6 de mayo de 2019

Día de las Madres ¿qué celebramos?

Por Ileana Medina Hernández


Imagen de nacimiento en el agua. Tomada de la red.


Se celebra el Día de las Madres pero:

-La maternidad está cada día más desprestigiada: se cree que puede comprarse, venderse y sustituirse por cualquier otra cosa.
-La maternidad jamás ha sido valorada: desde la maternidad virgen de María hasta la maternidad sacrificada de nuestras abuelas o la maternidad invisible de hoy en día (al día siguiente con cuerpo 10 y de vuelta a las labores visibles e importantes): ninguna es reflejo del verdadero papel de la maternidad mamífera humana.
-Los cuidados maternales no son remunerados ni reivindicados por nadie, más bien parecen una "carga" a repartir a ver a quién le toca menos.
-Los procesos exclusivamente maternales (gestación, parto y lactancia) son continuamente violados por las autoridades sanitarias, jurídicas o laborales, y han quedado afuera de la mayoría de reivindicaciones feministas.
-Los conservadores reivindican una maternidad "sacrificada" y los progres una maternidad "institucionalizada", dejando ambos fuera la posibilidad de una maternidad placentera, informada, conectada y poderosa.
-Como hijos nos debatimos entre una idealización de la figura materna o una rebeldía crítica, pero casi siempre desconocemos la realidad de nuestras vivencias infantiles.
-La forma de crianza generalizada a lo largo de los siglos ha sido y es cruel con las criaturas y también con las madres, a quienes solemos hacer responsables de todo pero también a quienes desconocemos en sus auténticas necesidades.
-Las sociedades desarrolladas tienden a natalidad cero y a la excesiva tecnologización de los procesos reproductivos.
-Los únicos procesos exclusivamente femeninos que existen han sido ignorados por la ciencia, apropiados por las autoridades masculinas y se habla sobre ellos aún desde una gran ignorancia, estereotipos, prejuicios y sin contar con la voz de las madres.
-La maternidad, el parto, la lactancia y las necesidades de la primera infancia siguen siendo grandes desconocidas, incluso en ámbitos supuestamente científicos, sanitarios y pedagógicos.
 

Los regalos y las flores están muy bien, pero la revalorización de los procesos y los cuidados maternales por parte de toda la sociedad, estaría todavía mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario