, queda claro que para Freud la agresividad era innata en el ser humano (y en eso consistía básicamente el "malestar en la cultura", en la necesidad social de reprimir esa agresividad).

Einstein también concordó con la teoría de la represión de Freud. Al lanzarle a Freud sus preguntas sobre la naturaleza de la guerra, Einstein se respondió a sí mismo: "Sólo hay una contestación posible: porque el hombre tiene dentro de sí un apetito de odio y destrucción. En épocas normales esta pasión existe en estado latente, y únicamente emerge y se desencadena como acto efectivamente destructivo en circunstancias inusuales; pero es relativamente sencillo ponerla en juego y llevarla hasta su exaltación en el poder de un delirio o una psicosis colectiva. Aquí radica, tal vez, el quid de todo el complejo de factores que estamos considerando, un enigma que el experto en el conocimiento de las pulsiones humanas puede resolver." (Carta de Einstein a Freud, Caputh, 30 de julio de 1932).

El "experto en pulsiones humanas", entre las que se encuentra la destructiva, reafirmó: "cuando los hombres son exhortados a la guerra, puede que en ellos responda afirmativamente a ese llamado toda una serie de motivos, nobles y vulgares, de aquellos que se suelen ocultar y que se callan, y de aquellos que no hay reparo en expresar en voz alta. No nos proponemos desnudarlos todos aquí. Ciertamente se cuentan entre ellos el placer de agredir y destruir, e innumerables crueldades de la Historia y de la vida cotidiana confirman su existencia y su fuerza." (Respuesta de Freud a Einstein, Viena, 2 de septiembre de 1932).

Muy probablemente, mientras más reprimido y violentado haya sido un ser humano en su propia infancia, más tendencia tendrá a creer en la violencia innata (inconscientemente la habrá desarrollado en su propio cuerpo y en su propio cerebro). Sentirá, consciente o inconscientemente, "el placer de agredir y destruir" dentro de sí mismo. Y por tanto también más probabilidad tendrá de pegar a sus propios hijos, a ser belicista, y a posicionarse del lado de las teorías que propugnan más autoridad, un "cachete a tiempo", métodos conductistas de adiestramiento, control, mano dura, etc.

En medio de toda esa madeja psico-social,  funcionan los mitos que la civilización-cultura-patriarcado se inventó a lo largo de los siglos para asociar simbólicamente la naturaleza y lo salvaje con lo violento, con la barbarie y con el caos, de modo que sospecháramos siempre de lo que es natural, femenino, cíclico, líquido, nocturno, oculto, emocional o visceral.

Lo que las teorías post-patriarcales y la neurología vienen a sugerir en el siglo XXI es algo que también algunos filósofos, sabios y seres excepcionales han intuido a lo largo de la civilización: el hombre es fundamentalmente bueno SI SE CRÍA CON AMOR.

No somos buenos ni malos por naturaleza. La agresividad es una posibilidad natural, sí. Una posibilidad que se desarrolla sobre todo, cuando el ser humano es gestado y criado en sus primeros años en un entorno hostil. Si nos desarrollamos en un entorno árido, deficitario, la agresividad se vuelve una herramienta útil en la lucha por la supervivencia.Y nuestro sistema emocional, nuestra red neuronal, nuestro cerebro, empapado en desconfianza, estrés y MIEDO, utilizará la agresividad y la violencia como un mecanismo adaptativo, defensivo, de supervivencia.

Lo que sucede es que el entorno en que nos hemos gestado y criado la mayoría de los seres humanos en los milenios que conocemos de "civilización, de "cultura", ha sido precisamente hostil. Un entorno hostil, que por universal, nos ha parecido "natural". Pero que no lo es. Es Matrix. Es la "mentira universal" de Camus.

La civilización patriarcal, al basarse en el control sobre el territorio, los recursos y la guerra para obtenerlos, y al tener cautiva a la mujer (primer hábitat donde todo ser humano es gestado, parido y amamantado), crea una cultura represiva que se transmite de generación en generación, donde todos somos gestados, como mínimo, en un útero espástico (el útero de las mujeres en la sociedad patriarcal está contraído, como bien explica Casilda Rodrigañez en sus textos); nacemos en condiciones de violencia (partos violentos, en posición horizontal, los bebés extraídos a la fuerza y alejados de la madre nada más nacer); somos criados en los primeros meses en condiciones de estrés, solos en carritos, cunas, sin pecho ni cuerpo materno; y finalmente educados en condiciones de (f)rigidez, violencia, autoritarismo, castigos y abusos horribles de todo tipo a lo largo de la historia, como bien describió el historiador Lloyd deMause.

Lo que proponen las más recientes teorías del apego, del vínculo, del continuum, de la crianza respetuosa, de la salud primal... es: ¿QUÉ PASARÍA SI COMENZAMOS POR GESTAR A LOS BEBÉS CONSCIENTEMENTE, en cuerpos de mujeres libres, conscientes, no reprimidas sexualmente, empoderadas; SI LOS DEJAMOS NACER EN LIBERTAD Y RESPETO; si respetamos nuestras pautas de acción fija mamíferas; si no separamos a los bebés de las madres, si les respetamos la fase de exterogestación, si satisfacemos sus necesidades evolutivas de compañía para dormir, de atención, de cariño, de mirada...; si les acompañamos, aceptamos y amamos tal como son; si finalmente los educamos sin violencia, sin abusos, desde el respeto, la igualdad, la empatía?

La hipótesis es que seres humanos que comiencen y desarrollen así su vida no necesitarían métodos conductistas ni autoritarios para "reprimir" una supuesta tendencia a la violencia ni al caos; no desarrollarían -al menos no en alto grado- enfermedades mentales, neurosis ni mecanismos de propensión permanente para la violencia; serían naturalmente empáticos y felices; serían seres humanos íntegros con el amor empapando su conciencia y cada célula de su cuerpo;  desarrollarían los mecanismos neurológicos, emocionales y sexuales necesarios para derramarse en placer y complacer hacia los otros... PERO....  a la vez difícilmente podrían ser sumisos, dominados, utilizados como soldados, como esclavos o como mano de obra barata. Y ahí está el quid de la sociedad de la dominación.

__________________
Enlaces muy  relacionados (la misma idea a la que vamos dando vueltas):

Criar seres libres
El problema de la humanidad contado en dos o tres párrafos
El gen de la "mala leche"

28 comentarios:

  1. Me ha encantado el final. Nunca había pensado en la repercusión global de esta manera de criar.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho el enfoque dialéctico del que has partido y todos los argumentos que expones. Yo también me pregunto por qué hay que dar por hecho que el ser humano es intrínsecamente "malo" e intuía que podía relacionarse con la cultura patriarcal, de la conquista, del sometimiento del otro, del tú abajo-yo arriba, pero tú me lo has explicado muchísimo mejor de lo que yo jamás habría conseguido expresarlo ni siquiera en mi cabeza.

    Besos admirados,
    Lady Vaga.

    ResponderEliminar
  3. Una gran pregunta de la que creo quela respuesta es que el ser humano es como lo que ve. Como un trozo de barro sin moldear. Tendrá cosas inntas (su material, tamaño, peso) pero dependerá de cómo se moldee formará una figura u otra.

    El ejemplo y lo la represión debería ser lo que educara a los niños. Sin darte cuenta, los niños son pequeños clones de nosotros. Luego desarrollan su propia personalidad, por supuesto, pero la base, la copian de nosotros.

    Ya hechaba de menos tus bonitas entradas :)

    ResponderEliminar
  4. Encantador Ileana.

    ¿Sabes que le ha pasado a Casilda? Ya no puedo acceder a sus textos , precisamente ahora que tenía tiempo...
    Kuxille

    ResponderEliminar
  5. Hola, chicas!

    Gracias a todas por esos piropos!
    ;-)

    Los textos me parece que siguen disponibles en su página http://sites.google.com/site/casildarodriganez/

    Al menos, yo probé ahora y se pueden descargar.

    Lo que sí hizo fue colgar una nota "auto-crítica" en la que dice que debe se plantea revisar algunos de sus textos, sobre todo los primeros... donde hay algunas generalizaciones y simplificaciones.

    A mí particularmente, la obra de Casilda me parece descomunal. ¿O acaso no hay también generalizaciones y simplificaciones en la obra de grandes filósofos? O incluso me planteo: ¿de verdad hace falta escribir mil páginas (como Hobbes, jeje) para decir lo que uno quiere decir? Yo creo que a lo largo de la historia sobran muchas pero que muchas páginas, y que hay esencias a las que pueden llegarse, aparentemente muy sencillas, pero certezas inevitables.

    Gracias y un abrazo para todas!!!

    ResponderEliminar
  6. Ile, (asimilando tus palabras)todo es uno.. el bien no puede existir sin el mal y viceversa.. por lo que podemos pensar que al principio no solo existe "el bien" ni solo existe "el mal".. lo que existe tendera a un lado o a otro según la propia experiencia del sujeto y de como este la asimile. Entonces bien vale la pena criar desde la compañia, el respeto y el amor!

    ResponderEliminar
  7. Muchas grácias por las referencias. ¿Crees que en épocas anteriores la infancia siempre se ha tenido mala consideración? Es que la página que has enlazado de "LA evolución en la infancia" da un poco de miedo! Creo, como históriadora, que también se pueden encontrar a lo largo de la história muchos ejemplos donde los niños han sido amados y tratados con amor.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Anna.
    Ejemplos sueltos tiene que haber miles, siempre han coexistido el amor y el desamor. El amor ha sobrevivido en millones de familias y lineas genealógicas, o la humanidad se hubiera extinguido.
    Pero me refiero como modelo social. Modelo de crianza (nodrizas), modelo educativo (castigos)... ¿qué modelos de crianza con amor y respeto conoces en Occidente? Jean Liedloff tuvo que ir para verlos a una tribu perdida del Amazonas... La misma Badinter pone como ejemplo de que el "instinto maternal" no existe, el hecho de que las mujeres de las clases altas medievales entregaran a sus hijos.
    De todos modos sería interesante rescatar algunas culturas matrísticas y amorosas que puedan aisladamente haber sobrevivido en estos dos ultimos milenios, pero son escasos.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, sí que creo que la cultura patriarcal lleva emparejada este tipo de modelo de crianza. La pregunta tal vez es ¿siempre ha exisitido, a lo largo de la historia, sociedades patriarcales? Nuestro trabajo (el de las historiadoras con interes en estos temas) es encontrar otros modelos que indiquen que las cosas no siempre han sido como nos han querido vender...como digo en la entrada de mi blog "lo que ellas y yo buscamos,atravesando el tiempo, mujeres que nos sugieran un pasado distinto al que ya conocemos". La frase no es mía sinó de una prehistoriadora muy interessante, Encarna Sanhuja. Bueno, en todo caso son temas muy interesantes...a ver si algun día tenemos tiempo de hablarlo largo y tendido...un abrazo Ileana.:)

    ResponderEliminar
  10. Sublime como siempre Ileana. Que importante sería que esta visión se extendiera por toda la sociedad. Me quedo con esta conclusión:

    "Lo que las teorías trans-patriarcales y la neurología vienen a sugerir en el siglo XXI es algo que también algunos filósofos, sabios y seres excepcionales han intuido a lo largo de la civilización: el hombre es fundamentalmente bueno SI SE CRÍA CON AMOR."

    De tan sencillo que no nos lo creemos

    ResponderEliminar
  11. Excelente, Ileana, me ha encantado, lo comparto y lo difundo.

    ResponderEliminar
  12. Mientras leía tu entrada, iba pensando en los animales, en el buen sentido.
    Los animales no se preguntan si crían bien o no, si tienen que hacer upa o dejar llorar, si tienen que dar teta o no (los mamíferos)... no critican a la gallina de la esquina, o a la nuera perra, ni nada de esas cosas.
    Los animales escuchan sus instintos, cuidan a sus crías, a través del juego le enseñan a sobrevivir, salen a cazar juntos, dan la teta (los mamíferos), todos hemos sido testigos aunque a través de un video de un pájaro cruzando la lluvia con comida para su hijito recién nacido...
    Con todo esto quiero decir, los animales, sin preámbulos, hacen lo que saben instintivamente que tienen que hacer, y si vamos a ciertos casos, cuidan a sus crías con más apego que algunos humanos.
    Los animales, hablando de agresividad, sólo atacan si se sienten atacados (peligro de muerte, o por comida) pero no "por que sí" (como a veces los humanos). Y esto no se lo enseñan en la escuela ni con las palabras: de cachorros, por las acciones de sus padres, saben si tienen que atacar y cuándo, tienen agresividad si es necesario para sobrevivir, no porque sí.
    Por todo esto coincido con vos (alguna vez también he escrito sobre esto), y como hermosamente se llama una página en Facebook (no es mía) "la crianza con apego es mi forma de cambiar el mundo".

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo con tu postura en cuanto a la crianza y me parecen muy acertados casi todos tus comentarios y reflexiones. Pero en este caso, no creo que hayas sido justa en cuanto a tu valoración del mundo masculino. Igualmente que un niño no es malo por naturaleza, un hombre no es violento, falto de emoción y sensibilidad o conductista... Mi compañero y padre de mis hijos es todo lo que enumeras cuando hablas del terreno femenino. No sé si te he malinterpretado pero no me gusta poner a los hombres enfrente si no a nuestro lado. Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Viva la Revolución del amor! lo comparto, por el Sur del mundo! que esperemos sea cada día más suave-
    te quiero mucho
    Leslie

    ResponderEliminar
  15. Ile te aplaudo de pie, tan sencillo y elemental que todos lo tenemos enfrente y muchas veces ni lo vemos.

    Un abrazote y gracias por explicarlo tan bien :D

    Louma

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso Ileana, muchas gracias por compartir una reflexión tan valiosa.
    Yo también creo que todo forma parte de uno y que el ser humano tiene y puede desarrollar ambas facetas, todo depende de lo que se potencie y acabe reafirmando como propio, creando una relación de identidad y confianza en ello.
    Criemos y vivamos con amor. Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
  17. @Anna: hay distintas teorías sobre el origen del patriarcado, y se presupone por muchos autores la existencia de culturas matrísticas anteriores. Humberto Maturana propone el término "matrístico", para esas culturas donde la cooperación y los VINCULOS DE CUIDADO han predominado. Claudio Naranjo en su muy recomendable libro Sanar la Civilización recorre las distintas hipótesis por las cuales surgió el patriarcado. Casilda habla de los pulpos y las medusas de las culturas micénicas. Es famosa una etnia china, los mosuo, que aún conservan rasgos matrísticos (la más curiosa y también la más chocante, que los niños no se crían con sus padres, sino con los hombres de su línea materna, con sus tíos). Jean Liedloff conoció a los yecuanas, en el Amazonas, donde la crianza es corporal, continuum. Aún así, no creo que la cultura que VIENE sea igual a ninguna cultura antigua, será otra cosa, una cultura tecnológica, y a la vez ecológica, amorosa y espiritual, pero mucho más igualitaria en los roles de género. Digo yo :-)

    @Anónima: No entiendo muy bien tu comentario. No veo que hable mal de los hombres por ningún lado :-) Quizás te choque el uso del término "patriarcado", pero por patriarcado no entiendo ninguna culpa ni guerra contra los hombres, sino una forma de pensar y organizar la sociedad, de la cuales todos, hombres y mujeres, somos a la vez víctimas y productores, responsables y reproductores. (Para ampliar sobre esta noción de patriarcado, recomiendo la lectura de Claudio Naranjo).
    El patriarcado para mí es una etapa de la humanidad, la etapa egoica, ni buena ni mala, sino una etapa que será superada con la evolución de la conciencia. Su superación no es el matriarcado (y mucho menos entendido como una ginecocracia), sino una nueva etapa donde precisamente se supera el pensamiento binario, y se integran los contrarios en un nuevo nivel de conciencia, que integra la fisiología, la racionalidad y la emoción.
    Gracias a todas por sus amables palabras, por estar, por el apoyo, por estimularme a pensar, por hacer tribu!
    Un abrazo gigante!

    ResponderEliminar
  18. Interesantísimo!!!! Bien documentado, y argumentado. Y la contestación última que acabo de leer para anónima, es genial.
    Evolución de la conciencia.
    Qué difícil parece esa integración filosofía + racionalidad + emoción, después de tantos siglos separándolo todo para poder explicarlo, sesgada y equivocadamente.
    Yo creo que es como un puzzle de puzzles... Una vez montadas las piezas hemos de integrarlas en un todo mayor... Y quién sabe... quizá haya que repetir y repetir hasta acabar todos los niveles de conciencia. Y quizá no tengamos tanto tiempo para evolucionar eh... (Y no me quiero poner apocalíptica, pero a veces, ese pesimismo me hace sentir mal por el mundo que parece que heredarán nuestros hijos, nuestros nietos... ¿tendrá arreglo?)

    Que me voy por las ramas. Perdón.
    Un besazo Ileana y gracias.

    ResponderEliminar
  19. Chapó Illena. Veo en un futuro no muy lejano utilizando tu nombre en clase de filosofía.

    El problema de todo esto es que ha una sociedad dominante no le interesan personas que piensen por sí mismas.

    ResponderEliminar
  20. Durante unos días no he podido comentar en tus artículos, pero hoy...al fin, sí.
    Estoy totalmente de acuerdo en que el amor es el que genera la bondad y la maldad del hombre. Lo se desde que los receptores de oxitocina y adrenalina se disputan los escaños del Palacio de Congresos de nuestros cerebros...

    Es así de fácil, sólo nos queda ponerlo en práctica, difundirlo, informar y transformar el mundo siendo cómplices del mismo.

    Estoy segura de que el amor no moverá el mundo, lo cambiará.

    Un saludo,
    Adri

    ResponderEliminar
  21. Gracias Ileana...como siempre me dejas mucho para pensar, especialmente hoy que he sentido que soy de las unicas que cria con apego a mi alrededor y me siento criticada por no "ponerle limites" a mi hijo. :-(

    Te mando un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola, te deje un premio en mi blog

    Saludos

    http://miprincesalola.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. La dicotomía que presentas viene de atrás. La encontramos en los primeros tiempos del cristianismo. La corriente tradicional de Pedro y Pablo consideraba que el mal del mundo venía por el pecado y que había que luchar contra él. La corriente gnóstica de María Magdalena -que fue después considerada heregía- decía que el pecado viene de la ignorancia y que solo se vence con el conocimiento.

    Sí, dos modos de entender el mundo irreconciliables. Súper interesante tu reflexión Ileana.
    Te dejo la mía sobre la Magdalena ¡qué mujer! porque creo que incide en lo mismo.

    http://www.susanamoo.com/2011/08/ni-puta-ni-esposa/

    ResponderEliminar
  24. Muy buenas reflexiones. Tienes un premio en mi blog

    ResponderEliminar
  25. Mientras leía tu post, tenía las imagenes de niños en Somalía mueriendo de hambre y poniendoles vacunas........que aberración.

    Me satisface poder leerle, me siento agradecida a la vida. Hagamos el amor y no la guerra.

    ResponderEliminar
  26. Para Pat 1228: creo que criar con apego y poner límites a las crías, son dos cosas independientes que no van ligadas de modo alguno. Tú puedes criar con apego a tus hijos y ponerles los límites precisos, en los momentos precisos. La primera cuestión guarda relación con el grado de conocimiento que tengas sobre la naturaleza de los bebés, sus mecanismos y sus necesidades elementales, pero vitales, en sentido amplio, alimentación, afecto...Lo segundo guarda relación con la necesidad de aprender de los niños, y nuestra obligación de enseñar como adultos en su entorno ( bien seamos padres, bien familiares, amigos...). Por tanto se trata de dos cosas independientes, que se pueden combinar o no. Puedes criar con apego y simultáneamente, con o sin límites.
    El método para imponer esos límites, es ya otro debate.
    NO sería adecuado que asimiláramos crianza con apego con falta total o ausencia de límites, puesto que puede llevar a mal entendidos importantes.
    Yo creo que se puede amar profundamente a un niño y respetar su naturaleza y condición, proponiendo una serie de límites que le ayuden a tener un "sistema de referencia vital", es decir, ayudándole.
    Creo que las crías humanas necesitan estas referencias para autoconstruir su persona, al igual que sucede en parte del mundo animal,a través del mecanismo de la imitación, la acción de la cría y la espera de la reacción del progenitor, normalmente la madre, en sentido de aprobación o reprobación.
    Por otro lado considero que la educación no se debe basar en llenar a los niños con nuestros contenidos, sino en ayudarles a razonar los suyos, y a ser coherentes con ellos. Sin embargo, y aunque pueda resultar paradójico, observo familias en las que aparentemente no existen estos límites, pero en los que se imparten e inculcan constantemente "recetas" o dogmas de fe, a las nuevas generaciones. Procedimiento que considero además de erróneo, paralizante.

    Empiezo a ver muchas madres a mi alrededor, que portan a sus niños con fulares, y que confunden crianza natural, lo que traducen como lactancia a demanda y porteo (casi en exclusivo), con falta de reprobación sobre ciertas actitudes y acciones de sus crías poco adecuadas, y simplemente...Creo que confunden los términos.

    Un saludo,
    Adri

    ResponderEliminar
  27. Coincido con el último escrito totalmente. En cuanto a las ideas del señor Spock, coincido que el afecto y la prtección es necesaria para la crianza, pero tambien hemos de tener en cuenta, que la genética en tiempos de este señor, estaba en pañales.

    Hoy está claro, que la genética predispone en gran medida, por lo tanto, lo que vale para una criatura, no sirve para otra, generalizar y sentar dogmas no es bueno, cada caso debe ser individualizado.

    Además, está demostrado que el estado mental de los padres, incide en los comportamientos con los retoños y por lo tanto en su educación. Alguien necesitado de afecto, se puede volcar en sus retoños mucho más de lo deseado, algo que puede parecer instintivo, pero que está condicionado y puede ser perjudicial para estos.

    En otro orden de cosas, entrariamos en lo ético, ya que la neurobiología, demuestra que el ser humano tiene tendencia al placer y la comodidad, no a la bondad. El hombre no es intrinsecamente bueno por una sencilla razón, catalogando lo que es bueno o malo, estás condicionando, lo que puede ser bueno en una persona o sociedad, no tienen porque ser bueno en otra.

    Creo que la idea puede ser buena en su raiz, pero falla en su base, ya que carece de algo fundamental...realismo. No se trata de hablar de un mundo ideal "que el mundo está lleno de utopias", sino de dar respuesta a dilemas actuales, teniendo en cuenta la idiosincracia del momento presente.

    En otro orden de cosas, coincido con otro escrito precedente en una cosa de Ileana, no se habla mal de los hombres en ningún lado, solo del patriarcado. Puntualizo eso si, que no se habla ni mal ni bien, simplemente no se habla. Me parece llamativo que se hable de la educación de los retoños, de una sociedad patriarcal discriminatoria con la mujer, con la represión hacia esta y en este escrito no se hable del hombre, ni se le haga participe en el lenguaje.

    En definitiva, queremos igualdad, pero no hablamos a las mujeres y hombres por igual, solo a las mujeres. Ellas son las importantes en la crianza y el hombre no sale a la palestra en la conversación, excepto para decir que es un opresor y dictador...para muestra un botón:

    "Lo que proponen las más recientes teorías del apego, del vínculo, del continuum, de la crianza respetuosa, de la salud primal... es: ¿QUÉ PASARÍA SI COMENZAMOS POR GESTAR A LOS BEBÉS CONSCIENTEMENTE, en cuerpos de mujeres libres, conscientes, no reprimidas sexualmente, empoderadas; SI LOS DEJAMOS NACER CON LIBERTAD Y RESPETO; si no separamos a los bebés de las madres, si les respetamos la fase de exterogestación, si satisfacemos sus necesidades evolutivas de compañía para dormir, de atención, de cariño, de mirada...; si les acompañamos, aceptamos y amamos tal como son; si finalmente los educamos sin violencia, sin abusos, desde el respeto, la igualdad, la empatía? "......

    .......¿y los padres?, ¿somos solo fecundadores?...estas omisiones son tan machistas como el machismo imperante.

    PD: Me da lo mismo que el blog sea dirigido a mujeres principalmente, la omisión de los hombres en los textos es discriminatoria. Yo como hombre igualitario e integrador, me siento ofendido...gracias.

    ResponderEliminar
  28. Porque pensar que alguien necesitado de afecto, se puede volcar en sus retoños mucho más de lo deseado. ¿Porque?, esta es una suposición infectada de creencias populares, ya que una persona carente de afecto puede también no saber otorgar afecto a sus retoños, no existe una correlación absoluta entre lo que necesite la persona y lo que vaya a efectuar, ahora bien si es cierto que si el padre, madre o tutor no es una persona estable emocionalmente casi seguro no podrá obrar consecuentemente con su hijo. Es aquí donde como adultos responsables y con capacidad crítica y decisión debemos instruirnos en la medida que podamos y construir nuestra propia ética o moral al respecto, y evidentemente adaptarla a cada sujeto ya que comprobaremos como padres que no todos nuestros hijos necesitan exactamente lo mismo. Es muy importante por eso saber escuchar, y se puede escuchar a un bebé recién nacido, se trata de ser conscientes que somos capaces de hacerlo. Respecto al tema de los límites, bien, creo que todos los ponemos, es inevitable y lógico, (las mamás que llevan a sus bebés en foulard y dan teta también) los niños desde que se levantan hasta que se acuestan están inmersos en estos no pueden hacer lo que les place, exactamente igual que nosotros, o acaso hacemos lo que nos gustaría hacer en cada momento, o tenemos aquello que deseamos, pues NO. Creo que de lo que se trata es de no poner límites por ponerlos, por ejemplo, el niño quiere ir descalzo, pues bien , observamos el medio, e entorno, temperatura, ect… si observamos que no corre peligro su vida ni la nuestra por el hecho de que vaya descalzo pues que vaya. Observo disputas importantes entre padres e hijos por reales tonterías, estas acaban en castigos, premios, ect… que creo solo hacen que empobrecernos a todos. A mí me encanta ir descalza, no será que ha mi hijo como ser humano que es tb le gusta? Los límites impuestos sólo por el hecho de hacerles ver que somos sus dueños son ERRONEOS, porque evidentemente no somos sus dueños, unicamente sus guías o referencias. Los límites entendidos como valor identificador de una persona, deben de ser construcciones internas de los niños, deben de ser ellos los que los creen , como? Seguimos, debemos ser sus guías, acompañarles en el mundo, prestándoles atención y respetándonos mutuamente, ellos crearán sus límites y esos no serán trasgredidos, aquellos impuestos, sí, evidentemente lucharan por saltar la barrera de lo prohibido, porque no tendrá sentido para ellos. El límite como construcción interna le hará distinguir entre realidad y fantasía y actuar en consecuencia, llevando a cabo su deseo en la medida de lo posible dentro de una realidad. Que podemos hacer? Mostrarles la realidad, como? Interactuando con ellos con afecto, empatía, y siendo conscientes del hecho que estamos inmersos en sistemas que hemos de entender, estudiar y valorar.
    Si tomamos consciencia de que todos somos responsables de la situación social actual, creo que la educación o crianza de generaciones futuras no debe de caer en saco roto, es muy importante y es una de las formas que tenemos para actuar y cambiar desde la raiz aquello que no nos agrada de este mundo. Yo si que creo que es una respuesta a un dilema actual es un grano de arena bastante gordo a tener en cuenta, no debemos obviarlo , podemos conseguir abrir nuestras mentes de raíz. No se cambia el mundo en dos días pero el hecho de pararse a pensar y reflexionar en aquello que nos aporta la ciencia, la filosofía, los conocimientos y reflexiones de los demás aunque no sean escritos conocidos sino personas que intentan cuestionarse y cuestionar nuestras formas de actuar, y nuestra propia experiencia , creo que es un punto que no se debe despreciar y es nuestra responsabilidad llevarlo a cabo.
    Creo que Ileana no ha hablado de los hombres simplemente porque nos ha ofrecido su reflexión y opinión como madre y mujer, lo cual me parece coherente.
    Gracias Ileana y a todos los partícipes por vuestros escritos fuente de sabiduría para reflexionar.

    ResponderEliminar