20 de abril de 2012

Del poder al cuidado

Todos los días, amigos y lectores me pasan enlaces muy interesantes, creo que con la secreta intención de que me pronuncie sobre ellos :-) o para facilitarme bibliografía. A todos les agradezco, pues tengo material de primera mano que quizás no descubriría de otra forma.

Hoy me han enviado el de este proyecto Voces de hombres, que es un libro colectivo (con licencia Creative Commons), donde varios  hombres se reúnen para hablar de "igualdad de género", del mismo modo que varias mujeres nos reunimos el año pasado para hablar de una nueva maternidad. 



Me fui directa al capítulo sobre la paternidad, escrito por el psicoterapeuta Péter Szil, seducida por este magnífico título: "del poder al cuidado". En realidad ese desplazamiento -teórico y práctico- puede resumir el gran cambio vital en el que nos estamos sumergiendo todos: las mujeres, los hombres, los niños, la sociedad, la especie, el ecosistema, el planeta.

Busque en Google "hombres que cuidan" y verá que los resultados son "hombres que cuidan... su piel". He dicho en otras ocasiones que revalorizar el concepto de "cuidado" es el verdadero cambio de era, de paradigma, de milenio... o como queramos llamarle al que la humanidad está abocada.

El bienestar y el equilibrio individual y social no provendría entonces de que las mujeres nos "liberemos" de nuestro rol de "cuidadoras" para entrar en el modelo productivo, sino también y sobre todo de lo contrario: los hombres -y también el unidimensional modelo productivo y las mujeres, todos- abriéndonos al cuidado, no como una "carga" a repartir, sino como un placer, un lujo y una necesidad vital asociado a nuestra capacidad de dar(nos), nuestra empatía, solidaridad, generosidad, conexión emocional, verdadero empoderamiento personal. El poder entendido no como capacidad de dominio sobre los demás, sino como capacidad de dar, de cuidar, de acompañar, de compartir, de amar. 

Silz explica perfectamente en qué ha consistido para nosotros el poder (ejercido de padres sobre hijos, adultos sobre niños, pero en general extensible a todas las formas de poder en la sociedad) basado en tres ejes fundamentales: la Ley, la Autoridad y la Distancia. 

“Considero que los malos tratos a los niños constituyen uno de los legados más arraigados del patriarcado como orden social y matriz cultural. Es una manifestación concreta y a la vez dramática de lo que ocurre cuando los valores básicos de la figura paterna tradicional impuesta por la sociedad patriarcal, se convierten en valores pedagógicos de toda una cultura. Estos valores son “ley”, “autoridad” y “distancia” (aún estando presente físicamente)”. 

Silz explica también de un modo muy claro, cómo -al contrario de lo que normalmente pensamos- la maternidad no ha sido demasiado diferente (ha sido una «impostura», al decir de Victoria Sau), pues hemos adoptado todos, hombres y mujeres, ese mismo modelo patriarcal: 

“La figura de la madre, en apariencia adulada, en realidad es venida a menos en el patriarcado. El papel de la madre es criar hijos para el padre. Ella es indefinible por sí misma pues son los hombres los que deciden cómo han de ser y cómo han de actuar. De esa manera el modelo de paternidad más arriba esbozado [ley, autoridad, distancia] impone su sello distintivo en la visión de qué son los niños y cuál es el papel de los progenitores (de ambos sexos) y de todas las personas adultas respecto a ellos. Convertido en doctrina pedagógica dominante, apoyada por la tradición y reforzada por potentes instituciones con capacidad de crear valores culturales (iglesia, escuela, medicina, psicología, etc.) ese modelo de entender la crianza de los hijos pierde su signo de género y es también practicado por las madres. Incluso parece que más por ellas que por ellos, ya que ellas no sólo tienen a su cargo todo el proceso de engendrar, gestar y parir [y amamantar, añadiría yo] sino de forma muy generalizada también el de asistir a la infancia hasta un momento dado de su desarrollo. Así se transmite de generación en generación  una cultura basada en la brutalización de la infancia”.

Es por esto que la "maternidad" tan idealizada por todos, tampoco ha podido cumplir durante milenios la función social que le vendría dada: la de la protección amorosa de las crías. 

A partir de ahí, el problema del sexo y el género se revela como algo mucho más amplio y esencial; como algo que supera la dimensión 'feminista' y se convierte en una dimensión 'humanista'; como algo que tiene que ver con la forma en que todos, mujeres y hombres, somos educados, formados y (mal)tratados cuando somos niños; como la base de la devastación emocional que nos azota como sociedad: 

"Lo mismo irrumpe también en el lenguaje cotidiano, por ejemplo, cuando se habla de que los niños "dan guerra". Es una proyección curiosa y una manera de culpabilizar a la víctima. Las niñas y los niños en realidad nunca dan guerra. Si es que están involucrados en una beligerancia, es para defenderse, con su vitalidad e inteligencia innatas, de la guerra de exterminio que los adultos y adultas libramos contra la infancia, contra la vida misma. Esta guerra tiene su expresión máxima en los abusos de poder (grandes y pequeños, físicos y no físicos) a los que los niños están sistemáticamente expuestos, pero no se limita a ellos". 

Con este abrir boca, no queda sino leerse el capítulo completo de Silz, y el libro completo escrito por hombres que se quitan las corazas. 

¡Salud!

PD: Por cierto, Szil analiza dos anuncios publicitarios: uno de un biberón de la marca Nuk, y otro que yo veo todos los días en la oficina de al lado de la mía y que muchas veces he pensado dedicarle un post. Se trata de un anuncio de hace varios años, del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, cuyo slogan es "Crecemos en igualdad" y muestra a un hombre dando un biberón a un bebé. Aunque comparado con el anuncio de biberón Nuk, el del Ministerio parece mucho más "sano", la creencia de que para que el hombre cumpla su rol de cuidador, o para que el niño "crezca en igualdad" ha de ser alimentado con biberón, es falsa y peligrosa. Szil no dice nada al respecto. 

18 de abril de 2012

@Acapulco70 y sus tetas

«Cuando una mujer muestra sus tetas con orgullo no está traicionando un pacto, está desafiando el orden social. Está poniendo en peligro la estabilidad de la estructura patriarcal.»

Dos personas distintas que me conocen bien, me han pasado este post de una magnífica bloguera que no conocía. Me ha encantado su reflexión, una de esas que me hubiera encantado escribir a mí ;-)
Toca temas que hemos tratado a menudo en este blog, como el feminismo "machista": «Robarle a una persona su libertad de elección es convertirla en una víctima. El machista obliga a la mujer a quedarse en su casa, le prohíbe estudiar, o la fuerza a vestirse de una manera específica. ¿Qué hace el mal feminismo? Lo mismo. Le prohíbe que cocine, que se exhiba, que participe del sexo, y que disfrute de su hogar.»

O el asunto de las mujeres y la religión monoteísta: «Es fascinante ver el cambio del lugar de la mujer en la mitología. ¿Cómo pasamos de adorar a Cibeles, una diosa que va en un carro tirado por leones, a adorar a la Virgen María? Cibeles es fuerte, aguerrida, orgullosa, y poderosa. La virgen es una mujer sumisa, silenciosa, obediente, y esclava del hombre. ¿Con qué excusa convencieron a nuestras abuelas para que cambiaran a Durga por la virgen? La excusa debió ser realmente buena, lo que no me explico es cómo seguimos dándole crédito a religiones tan humillantes.»

Y lo hace con solvencia, con locuacidad, con coherencia. Detrás hay un hilo conductor que sabe lo que dice, que no cae en contradicciones. 

Aquí, en este blog, tampoco creemos en la dualidad virgen/puta, enseñamos las tetas también en su función nutricia. Porque curiosamente la maternidad está sacralizada en Occidente, la "madre virgen" está bien vista ¡pero a condición de que tampoco "enseñe" las tetas! ¿Qué tipo de maternidad es entonces la que está sacralizada? La maternidad "sumisa, silenciosa, obediente y esclava", la de María. La del "sacrificio". Ah, pero la maternidad libre, placentera, poderosa y desnuda, esa tampoco. 

En realidad, no existe oposición entre maternidad/virgen y amante/puta. Las mujeres -y probablemente también los hombres- tenemos mutilada nuestra sexualidad en todas sus facetas: incluyendo la maternidad que es una parte de la sexualidad femenina, no algo que se oponga a ella. La identificación de la maternidad con la virginidad es el gran truco -imposible- de la religión monoteísta y el patriarcado para justificar cómo podríamos seguir reproduciéndonos como especie una vez que nuestra sexualidad -nuestra vitalidad, nuestro poder- han quedado devastados.

La maternidad bien vivida es una dimensión más de la libertad sexual, del empoderamiento, de la capacidad de amar, de la reconciliación con el cuerpo, de la expansión vital.

Acapulco70 sabe bien cuál es la clave, la autoestima y el amor por nuestro cuerpo:

 «Tus tetas son tuyas. Te hacen mujer con todo lo que eso significa. Las tetas te dan tu poder. Ellas simbolizan tu fertilidad, tu conexión con la naturaleza, tu lugar en el mundo. En ellas se plasma tu poder de dar la vida. No renuncies a tu poder sin dar una buena pelea.
Cuando te mires al espejo sé gentil con tus tetas. Cuando escojas tu ropa también. Compra los mejores sujetadores para ti, que sean de tu talla y te den un buen soporte. Camina sacando el pecho y no encorvándolo. No las critiques por sus “fallos”. Si estás descontenta con tus tetas, en el fondo es un reflejo de un descontento más profundo hacia ti misma. Aprende a querer a tus tetas y te estarás aceptando un poco más.»

No dejes de leer el post completo, es un poco largo, pero vale la pena. También está escribiendo un libro, que lo hará en colaboración con los lectores. Encantada de conocerte, Acapulco. ¡Éxitos!

16 de abril de 2012

¡Crianza en Red 2013!

La jornada Crianza en Red celebrada en Barcelona el mes pasado fue un éxito, y todos salimos muy contentos.

Mucha fue la gente que se quedó con ganas de participar. Así, que ya la Editorial Ob Stare está preparando la próxima edición, que se celebrará en la primavera de 2013, esta vez en Madrid.

Si estás interesado en participar, envía tu comunicación de mil palabras antes del 30 de junio a Ob Stare. Podrás hablar de lo que quieras en relación con tu blog, página web, foro o espacio on-line de apoyo a la crianza.

Aquí reproduzco la convocatoria oficial para comunicaciones libres, que ha lanzado la Editorial Ob Stare:


Nueva Convocatoria
II Jornada de foros, blogs y espacios de apoyo virtual
Madrid, primavera 2013

Tras el éxito de la I Jornada de foros, blogs y espacios de apoyo virtual - Crianza en Red celebrada el pasado 17 de marzo en Barcelona, desde la Editorial OB STARE nos disponemos a lanzar la Segunda Convocatoria de este encuentro pionero en España, que se celebrará la próxima primavera de 2013 en la ciudad de Madrid.

Como ya sabemos, la tecnología nos brinda herramientas cada vez más modernas e inmediatas que han dado paso a que las grandes comunidades y redes virtuales revolucionen las formas de comunicación existentes. Los espacios de apoyo a la crianza no han sido la excepción a este fenómeno, y han crecido a este mismo ritmo, recurriendo a estas herramientas y fomentando la reflexión desde el mundo virtual.

Nuestra intención es crear un Encuentro donde cualquier espacio virtual implicado en la maternidad, paternidad, crianza y/o educación presente públicamente su proyecto virtual: ideas, reflexiones, percepciones, experiencias...

Te ofrecemos la oportunidad de participar en esta Jornada presentándote a la convocatoria de comunicaciones libres. De las propuestas recibidas, procederemos a la selección de cinco de ellas (más dos reservas), que serán las que tendrán voz en la citada Jornada. Cada comunicación tendrá un tiempo de 15 minutos, y le seguirán otros 15 minutos de debate en torno a la exposición presentada.

Si tienes interés en participar, debes enviarnos al correo electrónico obstare@obstare.com los siguientes detalles: 
• Nombre, apellidos, correo electrónico y teléfono. 
• Espacio virtual al que perteneces o representas. 
• Resumen de tu comunicación de 1.000 palabras en formato Word. 
• Material audiovisual, si fuera el caso, que necesitarías para la exposición de tu comunicación.

El plazo de recepción de propuestas de comunicación finaliza el próximo 30 de junio. 
La selección de comunicaciones se hará pública el 30 de septiembre de 2012.

Quedamos a tu disposición por si tuvieras alguna consulta al respecto.
Un cordial saludo,

Eva Darias
Editorial OB STARE
www.obstare.com
obstare@obstare.com

¡Participa! ¡Te esperamos!

12 de abril de 2012

Crianza en Red: video resumen

Comparto un video que realizó Alejandro Busto, de Psicología CEIBE, resumiendo la I Jornada Crianza en Red que celebramos el pasado 17 de marzo en Barcelona.

¡Muchas Gracias, Alejandro!

10 de abril de 2012

El misterio de la felicidad

"El resultado más importante alcanzado después de más de 40 años de investigación es que happiness equals love (felicidad es igual a amor)"

Entrevista a George Vaillant, director del macro-estudio "Harvard" sobre la felicidad,
publicada por la revista Geo en octubre de 2011.

Comparto por aquí el artículo que he escrito este mes para El Club de las Madres Felices. 

Se trata del ensamble entre las teorías de tres importantes científicos de la actualidad: el psicólogo Martin Seligman, de la Universidad de Pensilvania; el psiquiatra George Vaillant, de la Universidad de Harvard; y el cirujano Michel Odent, del Centro de Salud Primal de Londres.


Por Ileana Medina Hernández


Una amiga “invisible” del círculo de madres me regaló un libro que me devoré enseguida. Se trata de La vida que florece, el último libro de Martin Seligman, profesor de la Universidad de Pennsylvania, considerado el “padre” de la psicología positiva.
Había oído hablar de la psicología positiva, y sabía de qué iba más o menos (la felicidad, las emociones positivas, el optimismo…) pero no había leído hasta ahora ningún texto del propio Seligman. De este autor es el concepto de “indefensión aprendida” (que está en la base de toda  educación basada en la obediencia); suyo y de su equipo es el sistema para reconocer las fortalezas personales (puedes hacer el test para conocer tus propias fortalezas aquí)  y suyo es el primer Máster en Psicología Positiva Aplicada del mundo, que se lleva a cabo desde 2005 en la Universidad de Pensilvania, llevando al mundo académico muchos conceptos que hasta ahora parecían pensamiento “alternativo”.

En su último libro, Seligman intenta desarrollar una “teoría de la felicidad” o “teoría del bienestar”, para lo cual cuenta con los estudios que su propio equipo ha realizado con el mismísimo Ejército de los Estados Unidos, sobre todo con respecto a la resiliencia y al crecimiento postraumático. Seligman se ha reunido personalmente con el presidente norteamericano, y está desarrollando un programa multidisciplinar que abarca tanto la salud emocional como la salud física, y también por supuesto la educación positiva. Según él, la riqueza de los países no debería medirse por el PIB, sino por el grado de bienestar general.

Hace especial hincapié en la necesidad de un cambio en el sistema educativo: “quiero que se produzca una revolución de la educación en el mundo. Todos los jóvenes tienen que capacitarse para el mercado laboral, el principal objetivo del sistema educativo vigente desde hace doscientos años. Además ahora podemos enseñar las habilidades del bienestar, cómo sentir más emociones positivas, encontrarle sentido a la vida, mejorar las relaciones y conseguir logros más positivos. Los centros educativos de todos los niveles deberían enseñar tales aptitudes”. Según confesó en esta entrevista a El País, sus propios hijos han sido home-schoolers: “no van a la escuela hasta los 14 años, estudian en casa, porque es hasta la adolescencia cuando podemos inculcarles las herramientas para que sean positivos”.

Seligman cita en su libro profusamente a otro científico eminente: George Eman Vaillant,catedrático emérito de Psiquiatría de la Universidad de Harvard, y usa sus conclusiones para trabajar sobre una de las principales fortalezas del ser humano: amor, apego, capacidad de amar y ser amado.

La Revista Geo, Una nueva visión del mundo, en su número 297, de octubre de 2011, dedicó un monográfico a la felicidad, incluyendo una entrevista titulada “¿Cómo podemos alcanzar la felicidad?” (págs. 58-69 de la edición española) en la que el profesor Vaillant, nacido en 1934, habla del proyecto que él mismo dirige desde hace 44 años. Se trata de un macro-estudio que se lleva a cabo en la Universidad de Harvard, siguiendo las biografías de 814 hombres y mujeres estadounidenses que nacieron entre 1910 y 1930 (uno de los estudiados fue el presidente Kennedy).

La conclusión más importante a la que los científicos de Harvard han llegado después de más 40 años de investigación minuciosa sobre los recorridos vitales de todas esas personas, es que felicidad es igual a amor.

“¿Qué es entonces lo que exactamente une a los «felices sanos» de todas las edades y capas sociales? Es la misma fuerza mágica con cuya fuerza Susan Wellcome ha dominado su vida; una fuerza que también se puede demostrar sin métodos de medición… porque prácticamente te asalta en cada encuentro personal: la capacidad de amar y dejarse amar. Esto, dice Vaillant, es para él el resultado más importante de los 40 años de su investigación. Suena tan fácil. Pero es tan difícil…” opina Johanna Romberg, la periodista autora del reportaje.

Sin embargo, al terminar la entrevista la periodista se pregunta: “¿Por qué el amor resulta tan fácil a algunos, mientras otros no lo alcanzan en toda su vida? La respuesta de George Vaillant es un suspiro desde lo más profundo del alma: «Créame usted”, dice, «es una pregunta que no cesa de rondarme en la cabeza».

Y a mí, al leer esta vaga respuesta del eminente científico, se me hizo la luz: ¿cómo es que Vaillant no se ha reunido todavía con el doctor Michel Odent? Hago votos por esa reunión, a ver si algún patrocinador se anima.

Ni Vaillant en el reportaje de Geo, ni Seligman en su último libro, ninguno de los dos habla en ningún momento de la forma de nacer ni del período que rodea al nacimiento. No sé si alguna variable de ese tipo se habrá tenido en cuenta en el estudio de Harvard.

Sin embargo, el médico francés Michel Odent, en su Centro de Estudios sobre la Salud Primal radicado en Londres, ha cotejado un sinfín de estudios que relacionan variables de salud física y emocional con la salud primal, con el período que rodea al nacimiento, y hasta los dos años de vida. Sus conclusiones las expone en muchos artículos y libros.

“Durante el proceso del nacimiento, segregamos una serie de hormonas que permanecen en los sistemas corporales tanto de la madre como del bebé justo después del nacimiento. Ambos, la madre y el bebé, se encuentran entonces en un equilibrio hormonal cuya duración tiene una naturaleza vital corta y que, además, no volverá a presentarse en el futuro. Si consideramos las funciones de estas hormonas y el tiempo que tardan en ser eliminadas por parte de nuestro organismo, entenderemos entonces que cada una de estas diferentes hormonas cumple exclusivamente un papel igualmente diferenciado en la interacción madre-bebé” ha explicado Odent en su artículo “El nacimiento y los orígenes de la violencia” y desarrolla luego en varios de sus libros.

Entonces, concatenando esta serie de evidencias científicas se puede llegar a una conclusión: si la felicidad apunta principalmente a la capacidad de amar y ser amado, y la capacidad de amar y ser amado a su vez se vertebra en buena medida en ese pico oxitocínico que rodea al nacimiento (embarazo, nacimiento, primeras horas, días y meses de vida), la protección social de la forma de nacer y criar, del parto respetado, la lactancia materna, la crianza corporal y amorosa, el contacto físico con los bebés y niños… es el camino más corto hacia la felicidad y el bienestar personal de las futuras generaciones. El nacimiento y la primera crianza no nos determina, no hay nada que no se pueda “sanar” luego, pero nos ahorra en buena parte tener que desandar lo mal andado.

Parece que lo que bien empieza bien acaba. ¿He ahí el misterio de la felicidad? ¿Qué opináis?

PD: Luis Rojas Marcos habló ayer con los lectores de El Mundo también sobre la felicidad. 

4 de abril de 2012

Sue Gerhardt: ¿Por qué importa el amor?

Sue Gerhardt, autora del conocido libro El amor maternal, explica la importancia de ocuparnos de los bebés, en una entrevista concedida en 2007 a un conocido programa de Televisión  Española, Redes.


Sue Gerhardt: ¿Por que importa el amor? por raulespert

La mejor manera de abordar las enfermedades mentales, incluso la delincuencia y la violencia en nuestra sociedad, es ocuparnos de los bebés. Durante los primeros dos años, y también el período en el útero, se desarrollan muchos sistemas importantísimos en el cerebro, especialmente los que utilizamos para gestionar nuestra vida emocional, como la respuesta al estrés, por ejemplo. La primera infancia es, en realidad, la base de la salud mental. 

Pero los bebés son hasta ahora unos desconocidos. Se suele hablar del desarrollo emocional de los niños pequeños, pero casi nunca se habla de los bebés. Y sin embargo ahora se sabe que durante los primeros años el cerebro establece conexiones a la mayor velocidad de crecimiento que jamás alcanzará. De hecho dobla su tamaño! UN periodo tan crucial no nos puede pasar inadvertido. 

Sue Gerhardt ha dedicado toda su vida profesional al estudio de los bebés: a la influencia del afecto en el desarrollo emocional de los más pequeños y a sus efectos en la vida adulta. Es considerada una de las mayores expertas mundiales en su campo.

3 de abril de 2012

Tetas libres y alternativas

Guardo por aquí las reflexiones que la psicóloga Ana María Valenzuela compartió como notas en Facebook, sobre la Jornada Crianza en Red, celebrada en Barcelona el pasado 16 de marzo. 

Tetas libres y alternativas

Por Ana María Valenzuela, de Psicología Positiva en Acción

Un título un poco escandaloso, pero creo que va en la línea de sus protagonistas.

Ayer preguntaba qué tienen en cómun Ileana Medina, Mª del Mar Jiménez y Alejandro Busto.

Cuando Ileana Medina empezó a escribir en Tenemos Tetas, buscaba un título pornográfico, provocador. Ella también es provocadora. Y le encanta abrir mentes ajenas a nuevas ideas, mientras difunde las suyas. Habló de cómo las grandes instituciones han dejado de ser portavoces de las ideas, y de cómo la red de redes se ha transformado en millones de micrófonos retransmitiendo cada uno la propia realidad. De cómo la Nueva Era, o Post-modernidad, o como quiera que esto se llame, tiene como reto equilibrar lo visible y lo invisible (el yang y el yin, lo masculino y lo femenino).

Me encantó su división entre lo heroico e histórico arriba, y las mujeres silenciosas que lavan platos y cocinan para que los hombres puedan hacer historia. Y cómo las mujeres se han ido a lo externo y visible, porque eso estaba tan valorado que hasta ellas empezaron a desvalorizar lo femenino, dejando lo interno e invisible tan vacío y deshabitado, que el mundo va a la deriva en cuanto a valores y economía.

El reto es volver a habitar lo interno e invisible, y sacarlo a la luz: darle importancia al ámbito de lo cotidiano y a las emociones y además, abrirlo a los hombres.

Lo de "volver a la cocina" también lo dijo Mª Mar Jiménez, de El Blog Alternativo. Ataviada con un delantal de diseño y delante de un puchero de barro de los de antes (el caldero de las brujas, dijo ella), nos explicó que existe una conspiración en la sombra para destruir todo lo bueno de la humanidad, pero que las mujeres tenemos el poder de cambiar las cosas. Reivindicó la alquimia y el amor que las madres ponen en sus hijos cuando cuidan. Volver a cocinar con amor, reivindicar esas cocinas de cine (y no los mini-office que tienen nevera y microondas para calentar comida precocinada). Volver a poner amor y conciencia en lo cotidiano. Cambiar estilos de vida, ir más despacio. Poner atención. En definitiva, yo creo que reivindicó la crianza como forma de resistencia al Club Bildelberg. Una idea revolucionaria.

Alejandro Busto es psicólogo y se dedica a decir a los 4 vientos lo que piensa. En su día a día, trabaja con directivos y empleados de grandes empresas, que lo contratan para dar cursos teóricos de Inteligencia Emocional (por ejemplo). ¿Y qué pasa con la práctica? En la práctica la gente no se moja, y los que se mojan lo dicen con la boca pequeña. Alejandro le puso a su gabinete Ceibe, que en gallego significa libre, aunque mi madre, gallega, me preguntó qué significaba esa palabra. Creo que a él le gustaría que todos los hombres fueran libres de mojarse emocionalmente y decirlo. Él ya habita confortablemente el lado oculto, y lo compagina con el lado visible. ¿Algún otro hombre se anima?

Alejandro e Ileana están hartos de la crianza con apellidos: crianza natural, crianza con apego, crianza consciente... al final, lo que resulta de esto, es que hay un bando (el de los buenos) y un bando (el de los equivocados) que andan a la brega sobre si lo mejor es una cosa o la otra. Cuando lo mejor es estar atentos a lo que nos dicta el corazón y el instinto, y criar hijos sanos y felices.

Por cierto, que esto de la felicidad, que a mí me encanta y a Martin Seligman también, tiene mucha miga. Resulta que en su último libro, el sr. Seligman entrevisó a un psiquiatra que lleva muchos años haciendo un estudio sobre el tema de la felicidad. Y parece ser que la felicidad, sobre todo, se relaciona con la capacidad de amar y ser amado. Y como nos recordó Ileana, el Dr. Michel Odent lleva años investigando sobre la capacidad de amar y ser amado, y la ha relacionado con el modo de nacer y ser criado en los primeros meses. Y volvemos a a crianza con apellidos.

De estas tres ponencias rescato dos cosas: que sus tres protagonistas tienen ideas muy claras y saben comunicarlas y las emociones positivas que salieron por todas partes: crecimiento, optimismo, felicidad, saboreo, atención consciente... puede que no se las nombrase así, pero ahí estaban igualmente.

Crianza en Red- SUA

¿Qué tienen en común Mónica Álvarez, Mª Àngels Claramunt, Rosa Sorribas, Rafaela López, Marta Gual, David Lay y Mónica Felipe-Larralde?

Ellos son personas que se lanzaron a la red en busca de soluciones. Crearon foros, webs, estudios e iniciativas ciudadanas que dieran respuesta a sus necesidades e inquietudes, que sirvieran de apoyo y lugar de encuentro para otros como ellos. Son pioneros en sus campos, con todo lo que ello conlleva de bueno y de malo.

Mónica y Àngels se conocieron en la lista de El Parto es Nuestro. Àngels había tenido varias pérdidas gestacionales tempranas, y deseaba hablar de ello. Nadie parecía estar dispuesto a darle voz a su dolor, hasta que apareció Mónica, que también sabía en carne propia lo que era eso de perder un embarazo en el primer trimestre. Juntas fundaron el foro Superando un Aborto, también conocido como SUA (nombre femenino y fuego en vasco).

La suya fue una comunicación emotiva. Quien más quien menos, hemos pasado por un aborto o conocemos a alguien que ha sufrido uno. ¿Quién nos valida el dolor? Cuando nada queda, queda el amor en el corazón. Ver el vídeo con los rituales de despedida, aquellas fotografías de embarazadas felices que acabaron llorando, ecografías enmarcadas con rostros de bebés que nunca llegaron a nacer, patuquitos, postales y cartas escritas... aún se me llenan los ojos de lágrimas y dolor por lo que no llegó a suceder.

Mi reflexión es que el duelo es siempre un proceso largo, y aún me sorprendo cuando constanto lo largo que puede llegar a ser.

El duelo es siempre por nosotros. Somos nosotros lo que nos dolemos. Nos duele la ilusión perdida, los sueños truncados, el futuro distinto a como lo soñamos...

Pero parece que el duelo por un hijo tiene una dimensión tan enorme, tanto más grande que otros tipos de duelo... porque pérdidas y duelos tenemos todos los días, y no andamos planteándonos si nos duele que hoy llueva en lugar de hacer sol (cuando ayer hizo sol y hoy no está sucediendo), no nos planteamos con dolor si algunas cosas podrían ser más de lo que ya son (como si nos tuviera que doler tanto una paella que podría haber quedado más sabrosa).

Lo que sucede, creo yo, es que un día sucede a otro día, y tomamos como natural que hoy llueva y otro día no. Una paella se termina y nadie le da mayor trascendencia. Pero una vida humana (sobretodo humana, que vivimos en un mundo antropocéntrico), es algo tan milagroso a nuestros ojos, tan deseado, tan esperado, tan compartido, tan propio, tan una misma, que cuando termina nos planta de golpe la realidad de la propia finitud.

Cuando yo veo todos esos bebés que no fueron, veo al mío que no fue, veo a los míos que sí son, veo mi alegría y mi pena, pero sobretodo, me veo a mí. Y eso es lo que más me hace llorar. Porque yo lloro mis lágrimas y mis emociones. Soy incapaz de saber con seguridad lo que siente otra persona. Hago el esfuerzo de aproximarme desde mi propia emoción a la emoción del otro. En un ejercicio de empatía, lloramos todos y nos consolamos los unos a los otros.

Con cada nueva historia, con cada nuevo apoyo, con cada nueva revisión a las propias emociones, nos podemos hacer más sabias y más fuertes. Ofrecer esa sabiduría a otras es lo que hacen cada día en http://superandounaborto.foroactivo.net