5 de noviembre de 2014

¿Por qué no tienen madre?

Por Ileana Medina Hernández



Me encuentro este artículo, muy malo, en el que intentan explicar por qué las princesas Disney no tienen madre. Como muchos comentarios ya advierten, las hipótesis que se manejan en él son absurdas. La duración de las historias no tiene absolutamente nada que ver (podrían durar lo mismo pero con madre en lugar de padre), y la biografía personal de W. Disney, aunque habría podido influir, tampoco es la causa.

La mayoría de las películas Disney están basadas en cuentos tradicionales, muchos de los cuales fueron fijados en lengua escrita por Hans Christian Andersen, los Hermanos Grimm, Charles Perrault y otros. Y ya entonces sus protagonistas eran huérfanas. La ausencia de madre viene de mucho más atrás  y está muy marcada en los mitos, leyendas y arquetipos de las sociedades patriarcales. El causante no es Disney.

Mi hipótesis es que todos estos esquemas narrativos esconden lo que Victoria Sau ("el vacío de la maternidad") o Casilda Rodrigañez ("la represión del deseo materno") han señalado como el secreto mejor guardado de nuestra civilización: el crimen de la madre. 

En realidad, la civilización (patriarcal) cuando discrimina y agrede a las mujeres, violentando el principio femenino, también violenta la condición maternal: las mujeres en condición de dominadas, no podemos ser la madre amorosa que cuide, proteja y sostenga a las crías. Y ese es precisamente el mecanismo a través del cual se transmite el patriarcado, el desamparo emocional, la violencia, la dominación... de una generación a otra.

Es largo de explicar ese "secreto". Si es la primera vez que te expones a esta idea y te resulta exagerada o extraña (buena parte del feminismo y de las creencias comunes creen que en el patriarcado la mujer ha sido "reducida" a su condición de madre, e ignoran la represión de la maternidad mamífera, amorosa, entrañable y real) te invito a que revises la obra de Casilda Rodrigañez donde explica y fundamenta largamente esta idea.

En realidad, todos somos un poco -o un mucho- huérfanos, aunque hayamos tenido madres aparentemente presentes y amorosas. Pues la crianza tradicional, basada en la autoridad paterna, la distancia, el castigo, el dolor y el maltrato infantil, reproduce generación tras generación una sociedad huérfana.

Y ese principio de la orfandad no está simbólicamente representado solo en historias como Blancanieves, Cenicienta, La Sirenita, Bambi o Nemo... sino también en la propia Biblia (la costilla de Adán como madre primigenia, María Virgen...) y en el mito fundacional de Roma, por ejemplo, donde es una loba y no una mujer quien amamanta a Rómulo y Remo.

Atraviesa de lleno toda la civilización, y sin embargo ¡no lo vemos!

Es pues, la orfandad la tragedia mayor a la que puede enfrentarse un ser humano, y paradójica y ocultamente, la más común.

Es la orfandad quien desencadena el conflicto vital de la/os protagonistas de los cuentos, y quien las lleva a buscar la felicidad perdida en los brazos del "príncipe azul", sustituyendo el amor primario por el amor sexual romántico, lo cual es una de las debacles emocionales más fuertes de nuestra cultura. (Ay, ¡cuántas parejas buscando maternaje en la otra o en el otro!).

Habría que analizar el largo papel que la orfandad -en sentido amplio el desamor primario- tiene en nuestra civilización, en nuestra cultura, en nuestra política y en nuestra forma cotidiana de funcionar. Interpretar el verdadero significado oculto que esa ausencia -notoria desde las mismas escrituras fundacionales de nuestra civilización- tiene, para comenzar a comprendernos.

Abrir los ojos.

_____________________
Artículos anteriores relacionados:

Los cuentos infantiles

Las "malas" madres



6 comentarios:

  1. qué cierto es, lo tenemos tan delante, tan detrás, tan adentro, que no lo vemos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muy interesante tu entrada, y me ha hecho recordar el libro de Bruno Bettelheim, Psicoanálisis de los cuentos de hadas, que si no has leído recomiendo que hagas.
    http://leidovividovisto.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Hola Ileana, me parece un tema clave pero con muchas aristas e interpretaciones. Tu hipótesis me parece muy plausible, en la línea de las autoras que has citado. Yo sin embargo tengo mis dudas. Creo que los cuentos y también las nanas tradicionales relatas historias verdaderas en un entorno más o menos fantástico. Es decir, siempre han existido "lobos", madrastras, abandonos y muertes, hombres del saco y mujeres comeniños. Existe el mal. ¿Quién no puede reconocer a estos personajes en personas del mundo real? El mundo en el que vivimos es así, los cuentos simplemente lo cuentan desde un punto de vista simbólico y creo que eran así de crudos precisamente porque no embellecía la realidad o se intentaba borrar la parte oscura y peligrosa de la vida. Las cursilerías de Disney no tienen nada que ver con los cuentos originales populares sino más bien con el modelo de mujer promovido en su época. Te dejo y sigo reflexionando con tus reflexiones, que resonarán en mi mente durante el día de hoy. Un abrazo fuerte. Quizás te interese esta conferencia de Lorca sobre las nanas de la que hablo en este blog: http://www.lacasitadealgodonales.com/blog/?p=1805

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay muchas aristas, gracias por tu aportación! En Facebook también Patricia López decía que en realidad en todas las especies animales la muerte existe, mueren los padres y mueren los hijos, la vida también tiene la muerte como su contrapartida inevitable.
      Y el mal, y el daño...
      Podríamos intentar hacer el ejercicio además de imaginar las condiciones en que estos cuentos florecieron, seguramente en el medioevo: vidas pobrísimas y tristes, donde la muerte, el maltrato, la crueldad, era lo más frecuente... La muerte de las mujeres en el parto era algo casi cotidiano...Y de los hermanitos, además el castigo físico, la miseria, la enfermedad, el pillaje, en fin...
      Eso matiza y complementa mi hipótesis, pero no la niega, creo yo básicamente.
      En realidad, es un tema que da para reescribir toda la historia, la literatura, la filosofía y la psicología de Occidente, desde otra perspectiva. Casi imposible de resumir en un post :-)
      El hecho de que desde el mismo antiguo testamento la madre aparezca negada (salida de la costilla del hombre, luego pecadora, culpable...), luego en el nuevo haya que ponerla Virgen santa inmaculada etc..., en la mitología griega de transición al patriarcado sucede lo mismo (Dioniso nace del muslo de Zeus), la fundación de Roma, etc...
      La pregunta que intento responder es ¿por qué en tantas estructuras narrativas, desde las mismas primeras Escrituras, hasta los cuentos de la tradición oral, en todas las matrices literarias de nuestra cultura, la madre aparece muerta, secuestrada, sustituida? Y no así el padre.
      Creo que la respuesta es clara...

      Eliminar