7 de noviembre de 2014

Mis amigas de 40 años

Por Ileana Medina Hernández


«Hay un momento en nuestra vida, por regla general al llegar a la mediana edad, en que la mujer tiene que tomar una decisión, posiblemente la decisión psíquica más importante de su vida futura, y es la de sentirse o no una amargada. Tiene entonces que salir de caza, de pesca y de conquista por el interior de ella misma: porque ésa que olfatea con ganas, se revuelca de risa, saca pezuñas, aúlla de noche y mueve la cola, la tiene adentro».
Clarissa Pinkola Estés

El año pasado cumplí 40 años y quería haber hecho un homenaje en este blog a mí misma y a todas mis amigas que rondan la cuarentena. Resulta que los cumplí a menos de un mes de haber parido a mi segundo hijo, y la idea se fue aplazando... Escribí muy poco en el blog el año pasado en que disfruté a tope de mi puerperio. 

Mi idea era hacer un video con las fotos de muchas de mis amigas, e incluso llegué a pedírselas. Están todas radiantes, bellas, maduras, centradas, no miento si digo que mucho más bellas que a los 15 o a los 20 años. Además entusiastas, creativas, cogiendo las riendas de sus vidas, aprendiendo a soltar lo que no nos sirve, huyendo de quien no nos respeta, cumpliendo sueños... como se dice ahora "empoderándonos". 

La verdad es que los 40 años parecen el mejor momento de la vida, cuando todavía el cuerpo está suficientemente joven y ya la mente está lo suficientemente madura. Es la cima de la vida. Disfruto mucho de la sabiduría y la belleza de mis amigas, y también de mis amigos, aunque van a permitirme que hable desde un punto de vista femenino. 

Pero resulta que en este momento cumbre, el precio de ese proceso también ha implicado para muchas, la separación o el divorcio. Abundan los divorcios en torno a los 40 años, y no quiero verlo como una desgracia, sino como una consecuencia inevitable de un proceso dinámico. 

La tan llevada y traída "crisis de los 40" es como todas las crisis, también una oportunidad para crecer, para desempolvar las alas, para probar de lo que somos capaces... si se usan bien, claro. Muchas personas se hunden, o se pierden, o se acorazan todavía más. De qué depende que podamos tomar un camino u otro, no lo sé. 

Cuando nos enamoramos y nos casamos con veinteypocos años, a veces con el mismo novio que teníamos desde la secundaria, estamos "embrujadas" (y embrujados). Nos enamoramos, y no sabemos cómo ni por qué, a veces ni siquiera de quién. El proceso de despertar no se produce casi nunca a los veinteypocos años, y sí en torno a los 40 (si es que se produce). 

Es casi un milagro que, después de tener hijos, y emprender el camino de crecimiento que supone la crianza,  y adquirir la madurez cuando nos acercamos a los 40 años, descubramos que la persona que tenemos a nuestro lado desde hace 20 años sigue siendo la misma, o más difícil todavía, ha crecido y evolucionado en la misma dirección, calidad y cantidad que nosotras. De pronto se nos caen las vendas de los ojos, y en muchos casos, nos damos cuenta de que el grado de madurez, de responsabilidad, de generosidad o de implicación en la vida familiar no ha evolucionado a la par.

La llegada de los hijos es una debacle. Hay una realidad: la mayoría de las parejas buscamos en el otro cuidado y maternaje, que el otro satisfaga en poco o en mucho nuestras necesidades afectivas, emocionales, espirituales, físicas y materiales. Podríamos preguntarnos si la monogamia como concepto se sostiene, o si podemos aspirar a que una sola persona satisfaga todas nuestras necesidades. Podríamos hablar de la carencia de maternaje que todos arrastramos y que hace que seamos "medias naranjas" en lugar de naranjas completas, dos cojos pidiéndole al otro que nos sostenga. Podríamos hablar, como hace Laura Gutman, de la poca idoneidad de la familia nuclear para criar niños. Ese frágil equilibrio a veces se sostiene cuando solo somos dos adultos. Pero cuando llega un niño pequeño, que absorbe toda la energía y las escasas capacidades de cuidado que poseemos, no queda pareja que no tenga que replanteárselo todo. Mi amiga Mónica Felipe es experta en estas crisis que ocurren cuando la pareja pasa a trío. Otras veces no logramos pasar a trío, y el niño se queda afuera, y son sus necesidades las que son silenciadas y postergadas. Muchas parejas sobreviven así con la consiguiente perpetuación de la carencia en hijos criados sin presencia m/paternal. 

Pero no siempre es la llegada de los hijos lo que nos pone a prueba. A veces los hijos ya son grandes y la crisis arrasadora también llega en torno a los 40. La vida no siempre es lo que habíamos soñado cuando estábamos en la universidad. O al contrario, nos va muy bien en el plano económico y las necesidades que pretendíamos que el otro nos resolviera ya no están. O nos cansamos de aguantar durante tantos años los mismos conflictos y darles vueltas sin sentido. 

Varias de mis amigas que se han separado recientemente han sufrido violencia, traiciones gordas, mentiras, manipulación, amenazas... Algunas han necesitado ayuda para salir del agujero. Sus parejas no han estado a la altura de las circunstancias. No digo que mis amigas tengan la "razón" y que ellas sean las buenas y ellos los malos. Es importante desmarcarnos de esa corriente que acusa al macho de todos los males. Pero sí creo que las mujeres maduramos mejor muchas veces, sin generalizar. A ver si el patriarcado va a ser peor para ellos al final. 

Valdría lo mismo si es al revés. Sucede que uno de los dos miembros se responsabiliza de sí mismo y de las crías, se hace cargo. Y otro, más inmaduro, se evade en las adicciones (al trabajo, a las fiestas, a los juegos, a las pantallas, a las sustancias, al sexo... da igual), se enroca en las autojustificaciones, quiere seguir siendo un eterno adolescente... no es capaz de posponer sus propias necesidades infantiles que sangran y gritan. Con mucha frecuencia, uno de los dos se cansa de ser el soporte emocional del otro. O nos gritamos a la cara cada uno nuestras propias necesidades insatisfechas, y que el otro de ningún modo podrá satisfacer. Cada uno cree tener la razón y le pide al otro que cambie. Y la separación es inevitable. Casi siempre un alivio y la mejor solución para todos. 

Tras la separación, muchas de mis amigas están más contentas, más valientes, más seguras y han descubierto facetas de sí mismas que no conocían. Algunas lo han pasado muy mal, para luego renacer fortalecidas. Algunas han tenido que hacer grandes esfuerzos para salir adelante económicamente, lo cual siempre es difícil.

Otras, hemos sobrevivido en nuestras parejas, pero me doy cuenta de que es una especie de milagro. Que despertemos y la persona de la que nos enamoramos hace 18 años siga estando ahí y siendo la persona adecuada, que hayamos crecido en la misma dirección, que ambos hayamos aumentado nuestra capacidad de amar, de escuchar y de ofrecer al otro... es una probabilidad entre mil. 

Para todas mis amigas, las que tienen 38 y las que tienen 42, las que están solteras y no tienen hijos, las que están casadas y no tienen hijos, las que son madres solteras, las que son lesbianas con o sin hijos, las que se han separado, las que han vuelto a juntarse, las que mantienen feliz su pareja desde hace más de dos décadas, las que están en la cima de la felicidad, las que las han pasado canutas... para todas ellas, mi homenaje, mi admiración, mi amor y mi reconocimiento a su fortaleza interior, su valentía y su sabiduría!!!! Gracias por estar en mi vida. 


15 comentarios:

  1. Gracias a ti!! Te quiero mucho.
    Leslie

    ResponderEliminar
  2. Gracias ile. Por todo, por siempre. Nieves

    ResponderEliminar
  3. Ileana, gracias, ya sabes que en nuestro caso el amor es mutuo

    ResponderEliminar
  4. Ohhhhhh Gracias Ile, es precioso, un besiño enorme
    meni*

    ResponderEliminar
  5. Precioso!!! Y eso q solo tengo 33 pero me ve visto identificada! Y a mis amigas también ;)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Precioso. Me llega al alma. Gracias por escribirlo y compartirlo!!

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Que bonito¡¡ Quisiera que fueras mi amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito! Graciasss!!! Pues aquí estoy para lo que quieras, quien sabe si el inicio de una bonita amistad! Besos, gracias a todas!

      Eliminar
  8. Me han encantado tus sabias reflexiones. Quizás porque en su época las viví, quizás porque ese tiempo quedó atrás, quizás porque las palabras son tan bellas como el alma de las mujeres que retrataras, las que pasan de los cuarenta. No lo sé, lo único cierto es que a partir de ese tiempo una comienza a reinventarse y a sentirse fuerte, tibiamente poderosa por dentro. Gracias. Y Gracias por el fragmento de Clarissa Pinkola. Una maravilla.

    ResponderEliminar
  9. Gracias! Decir que me ha encantado se queda corto. <3

    ResponderEliminar
  10. Hermoso Ileana, si me permites copio tu idea de hacer un video con las fotos de mis amigas, y es que es verdad las veo mas radiantes y bellas.
    Muy acertada tus reflexiones.
    Anto

    ResponderEliminar
  11. Gracias a todas! Un abrazo de cuarentañera!!! <3

    ResponderEliminar
  12. :) te quiero mucho, ya lo sabes, gracias :)

    ResponderEliminar
  13. Gracias por lo que escribes Ileana, había puesto a añejar este post, hoy ya tengo 38 y entre tanta turbulencia, encuentro mucho sentido a lo que me está pasando, me resisto a resignarme...

    Gracias por este espacio de sabiduría y contención!

    ResponderEliminar