9 de octubre de 2018

"España no puede renunciar..."


No, señor presidente, y señores y señoras feministas que les hacen las políticas de "igualdad". Un país, cualquier país, tampoco debe renunciar es a que sus bebés estén bien cuidados. Los primeros años de vida de los humanos son determinantes en la formación de su sistema cerebral y emocional.
 

Los bebés humanos necesitan contacto físico permanente, leche materna durante años, calor humano, sueño a cualquier hora y acompañado, alimentos frescos, la presencia constante de sus figuras de apego y referencia para que su cerebro, su sistema neuronal y emocional, se formen óptimamente.
"The evolved nest practices include soothing perinatal experience, extensive affection (nearly constant in babyhood), responsiveness to needs to keep the child calm, multiple adult responsive caregivers, breastfeeding on request for several years, self-directed social free play and a positive supportive climate for mother and child. And no punishment." Dice la PhD Darcia Nárvaez resumiendo magistralmente muchas fuentes de investigación científica actualizadas. 
Esto garantiza para el futuro una mayor salud tanto física como emocional, una sociedad más pacífica y más equilibrada, menos violencia intrafamiliar, de género y social. Es la mejor inversión que puede hacer un país en políticas sociales, en felicidad colectiva, en su propia paz y bienestar.
 

Para ello, no es necesario la institucionalización de los bebés desde temprano, sino la extensión de BAJAS MATERNALES Y PATERNALES REMUNERADAS TRANSFERIBLES, que permitan que los cuidadores principales de los niños puedan estar con ellos, al menos durante 2 años, si así lo desean.
 

Eso sería hacer política social avanzada, de altos vuelos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario