8 de septiembre de 2017

María

Por Ileana Medina Hernández




Probablemente la humanidad surgió patriarcal. Si hubo existencia de matriarcados o de sociedades más igualitarias aisladas, las pruebas son escasas. Da igual. A los efectos, desde que hay Historia con mayúsculas, las sociedades que conocemos son patriarcales.
Los mitos fundacionales, tanto los greco-romanos, como los judeo-cristianos, tuvieron como función principal legitimar el patriarcado. Dioses masculinos que usurpaban la capacidad de crear y procrear de las mujeres. De los muslos y costillas de los hombres surgía la vida.
"Parirás con dolor y tu marido te dominará" parece asociar el dolor del parto con la condición de dominada de la mujer. Mujeres empoderadas, salvajes y dueñas de sí mismas parirían sin dolor, como el resto de las mamíferas (lo de la pelvis estrecha por la bipedestación es otra explicación quizás falsa: unas pocas pero cada día más mujeres estamos descubriendo que se puede parir sin apenas dolor, incluso hasta orgásmicamente.).
El cristianismo tuvo obstáculos en su misión de extenderse como religión católica (que significa universal) y no le quedó más remedio que sincretizarse con los cultos más extendidos por las tierras paganas: los cultos a la maternidad, a las diosas, a la fecundidad, a las cosechas, a la tierra. De ahí surgen todas las advocaciones marianas.
Había sacado a la mujer de la Divina Trinidad: Padre, Hijo y... Madre, claro. La omitió y la travistió en el Espíritu Santo. En concesión a los cultos mayoritarios, volvió a incluir a la Madre (con el truco de una Sagrada Familia diferente de la Divina Trinidad). Incluyó una madre aséptica, virgen, asexual, pasiva. Desde entonces, las mujeres debíamos ser, o madres sumisas, o putas usadas y despreciadas a la vez. La sexualidad de las mujeres quedaba aniquilada.
También la de Cristo y la de los sacerdotes. Un mundo con la sexualidad aniquilada es una herramienta poderosísima de dominación: a los bueyes se les castra para que trabajen mejor.
La dominación de la mujer en realidad era necesaria no por la mujer en sí misma, sino para poder dominar a su vez a las criaturas: nacidas con dolor de sus vientres, separadas de las madres al nacer, cambiada la leche humana por leches de vacas, ovejas y cabras, dejados solos para jugar y dormir, castigados, golpeados, sin una madre conectada desde el momento del parto que los protegiera, peor aún, con una madre patriarcalizada que a la vez castigaba, golpeaba, abandonaba y vertía su propia infelicidad de mujer dominada sobre sus hijos.
La humanidad nacida y criada así, tanto ricos como pobres, es muy fácil de ser manipulada. Nos criamos débiles, sumisos, sin autoestima, dispuestos a convertirnos en dominados o dominantes, en víctimas o en verdugos. Así se estructura y se trasmite de generación en generación la sociedad de guerras, esclavos y humanos neuróticos que conocemos.
El culto a la virgen esconde sin embargo, el culto a esa Madre perdida, a esa Madre poderosa que protege y ama, conectada con la Naturaleza, con la Sexualidad y con lo Salvaje. Culto que ha permanecido vivo en diferentes religiones paganas y esotéricas.
Hoy es el día de María. Los creyentes y no creyentes deberíamos recordar que honrar a María es honrar a las mujeres, a su capacidad creadora, y con ella a la Madre Naturaleza. Separarse de la naturaleza y separarse de la madre es lo mismo. La cultura patriarcal es dañina no solo porque daña a las mujeres, sino porque daña también a las criaturas, o sea, a todos. Los hombres también son víctimas de las crianzas autoritarias, desapegadas, de la falta de amor. Es precisamente eso lo que puede llegar a convertirlos en maltratadores, en violentos, en autoritarios... alimentando  una rueda dentada sin fin. 
María fue fecundada por un hombre al que ojalá hubiese amado y la hubiese amado. Parió libre, en la naturaleza, en cuatro patas, en un establo que recuerda su condición de mamífera. El niño fue "adorado": todos los niños son hijos de Dios y deben ser adorados al nacer. Su nacimiento es una bendición y merecen el amor, el respeto y el cuidado de toda la comunidad.
María: te devolvemos tu derecho a tener sexo con placer y libertad, a parir con placer, a amamantar con placer, a criar con placer, a amar con placer y a regar y a difuminar tu amor entre tus hermanas, tus parejas, tus hijos, los animales, la humanidad y la naturaleza.
Humanas: recuperemos nuestra capacidad de amar y de cuidar, a nuestros semejantes y a todos los seres vivos. Recuperemos y honremos la sexualidad, el cuerpo, el manantial de amor que sale de nuestros vientres, úteros y vaginas. Las mujeres somos las tejedoras de amor del universo.
Humanos: honremos no ya solo a la madre que les dió la vida, sino también a todas las mujeres y a los frutos de su vientre. El amor empieza por uno mismo y se difumina hacia quienes nos rodean. No son las leyes ni los rezos los que pueden darnos la felicidad, ni mejorar el mundo. Es el poquito de amor que podemos dar hacia quienes nos rodean. Alegría, amor, generosidad, en cada acto cotidiano.
No se necesitan iglesias, palacios, juzgados... No se necesitan complejos sistemas políticos y legales, complejas escrituras religiosas, complejos sistemas de santería o brujería, complejos manuales de filosofía, complejas novelas abstractas, complejos análisis sociológicos o semióticos: es todo más simple.
Gracias, María. Gracias, Caridad, Candelaria, Pino. Gracias, Oshún. Ojalá los humanos te entiendan de verdad algún día.
Amen.

2 comentarios:

  1. Amén!!! Dios mío que buena y profunda reflexión, Ileana!!! Cuánto acierto y cuánta sensibilidad para comprender y explicar de forma tan coherente el origen de las mayores y peores contradicciones y conflictos de nuestra especie, esas mismas que nos están llevando inexorablemente a la autodestrucción. Este es un post que merece ser traducido en todos los idiomas, que merecería ser difundido a nivel mundial como un nuevo "Ave María" que aclare las mentes, que devuelva la cordura, la fe, la esperanza y las ganas de amar a creyentes, ateos, agnósticos y paganos!!!! Muaaaahhh!!!! Te quiero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, muchas gracias, un abrazo grande, yo también te quiero!

      Eliminar